San Rafael, Mendoza martes 19 de enero de 2021

Luis Majul: «Moyano sin barbijo, Alberto Fernández sin memoria, el país con más inflación y ¿sin vacuna?»

El presidente Alberto Fernández participó de un acto en el día del camionero. Como una renovada muestra del haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago, en una foto se lo ve aparecer a Hugo Moyano sin barbijo, haciendo las veces de gran anfitrión, en el medio de su hijo Pablo Moyano y del gobernador Axel Kicillof.

Casi al mismo tiempo, en forma urgente, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, convocaba a la Casa Rosada a sus pares de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, y los ministros de salud de los tres distritos, para analizar el crecimiento del ritmo del aumento de los contagios y un posible rebrote del virus.

  • En serio, nos deberíamos preguntar: ¿con qué autoridad moral nos vuelven a pedir que nos cuidemos, después de permitir el enorme desbarajuste que terminó siendo el último adiós a Diego Armando Maradona, los actos masivos de vigilia esperando la media sanción de la ley de legalización del aborto y a las mil y una veces que violaron el protocolo, desde que se decretó la pandemia hasta el día de hoy?
  • Y a propósito de Pablo Moyano: ¿será cierto que la jueza Brenda Madrid estaría dispuesta a demorar la elevación a juicio oral de la causa en la que el camionero está procesado como presunto jefe de una organización criminal para defraudar a Independiente? ¿Será verdad que le concedería esta última gracia a cambio de un ascenso y un nuevo despacho en el nuevo polo judicial de Avellaneda y Lanús?
  • Y a propósito del día del camionero: ¿era necesario que el Presidente volviera a calificar a Moyano como un dirigente ejemplar? Quizá, con el estrés de la pandemia, Alberto Fernández haya perdido parte de su memoria de corto plazo.
  • Porque, más que ayudar, lo que sucedió en el sanatorio Antártida, propiedad de Camioneros, es que a tres familias distintas les entregaron los restos de personas equivocadas, y por lo menos dos de esas tres familias iniciaron juicios para saber la verdad, como anticipamos hace unos cuántos domingos, en La Cornisa.
  • Y lo que pasó también, en el medio de la pandemia, fue que, cuando los contagios arreciaban, los chicos malos de Pablo Moyano fueron a la puerta de los galpones de logística de Mercado Libre, sin que a ninguna autoridad se le ocurriera detenerlos.
  • Pero debe padecer, Alberto Fernández, también, de falta de memoria de largo plazo. Porque todo el mundo sabe, dentro y fuera del peronismo:
  • Que la obra social de Camioneros está quebrada.
  • Moyano está involucrado en varias causas por defraudación, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.
  • La misma Cristina Fernández lo llamó buchón de la dictadura y que Carlos Petroni, un dirigente de izquierda que lo investigó de manera exhaustiva durante años, le ganó varios juicios, además de probar que Moyano estuvo cerca de la Triple A.
  • Parece que Alberto concurrió al acto para ratificar, una vez más, su alianza estratégica con Moyano. El entente tiene demasiados puntos de coincidencia con el pacto que el Presidente selló con Cristina Fernández.
  • Sería así: el jefe de Estado intenta blanquearlo. Y a cambio el hombre del camión se queda calladito e incluso le ofrece un servicio extra: la amenaza latente de no recoger la basura en la ciudad de Buenos Aires, para perjudicar todavía más a los porteños y a Horacio Rodríguez Larreta, el enemigo a vencer.
  • Es que el poder tiene una agenda paralela. Que no es la tuya ni la mía. Este Gobierno, en vez de poner energía en hacer daño, debería enfocarse, por ejemplo, en controlar la inflación, que, por cierto, sigue muy alta, vivita y coleando.
  • Hoy el Indec dio a conocer la suba de precios del pasado noviembre. Fue del 3,2 por ciento y acumula más del 30 por ciento en lo que va del año. En octubre había alcanzado su pico, con el 3,7 por ciento y, a pesar de su leve desaceleración, los economistas dicen que ya tiene un nuevo piso, nunca por debajo del 3 por ciento.
  • Estamos en el peor de los mundos. Con una altísima recesión, una inflación núcleo de casi el 4 por ciento y el uso de un cepo para que el costo de vida no se multiplique todavía más que un día va a traer más consecuencias: el congelamiento del precio de las tarifas.
  • Y como si esto fuera poco, algunos especialistas sostienen que Argentina corre el riesgo de quedarse sin vacuna. O, en el mejor de los casos, de quedar atada a la exclusiva disponibilidad de la vacuna rusa.
  • En efecto: no se sabe todavía cuántas dosis, cómo, cuándo y de qué manera van a llegar a la Argentina. No está claro qué contratos se firmaron, ni cuáles no. Se ignoran los detalles de por qué la Argentina se negó a firmar un contrato con un laboratorio que le exigía inmunidad y que la rúbrica la pusiera el Presidente y no el ministerio de Salud. Tampoco está claro cuál será el plan logístico para empezar a aplicarla.
  • Aunque parezca un chiste de humor negro, lo único que está asegurado es una enorme incertidumbre, justo antes de las fiestas, las vacaciones y el principio del año que viene.

Fuente:https://www.lanacion.com.ar/politica/moyano-sin-barbijo-alberto-fernandez-sin-memoria-nid2541323

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail