San Rafael, Mendoza sábado 23 de enero de 2021

Verano: se esperan temperaturas un 45% más altas que la media

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/16097790721051544565804053Potrerillos-sequi%CC%81a.jpgAl incremento de los registros térmicos, se suman las precipitaciones en la zona precordillerana que han complicado el suministro de agua potable en el Gran Mendoza.

El #TeamInvierno la pasará muy mal este verano. Los especialistas adelantaron que las temperaturas estivales tendrán un alza entre un 40 y 45% respecto de los valores medios de la temporada en Mendoza, según adelantó el meteorológo Fernando Jara. Y a las máximas esperadas se suman las lluvias que han complicado, en las últimas dos semanas, la provisión de agua potable en el Gran Mendoza. 

Hasta el 31 de diciembre pasado en la provincia se acumularon 188,4 milímetros de lluvia, es decir, por debajo del promedio anual. Pero lo llamativo de esto es que hasta la tormenta del jueves 12 de noviembre el promedio de agua caída era inferior al que para esa época se suele tener ya acumulado.

“Hasta ese momento teníamos un déficit del 40%Esa tarde cayeron 75 milímetros en una hora en Mendoza”, explicó el meteorólogo Fernando Jara a El Sol. Así, esa tarde, la provincia alcanzó la cifra que la acercó al promedio anual que ronda entre los 200 y los 220 milímetros.

En tanto, la situación se complica con las lluvias en la zona de precordillera. Las tormentas que vienen afectando esa región obligaron a Cemppsa, la empresa a cargo de la administración del Dique Potrerillos, a limpiar las compuertas para retirar la sedimentación acumulada por las precipitaciones. El panorama se vio complicado este lunes, cuando una tormenta en la zona de Agua de las Avispas obligó a parar el funcionamiento de cuatro de las cinco plantas potabilizadoras del Gran Mendoza.

El impacto

Si bien la ciencia y la tecnología que se utilizan para tomar las mediciones atmosféricas y realizar los pronósticos del tiempo han avanzado considerablemente en el último tiempo “es muy difícil hacer pronósticos a largo plazo, ahí se habla de tendencias”, reflexiona Jara. “La atmósfera es muy dinámica. Lo que sucede en un sector se refleja en otro”, en clara alusión al cambio climático que afecta al mundo entero y Mendoza no es ajena.

El aumento de las temperaturas y los períodos extremos que oscilan entre la sequía y las grandes lluvias o inundaciones ya son una realidad en la provincia. “El cambio climático es algo cíclico, pero en tiempos geológicos, no humanos”, explica Jorge Tort, biólogo especializado en ambiente. “Los cambios climáticos se vienen sucediendo desde siempre; son naturales. Así como se muestra en la película ‘La era de hielo’Lo que el hombre hace es acelerar esos procesos. Somos modificadores de algo que, quizás iba a suceder en 3 mil o 5 mil años, y ahora lo tenemos acá”, agrega Tort.

Los pronósticos sobre impacto ambiental causado por el efecto invernadero hablan de que en 30 a 50 años los cambios serán drásticos. Como vamos hacia un período de mayor calentamiento, los glaciares se derriten y por consecuencia el nivel del mar subirá. “Ciudades del mundo entero desaparecerán o se verán muy afectadas; el mayor impacto será sobre todo a nivel económico”, recalcó el especialista en ambiente.

Sobre llovido, mojado

“Acá en Mendoza faltará agua para consumo”, afirmo Tort. Es que el cambio climático ya nos está afectando. “En Mendoza, con el cambio climático, el régimen de nevadas se modificará. Lloverá más y nevará menos. Lo que imposibilita que acumulemos agua para los períodos de sequía”, acotó el licenciado en ciencias biológicas.

El análisis coincide con el pronóstico del Departamento General de Irrigación, donde señalaron en su estudio anual que la provincia llegará al 70% de la oferta de agua de un año promedio. Esto obligó a que el organismo reajuste los turnos para los regantes, sobre todo en la cuenca del río Mendoza, que viene de tener el segundo peor registro histórico. En dicho estudio, se considera que 2021 será un año «hidrológicamente pobre».

La escasez hídrica no será lo único que afectará la vida de los mendocinos. Al incrementarse las temperaturas promedio de forma tan drástica también varían las “barreras bio-geográficas de las especies”, sostuvo Tort. Insectos y hasta plagas que antes no llegaban «tan al sur, como el Dengue, por ejemplo, ahora con el clima más tropical se conviernten en un problema endémico», aclara el biólogo. Como una reacción en cadena, los animales al ver modificado su ambiente comienzan a afectar a otras especies con las que antes no convivían, y esto puede significar para Mendoza que: “Al aumentar las lluvias, pueden aparecer plagas que afecten la vid – principal cultivo de Mendoza – y por ende toda la economía de la región se verá impactada”, explicó el especialista en medio ambiente.

Un freno

Tanto Jara como Tort afirmaron que “es indispensable la toma de consciencia colectiva y llevar a cabo acciones individuales que apunten a la reducción de los gases de efecto invernadero”.

Por ejemplo, usar más la bici. «Minimizar el uso del vehículo. De todo lo que genera emisión de gases que potencian el efecto invernadero, como ocurrió durante la cuarentena estricta que se veían los canales de Venecia limpios y llenos de animales, es prueba de que las cosas se pueden hacer«, finalizaba Tort.

Fuente:https://www.elsol.com.ar/verano-se-esperan-temperaturas-un-45-mas-altas-que-la-media

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail