San Rafael, Mendoza miércoles 21 de abril de 2021

Sin vacunas, chau al sueño de permitirles el ingreso a chilenos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1513014651924000932129.jpgLa esperanza del Gobierno mendocino para que se reabra la frontera con Chile y se permita, al nivel de una prueba piloto y ensayo experimental, el ingreso de ciudadanos trasandinos para reactivar el turismo, el comercio y el intercambio entre ambos países, ha quedado reducida al nivel cero.

Si bien en el encuentro de ayer entre el presidente Alberto Fernández y los gobernadores se le reconoció al mendocino Rodolfo Suarez su posición favorable a la reapertura del paso, su insistencia y tenacidad para conseguir el objetivo, eso parece haber quedado postergado en el tiempo hasta que ambos países logren hacer avanzar el programa de vacunación de sus ciudadanos hasta alcanzar, cuando menos, altos niveles de sus poblaciones inmunizadas.

En términos formales, el gobernador tiene que volver a tratar el tema del paso la semana que viene con el ministro del Interior Eduardo Wado de Pedro. Lo propio harán otros mandatarios, en particular los del norte argentino, aunque todos ellos a favor de mayores restricciones por temor al ingreso de la peligrosa variante de Manaos que hace estragos en Brasil. Pero Suarez sabe, en la intimidad, que el intento de reapertura del Cristo Redentor para todas las personas que lo deseen y que cumplan con determinados requisitos, por ahora no será posible.

Si bien el Gobierno nacional parece haber abandonado por ahora la vuelta al confinamiento total –o casi total– que tuvo vigencia en el país entre abril y setiembre del año pasado, con más de 150 días de encierro obligatorio para las personas, no permitirá más flexibilizaciones a las restricciones que existen con el tránsito hacia y desde el exterior.

En el encuentro de ayer se puso como ejemplo el operativo de vacunación que lleva adelante el mundo entero. Y a la preocupación creciente por los cada vez más inconvenientes para conseguir las vacunas, se le sumó el hecho de que sólo 18 países han concentrado 80 por ciento de la existencia de vacunas.

Y si bien Chile ha logrado un avance mucho más ventajoso que Argentina, en el diálogo se expuso que, así y todo, el país trasandino no ha alcanzado los niveles de vacunación que, por caso, ha comenzado a manejar la Unión Europea para levantar los condicionamientos que hasta el día de hoy se mantienen en el contacto entre las comunidades y regiones. El pedido de Suarez no se supeditó a Chile: la novedad es que sumó, al menos en ese ámbito oficial, a Bolivia en su planteo con el mismo resultado. Esperar para más adelante según avance la vacunación en la región.

“Hasta tanto no estemos todos vacunados a un lado y otro de la cordillera será difícil que se nos permita la reapertura del paso”, confió una fuente irrefutable cercana al gobernador Suarez a poco de que terminara el encuentro con el presidente y el resto de los jefes de estado provinciales, ayer al mediodía.

Pero, si bien se desalentó la conectividad con los países de la región y se mantendrán las restricciones aéreas con el resto del mundo, sumando como condición a quienes retornen al país una prueba de PCR negativo más una cuarentena de diez días, por el momento no se cerrará el contacto interprovincial. Un camino intermedio, quizás, medido en términos políticos y que dejó a todos en cierto modo a gusto con la definición: es que no eran pocos los mandatarios que comparten el color político con la Nación de usar el cierre de fronteras como una suerte de bandera levantada a favor de Gildo Insfrán, el polémico gobernador de Formosa que está en la lupa de todos por su política de confinamiento y de limitación de libertades llevadas al extremo, poniendo como excusa la pandemia.

Pero también como una muestra de que la presidencia evitará que el país vuelva a transitar el mismo camino del 2020, durante el primer año de la pandemia, se estableció que seguirá el contacto y la comunicación entre todas las provincias, sin mayores restricciones, frente a la segunda ola del coronavirus que se espera para los meses fríos del año. Claro que, además, se está teniendo en cuenta el turismo interno en todo el país de cara a los fines de semana largo que tendrá el año, entre ellos, el cercano de Semana Santa, en el que tanto el comercio como el turismo han puesto muchas esperanzas de alguna reactivación económica, aunque sea mínima y temporal.

Fuente:https://www.elsol.com.ar/opinion/sin-vacunas-chau-al-sueno-de-permitirles-el-ingreso-a-chilenos
Por:Marcelo Torrez@MarceloTorrez

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail