San Rafael, Mendoza viernes 26 de febrero de 2021

Vacunas: la interminable sucesión de pronósticos fallidos del Gobierno Nacional

Handout photo released by Argentina's Presidency of President Alberto Fernandez (C) posing with workers of an automotive industry now making chinstraps and caps to fight against the spread of the novel coronavirus, COVID-19, in Buenos Aires outskirts, Argentina, on May 1, 2020. (Photo by ESTEBAN COLLAZO / Argentina's Presidency Press Office / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / Argentina's Presidency / Esteban COLLAZO " - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS
El avión que debía buscar 600.000 nuevas dosis de la vacuna rusa regresará al país con 220.000 y se suma a la larga lista de pronósticos desafortunados de la Casa Rosada sobre el plan de vacunación
El avión que debía buscar 600.000 nuevas dosis de la vacuna rusa regresará al país con 220.000 y se suma a la larga lista de pronósticos desafortunados de la Casa Rosada sobre el plan de vacunación 

Los pronósticos vacunatorios de la Casa Rosada sumaron un nuevo traspié. Por «problemas logísticos» admitidos por Rusia, el vuelo de Aerolíneas Argentinas que debía ir hacia Moscú el pasado fin de semana en busca de 600.000 dosis de la vacuna Sputnik V se reprogramó este martes por la mañana sin fecha confirmada. Finalmente, el avión despegó anoche y regresará mañana, pero solo con 220.000 dosis, poco más de un tercio de lo que se había anunciado.

La seguidilla de idas y venidas con la vacuna rusa comenzó el 7 de noviembre pasado. «Podríamos cubrir con las dos vacunas a 10 millones de personas si todo va bien sobre finales de diciembre», prometió ese día Alberto Fernández.

El 12 de noviembre llegaron las primeras dudas desde Rusia. Denis Logunov, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna declaró ante la prensa que el volumen de producción en diciembre sería 1,5 millones de dosis. Recién en enero alcanzarían entre 3 y 5 millones de dosis mensuales. En la Argentina podrían suministrar el suero en el primer trimestre de 2021 con la previa autorización de la Anmat.

El ministro de Salud Ginés González García junto al presidente Alberto Fernández
El ministro de Salud Ginés González García junto al presidente Alberto Fernández 

Tanto Fernández como González García comenzaron a hablar de enero como la nueva fecha para el inicio de la vacunación. «Yo calculo que, con poco volumen, vamos a empezar en la primera quincena de enero, pero eso está absolutamente subordinado a que tengamos la vacuna», dijo el ministro de Salud al culminar una reunión del Comité de Vacunación.

«Quisiera que al culminar febrero tengamos 10 millones de argentinos ya vacunados», sostuvo el 28 de noviembre el Presidente. Febrero era el nuevo mes para cumplir su objetivo.

Finalmente, el 10 de diciembre firmaron el acuerdo con Rusia y la provisión de vacunas quedó garantizada. Fue en esa oportunidad que Fernández afirmó que él sería el primero en aplicarse la vacuna rusa, «para que nadie tenga miedo». «No tengo ninguna duda de su calidad», agregó. Además, consignó que antes de fin de año vacunarían solamente a 300.000 personas.

Cinco días más tarde, el proceso de vacunación otra vez estaba en duda. «No puedo decir si se va a vacunar este año. Estamos haciendo todo, pero hay variables que son difíciles y hay dificultades con los aviones», dijo González García en una conferencia de prensa en Casa Rosada.

Carla Vizzotti, la segunda en la cartera comandada por Ginés González García, quien se encuentra a cargo del plan de vacunación
Carla Vizzotti, la segunda en la cartera comandada por Ginés González García, quien se encuentra a cargo del plan de vacunación

Un nuevo problema llegaría dos días después, cuando el propio presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien tiene 68 años, afirmó que aún no se había vacunado porque la Sputnik V todavía no se recomendaba para personas mayores de 60 años.

««Estamos a la espera de esa información», respondió la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, quien había viajado a Rusia de manera secreta. Recién el 26 de diciembre Rusia aprobó el uso para este rango etario. Casi un mes después, el 20 de enero, la Anmat recomendó su uso para los mayores de 60. Daniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, se vacunó ese mismo día. Alberto Fernández lo hizo al día siguiente y se convirtió en el primer presidente en recibir la vacuna Sputnik V. González García también se aplicó la vacuna rusa ese 21 de enero.

Finalmente, las 300.000 dosis con el primer componente de la Sputnik V llegaron a la Argentina el 24 de diciembre. El día anterior fue el Ministerio de Salud quien aprobó su uso. El tan esperado proceso de vacunación inició el 29 de ese mes.

El 12 de enero, dos días antes de que el segundo vuelo de Aerolíneas Argentina viajará a Moscú en busca de las 300.000 dosis con el segundo componente de la Sputnik V, Vizzotti dio a entender que el Gobierno estaba evaluando aplicar una sola dosis de la vacuna rusa a 20 millones de personas y no las dos dosis para 10 millones de personas, como se había anunciado. Tras la polémica generada, aseguró que aplicarían las dos dosis.

El Presidente dijo que había cometido una «imprudencia», pero aseguró que Vizzotti seguiría al frente del operativo. El avión con las segundas dosis finalmente arribó al país el 16 de enero y su aplicación comenzó tres días después.

La vacuna Pfizer

El Gobierno también estaba ilusionado con la posibilidad de inmunizar a 750.000 personas con la vacuna de Pfizer en diciembre, pero el acuerdo aún no se firmó. «Tengo la sospecha de que hay un problema de disponibilidad y no se animan a firmar un contrato que tenía que ver con una temporalidad», declaró González García.

Este laboratorio fue el primero en hacer ensayos clínicos en Argentina, sus directivos fueron recibidos por el Presidente y fue la primera vacuna autorizada por el Anmat.

El acuerdo aparentemente está demorado por un problema en la ley pedida por Pfizer y ya aprobada por el Congreso. La norma establece que los laboratorios pueden tener indemnidad «excepto en casos de negligencia» de las empresas. Pfizer pidió que se quitara esa excepción, pero el Gobierno no quiere modificarla por las posibles consecuencias penales.

«No entendemos por qué tienen tantas exigencias de inmunidad y prevención, es como si no le tuvieran fe a la vacuna», sostuvo González García en diálogo con la radio AM 750.

La vacuna de AstraZeneca-Oxford

En el caso de la vacuna británica, los números finalmente fueron favorables. Aunque su aprobación se vio demorada en los Estados Unidos y Europa con respecto a otros competidores, comenzó a fabricarse en el país en septiembre y fue aprobada por el Anmat el 31 de diciembre.

Alberto Fernández había declarado que la Argentina recibiría alrededor de 4 millones de dosis a partir del mes de marzo. Aquel 7 de noviembre, además, la Presidencia confirmó que adquirió 22 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca-Universidad de Oxford. Tal como habían anunciado, estaría lista en los primeros meses de este año y quizás ayude a cumplir la «epopeya» que había prometido el presidente.

Fuente:https://www.lanacion.com.ar/politica/plan-vacunacion-nid2583394

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail