San Rafael, Mendoza viernes 23 de julio de 2021

En 2020 el consumo de vino volvió a los 21 litros per cápita

En 2020 el consumo de vino volvió a los 21 litros per cápita  Durante el último año se despacharon al mercado interno 57 millones de litros más que en 2019. Así, el sector se recuperó de la fuerte caída del año 2018, la más grande de los últimos años.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) informó que durante el último año aumentaron 6,4% los despachos de vino fraccionado, lo que representa un aumento del consumo de 57 millones de litros respecto al 2019. Desde el organismo señalaron que “se recuperaron espacios”, asociados al disfrute y a la mesa familiar, y 2020 cerró con un consumo per cápita de 21 litros, el más alto de los últimos cinco años.

De acuerdo con los datos del organismo, entre enero y diciembre del año pasado se despacharon 943 millones de litros al mercado interno, un valor muy por encima de los datos de 2018, año en que se profundizó una caída para el sector, que terminó en alrededor de 830 millones de litros.

“Cerramos el 2020 en forma positiva. Hemos pasado a 21 litros per cápita, lo que es una buena noticia, teniendo en cuenta que veníamos de 18,7 litros, y llegamos a tener incluso menos. Los 57 millones de litros adicionales tienen una alta incidencia para la vitivinicultura, que se encamina a festejar grandes cosechas”, señaló al respecto Martín Hinojosa, titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

De acuerdo con Hinojosa, si “ya está vendida” (si hay mercado), una buena cosecha es una gran noticia, tanto para el mercado interno, como para el externo. “Que recuperemos litros de consumo per cápita no es una atribución de una sola parte, es un trabajo conjunto entre el sector privado, y el público. Se pusieron a la altura de las necesidades de la pandemia, cambiando canales de comercialización y formas de distribución. Eso se acompañó con campañas destinadas al consumo responsable del vino”, agregó.

En el mismo marco, el presidente del INV celebró que los jóvenes se hayan acercado durante el último año al mundo de vino. “El desafío del sector ahora es mantener esos niveles de ventas”, agregó.

Momentos de consumo

El titular del INV prefirió mantenerse cauto en su opinión respecto a si el aumento del consumo se debió exclusivamente a la pandemia, o si el cambio de rutina en los consumidores aceleró un proceso que llegó para quedarse. Sin embargo, insistió en que ahora el sector tiene la oportunidad de mantener a quienes en 2020 se convirtieron en nuevos consumidores.

“Algo que ayudó fueron los envases no tradicionales, como los botellones (con 49 millones de litros, fueron los envases que más aportaron al crecimiento, con un 35% más que en 2019), las latitas (1,4 millones de litros adicionales), el Bag in Box (99% más que en 2019), y las damajuanas (14,6% de aumento interanual)”, agregó Hinojosa.

Para Carlos Fiocchetta, gerente de Coviar, los resultados del mercado interno son una gran noticia, debido a que hubo un crecimiento importante que afianza lo logrado en 2019. “El 2020 marcó algunos cambios vinculados a la situación de cuarentena y pandemia. En una situación difícil, los hábitos de consumo favorecieron al vino”, explicó.

El referente destacó además el trabajo institucional y sobre todo sectorial, para que esos números positivos se manifiesten en un momento tan complicado. “El vino creció, porque sus variables se mantuvieron equilibradas, tanto en existencias como en aumentos paulatinos de los precios. Fue un contexto negativo, pero favoreció tener variables en equilibrio, con una industria organizada y con un plan estratégico”, agregó.

Fiocchetta explicó que, en el caso de Argentina, el consumo de vinos está muy relacionado a las comidas, y es por eso que con la gente en sus hogares, y las salidas limitadas, aumentó el consumo. De todas formas, también hubo sectores que se vieron seriamente perjudicados, como el enoturismo y los restaurantes.

El dilema por los precios

Para el representante de Coviar, los precios han estado bastante competitivos en todos los sectores. “El desafío ahora es que aumenten los valores para la materia prima, para el vino, y que se mantengan los datos positivos en ventas”, apuntó Fiochetta.

El aumento del consumo per cápita es celebrado por todos los sectores, que ven cómo los consumidores de vino en botellón podrían luego acercarse a otras categorías de consumo. Al respecto, Patricia Ortiz, presidente de Bodegas de Argentina, destacó la buena noticia, aunque señaló que en el corto plazo los precios también deberían reacomodarse para estabilizar al sector.

“Hubo un aumento en los segmentos de precio bajos en Argentina, ligados al botellón, que fue el ganador del último tiempo. Eso es bueno, porque queremos que los hábitos cambien y el vino vuelva en la mesa. Ojalá eso sirva a todo el sector”, señaló.

La empresaria destacó que a nivel internacional sucede algo similar. El incremento en las ventas se asocia mayormente al vino a granel, y en fraccionados, el precio cae. De hecho, un informe de Fundación Mediterránea, muestra que en los productos en que Argentina se ubica con precios más bajos, se destaca el vino (solo tres países tienen el vino más barato que Argentina).

Por su parte, Gustavo López, Gerente de Negocios de Fecovita, comentó que el 2020 fue un año muy desafiante para el consumo de vino, que trajo aparejado muchas oportunidades y claramente el consumidor se sintió muy cómodo con formatos de mucho volumen, como el botellón, el Bag in Box y la damajuana. “Vemos q esta tendencia no continúa con el mismo crecimiento del año pasado, especialmente en botellones, pero creemos que lograremos capitalizar buena parte de este nuevo consumidor. En cuanto a la lata y nuevos envases, aún tenemos grandes oportunidades de desarrollo”, comentó.

Exportaciones de vino

Martín Hinojosa señaló que desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura tienen en cuenta todas las realidades, y no negó la caída en los precios a nivel internacional. No obstante, destacó que todos los países productores de vino en el mundo observaron caídas en los precios y Argentina fue la que menos redujo el valor de sus envíos. “Además, fuimos uno de los tres países que crecieron en ventas”, observó.

“A la vitivinicultura hay que analizarla en términos generales. Se ha exportado, se ha vendido más y eso es muy importante. Después de cinco años en que el productor ha tenido malos precios, poco a poco, se van recomponiendo”, cerró el presidente del INV.

Fuente:https://www.losandes.com.ar/economia/en-2020-el-consumo-de-vino-volvio-a-los-21-litros-per-capita/

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail