San Rafael, Mendoza jueves 21 de enero de 2021

La ilusión del balcón de Julieta – Por:.Beatriz Genchi

Cuando se trata de romance, algunos parecen preferir la fantasía a la realidad y claro que me incluyo. La casa de Verona que ha sido anunciada como la de Julieta, está cubierta por completo de polvo de hadas mágicas. La Julieta de Shakespeare no se basó en una persona real y la casa no tiene ninguna relación con la historia. Sin embargo, siempre encontrarás grandes multitudes de personas de todo el mundo que vienen aquí para vivir la fantasía.

Shakespeare situó muchas de sus obras en mundos inventados que estaban en la frontera de la verdad y la ficción. Escribió sobre la antigua Roma, una tierra lejana llamada Iliria, una isla sin nombre llena de espíritus, cortes europeas como Navarra y Aquitania y las ciudades-estado italianas de Verona, Padua y Venecia. A menudo se basó en las tradiciones orales populares para la forma de sus tramas.

Romeo y Julieta se inspiró en el poema de Arthur Brooke, The Tragicall Historye of Romeus and Juliet, que se publicó en 1562. La versión de Brooke se inspiró en obras más antiguas de escritores italianos, incluidos Luigi de Porto y Matteo Bandello, quienes contaron la historia de Romeo y Giuletta y la enemistad mortal entre las familias Montecchi y Capelletti. Estos nombres también se mencionan en un verso del Purgatorio de Dante, publicado a mediados de la década de 1300, aunque su poema no incluye nada sobre amantes desamparados.

La casa estuvo habitada una vez por la familia Cappello, un nombre similar al Capelletti de la versión italiana, y se remonta al siglo XIII, aunque el famoso balcón no se agregó hasta el siglo XX. El patio cuenta con una estatua de Julieta, y los visitantes pueden participar en el ritual popular de frotarle el seno derecho para tener suerte en el amor, aunque ella misma, no lo tenía. Dentro de la casa, hay un museo pequeño e inmensamente abarrotado con trajes de la era del Renacimiento y la cama real utilizada en la adaptación cinematográfica de la historia de Franco Zeffirelli de 1968. La tienda de regalos es la coronación del ambiente romántico … kitsch.

Aunque casi todo en esta casa es ficción, las emociones que atraen a la gente son reales. Las paredes debajo del balcón están completamente cubiertas por garabatos de graffiti y notas de visitantes que piden orientación en el amor, muchos de los cuales están adheridos con chicle. Las notas cuentan las historias del pasado de los visitantes, sus problemas y sus esperanzas para el futuro. Sin embargo, el ayuntamiento de Verona estableció nuevas regulaciones para evitar la práctica, ya que la goma de mascar estaba dañando las paredes. En cambio, han proporcionado paneles extraíbles para cualquiera que desee participar en la costumbre. Parece que todo ese lío de trozos de papel, goma de mascar y emociones humanas puede ser demasiado real para una casa de fantasía.

La soñadora costumbre de dejarle cartas a Julieta inspiró en realidad la igualmente soñadora película de Hollywood Letters to Juliet [2010], que cuenta la historia de un turista estadounidense que encuentra una larga carta de amor sin respuesta empujada entre los ladrillos. Por supuesto, se produce una búsqueda del destinatario previsto con reflexiones sobre el breve episodio de amor joven con un galán italiano llamado Lorenzo que lo inspiró. ¡Viva la fantasía romántica!

Gentileza: 

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail