San Rafael, Mendoza miércoles 21 de abril de 2021

El principio del fin de la reforma constitucional de Rodolfo Suarez

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1615544386567Rodolfo%20Suarez.jpgEs poco probable que el año culmine con algún grado de avance en los proyectos considerados estructurales y de fondo que ha propuesto discutir la administración de Rodolfo Suarez. Entre ellos aparece claramente la reforma de la Constitución provincial y, en un grado inferior, aunque no menos importante, el demorado debate sobre la nueva ley de educación. Ambas iniciativas tienen por delante muchas trabas que atentan sobre su paso, pero, sin dudas, el proceso electoral que está a punto de activarse se interpondrá sobre ellas convirtiendo su marcha en inviable, aunque, a la vez, puede que se transformen en el condimento fundamental que dividirá al oficialismo de la oposición para lo que viene.

Aquel considera razonable patear hacia delante el tratamiento de lo que será la nueva ley de educación, un proyecto que se encuentra casi en estado de hibernación desde el instante en que se dio a conocer, el año pasado, producto de las virulentas quejas y manifestaciones en contra del SUTE, el gremio de los docentes que también se encuentra en un complejo enfrentamiento interno por las elecciones para definir las nuevas autoridades previstas para mitad de año.

El Gobierno considera que el clima de agitación que ha dominado al sindicato contaminará el debate sobre el esquema, por el que pretende ir modificando lo que actualmente existe en materia educativa, incluso su adaptación a la nueva ley que rige a nivel nacional. De igual forma, la política tradicional, no sólo la gremial-docente, también ha reaccionado frente a lo que propone el gobierno de Suarez: como se supone, nadie ha tendido puentes firmes entre el oficialismo y la oposición para discutir seriamente el proyecto. Aunque sí parecen estar de acuerdo en postergar todo hacia el último trimestre del año, cuando esté resuelto el examen electoral de medio término.

Mucho más complejo es el futuro de la reforma institucional. Todo indica que, por decisión del mismo Suarez, el Gobierno decidió incluir su discusión como uno de los temas que puede que le den vida a la campaña electoral para las PASO de agosto y las elecciones definitivas de octubre.

Como el peronismo ha mostrado una clara intención de rechazar el proyecto para modificar la Constitución desde su origen mismo, Suarez no ha tenido una idea más provocadora, para llevar al extremo el debate y usarlo a su favor, que solicitarle al Consejo Económico, Ambiental y Social (CEAS) que se exprese a favor o en contra de que la Legislatura abra el debate sobre el articulado del proyecto que está en estudio.

Suarez le envió un correo personalizado a cada integrante con el pedido. Pretende una respuesta antes del jueves 18. El CEAS se reunirá la semana que viene, y sus integrantes se encontrarán con el resultado de lo que no será otra cosa que una encuesta. Pero, para ese momento, los representantes de la política partidaria ya habrán hablado.

La primera en reaccionar fue Patricia Fadel, consejera peronista dentro del CEAS. Por medio de un escrito, reafirmó lo que ya se sabía. Volvió a calificar el intento del gobernador como un capricho. Uno de los motivos que esgrime el principal partido de la oposición es la ausencia del consenso previo para discutir la ley que debe aprobar la necesidad de la reforma. Además, que la idea fue inconsulta, que nunca se adelantó el contenido de la misma y que, en definitiva, por lo que ha mostrado el proyecto de Suarez –sostiene el PJ–, se queda a mitad de camino en las transformaciones de fondo y lo único que persigue es un ajuste del gasto de la política como un acto claramente demagógico frente a las elecciones que se vienen.

Esa ha sido la reacción del PJ, la crítica absoluta y cerrada, junto con un proyecto de un solo artículo como respuesta para disminuir el costo de la Legislatura a la mitad, sin que eso suponga la eliminación de una de las cámaras como propone el proyecto oficial. Y, al menos hasta ayer, dos ex gobernadores peronistas también se habían expresado en contra del proyecto, pese a la posición reformista que siempre esgrimieron.

Para Arturo Lafalla, el proyecto de Suarez atenta contra la institucionalidad por modificar las representaciones departamentales en la Legislatura. Quien gane, ha dicho el ex mandatario, se quedará con la mayoría por cuatro años. Lafalla sostiene que la reforma no está dentro de los asuntos urgentes que tiene que resolver la Provincia y que, para internarse a fondo en una iniciativa tan trascendente como la modificación de la Constitución, lo que hay que hacer es discutir, primero, los temas y, luego, redactar el proyecto.

Francisco Paco Pérez, que volvió a aparecer en la escena pública luego de dejar el Gobierno en el 2015, recién para la confirmación del CEAS, ha dicho que el Consejo no es el que debe analizar si la Legislatura debe ponerse a discutir el proyecto, “porque no es un tema que le corresponda”. Pero, sobre el proyecto en sí evitó opinar, aduciendo que no lo conoce.

Y, así como el peronismo ha cerrado filas en contra del tratamiento del proyecto de reforma y con la misma reforma, por el lado del oficialismo evitaron dejar traslucir desavenencias que, posiblemente, han existido, para dar a entender que están todos sus integrantes, al menos los más trascendentes, apoyando la iniciativa del gobernador.

Tanto Alfredo Cornejo como Julio Cobos han sido absolutamente tajantes y determinantes. Ambos han acusado al kirchnerismo de oponerse por la oposición misma, sin tener argumentos válidos, y que ha hecho bien el gobernador en involucrar al CEAS “porque es un órgano que debe tratar los temas trascendentes y estructurales y si la reforma no es un tema trascendente, ¿qué es?”, se ha preguntado Cobos, agregando que es un ámbito que debe discutir los proyectos a mediano y largo plazo, siendo la Constitución uno de esos.

Cornejo, para evitar dudas, no sólo se ha vuelto a manifestar a favor del proyecto, sino que, además, agregó que, ante la negativa del peronismo a tratarlo, considera oportuno que reafirme esa postura en un ámbito tan amplio como el Consejo. “Es interesante que lo digan ahí adentro”, cerró el diputado nacional y presidente de la UCR nacional.

Como sea, esta generación de dirigentes, la actual, tampoco logrará romper esa mochila histórica y tradicional que viene acarreando desde varias décadas y que le impide discutir temas de fondo en años electorales. Tampoco lo hace durante los años pares, salvo algunas muy raras excepciones. Lo que prueba que el paso del tiempo, una mayor profesionalidad en el oficio de la política y más medios al alcance de la mano para capacitar y formar en calidad y en conocimiento a sus miembros no han sido gravitantes para que la dirigencia logre sortear esa incapacidad de discutir asuntos de fondo sin que ello termine contaminando todo, incluso una campaña electoral de medio término, como la que se avecina.

Fuente:https://www.elsol.com.ar/opinion/el-principio-del-fin-de-la-reforma-constitucional-de-rodolfo-suarez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail