San Rafael, Mendoza martes 20 de abril de 2021

Nadal: «La cantidad de vacunas no será suficiente para tener efecto rebaño»

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1594921565571nadal.jpgLa ministra de Salud Ana María Nadal.

La ministra de Salud realizó un balance a un año del primer caso de coronavirus en Mendoza. La estrategia de inmunizar en un escenario de escasez de vacunas.

A un año del primer caso de coronavirus en Mendoza, el Gobierno se prepara para hacer frente a un rebrote donde se busca inmunizar a la mayor cantidad de ciudadanos comprendidos en los grupos de riesgo frente a un escenario de escasez de vacunas.

Sin embargo, la ministra de Salud Ana María Nadal admitió que lograr una «inmunidad de rebaño» en la provincia será imposible.

El fenómeno consiste en que entre un 60 o 70% de la población haya alcanzado la inmunidad contra un virus, ya sea a través de una vacuna o por generación de anticuerpos. “Lamentablemente la cantidad de vacunas no va a ser suficiente para tener un efecto rebaño”, indicó la funcionaria.

No es un problema sólo de Mendoza o nacional. Pese a las campañas de vacunación en marcha, en todo el mundo la inmunidad de rebaño está mucho más cerca de una utopía que de una posibilidad real.

Las lecciones aprendidas

Nadal realizó un balance sobre el año del COVID 19 en la provincia y admitió que el 2020 fue “extremadamente difícil, inédito. Una pandemia de muchas dimensiones desconocidas”.

Uno de los desafíos fundamentales a nivel gubernamental consistió en “ir viviendo el día a día y tomando las decisiones de la mejor manera posible, fundamentalmente porque tuvo un aspecto vinculado al sistema de salud pero también sociales, económicos, poblacionales que son esenciales tomar decisiones administrativas”, sostuvo.

Así, la titular de la cartera sanitaria destacó la postura de Mendoza y cómo entendió que la cuarentena “estricta, rígida” a largo plazo no era la solución, por lo que se mantuvo sobre la mesa la posibilidad de flexibilizar las actividades manteniendo un equilibrio para evitar paralizar la provincia y cuidar la salud.

Si bien, en un primer momento, el desafío sanitario consistió en la expansión y la adaptación al requerimiento de la demanda y servicios “que iban aumentando y teniendo momentos de mucha tensión”, desde Salud se apoyaron en tres ejes, que continuarán siendo esenciales de cara a la llegada del frío y un posible incremento en los contagios.

Entre ellos se destaca la detección rápida de los positivos. “Entendimos que la pandemia se peleaba en los hospitales, pero más íntimamente en los territorios”, sostuvo Nadal y resaltó que los abordajes a través de los centros de salud y con las brigadas permitió realizar diagnósticos precoces, aislar a casos sospechosos y evitar un número mayor de contagios.

“Entendimos que la pandemia se peleaba en los hospitales, pero más íntimamente en los territorios”, sostuvo Nadal.

Por otra parte, el diagnóstico también fue otro punto estratégico. Antes de los test de antígenos, la detección del COVID 19 sólo podía llevarse a cabo por biología molecular y actualmente la provincia cuenta con nueve laboratorios de este tipo que permitieron ampliar la capacidad diagnóstica del virus. “Nos pone de cara al segundo rebrote con una ventaja importante”, señaló la funcionaria.

Con respecto al sistema sanitario, Nadal destacó la flexibilidad y la capacidad de adaptación de los trabajadores y cómo lograron ampliar la capacidad para poder atender a los pacientes.

También resaltó el trabajo coordinado entre la gestión pública y privada, algo que “no es habitual en los sistemas de salud”. Sin embargo, “fundamentalmente con la obra social provincial y en aspectos operativos con PAMI, pudimos hacer un buen frente que ayudó a contener la pandemia”.

Lo que viene

De la experiencia del último año, se desprende que aproximadamente el 80% de las personas que cursan la enfermedad lo hacen en forma leve o asintomática. Así, Nadal ilustró que “el 85% de los enfermos han requerido el 15% de los servicios, y, el 15% de los pacientes graves han necesitado el 80% de los servicios”.

Los especialistas sostienen que por cada caso detectado, hay cinco que no. De esta manera, se estima que alrededor del 17% de la población ya ha contraído el virus.

Pero, que la persona haya tenido coronavirus no significa que sea inmune. Hay casos donde pueden volver a contraer la enfermedad, lo que hace a la vacunación esencial.

“Lamentablemente la cantidad de vacunas no va a ser suficiente para tener un efecto rebaño”, indicó Nadal.

En ese contexto es que, con la cantidad de dosis disponibles que lleguen desde Nación se buscará inmunizar a la “mayor cantidad de personas posibles, no que tengan riesgo de contagiarse, sino de enfermar gravemente”, resaltó la funcionaria.

Así, la estrategia local se basa en los grupos que tengan mayor riesgo de presentar complicaciones y morir a causa del coronavirus y que, además, son los que consumen más servicios de salud.

A su vez, la posibilidad de un aumento en los casos y una segunda ola es cierta, posible y latente. Pero, a diferencia del año pasado, el objetivo es que las actividades continúen abiertas, que las clases sigan siendo presenciales y que se trate de mantener la “nueva normalidad”, lo que hace que el panorama sea más “complicado”.

Entre los grupos de riesgo se destacan los mayores de 70 años. Hasta el momento, son cerca de 117 mil los inscriptos para recibir la vacuna. Sobre ese total, la provincia ha podido comenzar con el proceso de inmunización con poco menos de 60 mil, que se transforman en 69 mil si se considera a los residentes y personal de los geriátricos, que ya fueron abordados.

Otro de los desafíos, indicó Nadal, se da en la población entre los 60 y 70 años, para los que aún no hay vacunas. Para comenzar con este sector, apuntan a que se habilite para ellos la vacuna china de Sinopharm.

De momento, lo que harán con esas dosis es inmunizar a los menores de 60 con obesidad porque con ella “van asociadas otras comorbilidades como la diabetes y la hipertensión”, explicó y agregó que se iniciará con personas que posean “un índice de masa corporal elevado”. La inscripción para este sector comenzará la semana próxima.

Las nuevas mutaciones

Al hacer referencia a las nuevas cepas de coronavirus y a la estrategia para evitar que lleguen a la provincia, la ministra sostuvo que hay que implementar medidas de contención en lo que respecta a estas variantes que poseen una tasa de contagiosidad más alta.

“Lo que hay que cerrar es el país, todavía no hay circulación comunitaria. Hay 27 casos, aún muy asociados a viajeros o contactos estrechos”, dijo.

Con respecto al cierre de fronteras, Nadal consideró que debe extenderse para los extranjeros y que los argentinos no salgan a menos que se trate de cuestiones laborales y desestimulando la salida turística.

En caso de aquellos que lo hagan deberán contar con un PCR negativo a su regreso, someterse a 10 días de aislamiento y luego a otro PCR.

Pausa epidemiológica

Si bien hay un aumento paulatino en los contagios, la funcionaria resaltó que la provincia todavía está en “una situación de pausa epidemiológica”.

Por lo tanto, de cara al segundo año de la pandemia, desde Salud avanzarán no sólo sobre el trabajo realizado sino también fortaleciendo el testeo y la territorialidad, aspectos fundamentales para la ministra.

El comportamiento social también es menester para detener el avance del virus. “Tenemos que trabajar nuevamente en poner en evidencia la responsabilidad individual”, enfatizó Nadal y resaltó la necesidad de extremar los cuidados, el uso del tapabocas, el distanciamiento y lavado de manos.

“En espacios de convivencia es más difícil claramente, pero podés evitar contagiarte, en los espacios sociales o laborales si uno conserva medidas de prevención se puede”, finalizó.

Fuente:https://www.elsol.com.ar/mendoza/ana-maria-nadal-lecciones-aprendidas-y-desafios-tras-un-ano-inedito

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail