San Rafael, Mendoza viernes 26 de febrero de 2021

Los calzoncillos – Por:.Beatriz Genchi

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha usado la ropa interior para tapar o realzar sus atributos.

La momia de Ötzi cubría sus partes íntimas con un taparrabos fabricado con piel de cabra, y es también la prenda interior más antigua de la que se tiene constancia.

El llamado hombre de hielo, Ötzi, que vivió hace unos 5.300 años y cuyo cuerpo momificado fue encontrado en los Alpes en 1991, vestía un tosco calzón hecho de piel de cabra.

No sabemos a ciencia cierta si fueron los primeros calzoncillos que se utilizaron, pero sí que son los más antiguos de los que tenemos noticia.

Cuando Howard Carter encontró la tumba del faraón más famoso de Egipto, poco imaginaba que este hecho iba a suponer también un hito para la historia de la moda.

Y es que la momia de Tutankamón, datada en el siglo XIV a. C., es el resto arqueológico más antiguo del que disponemos si hablamos de ropa interior masculina. Entre el ajuar funerario del faraón se encontraron una especie de pañales de lino que se colocaban bajo la túnica. Además de una función higiénica y de protección, también tenían un significado social: en el Antiguo Egipto la figura masculina era mucho más importante que la femenina, por lo que los hombres (también las mujeres favoritas de la corte y algunas prostitutas de alto standing) eran los únicos que podían portar ropa interior. Entre la ropa se hallaron más de cien taparrabos triangulares de lino que se ataban a la cintura y 27 pares de guantes

La época dorada del Imperio Romano fue el momento en el que el uso de la ropa interior se generalizó entre los hombres, que bajo su túnica llevaban una especie de pañales llamados subligaculum con fines higiénicos. Estos pañales eran una evolución de los antiguos perizoma etruscos, únicamente destinados a los hombres.

El subligaculum se puso de moda gracias a los gladiadores del circo romano, que los lucían bajo sus túnicas en el momento del combate. Esta prenda cubría y protegía sus genitales.

Y en la Antigua Grecia, los hombres (a diferencia de los egipcios) se deshicieron de los calzones. SegúnTim Labert, era una época en la que se rendía culto a la belleza masculina, y en consecuencia, a la desnudez del cuerpo del hombre. La ropa interior quedó como un atributo exclusivo de los grandes héroes, como Aquiles y sus mirmidones, que, según el relato de Homero, llevaban una especie de suspensorio que les protegía los genitales al entrar en combate.

La ropa interior masculina tampoco quedó al margen de los acontecimientos históricos: los calzones largos hasta casi la rodilla, que habían sido la prenda interior habitual desde inicios del siglo XX, se acortaron a raíz de la crisis económica de 1929, cuando la escasez obligó a fabricar prendas más escuetas y, sobre todo, mucho más baratas, lo que desembocó en la creación del primer slip en 1934

Si pensamos en un artículo de ropa interior es muy probable que lo primero que se nos venga a la mente sea un slip o unas bombachas blancas. ¿Por qué lo asociamos siempre con este color, sobre todo cuando pensamos en ropa interior más funcional? En la Antigüedad, cuando comienzan a aparecer las primeras prendas de ropa interior, estas estaban generalmente fabricadas en lino blanco. Este era un material al alcance de todo el mundo y que además podía ser hervido por motivos de higiene. Hervir la ropa blanca es una costumbre que ha llegado hasta nuestros días para blanquearla.

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail