San Rafael, Mendoza lunes 25 de enero de 2021

Impuestos y éxodo: por qué 2000 argentinos se radicaron en Paraguay este año

El atractivo de Paraguay crece cuando en la Argentina las oportunidades escasean, pero el perfil de quienes deciden mudarse a este país es muy distinto del caso de Uruguay; generalmente, la razón es más de negocios y no tanto por cuestiones impositivas
El atractivo de Paraguay crece cuando en la Argentina las oportunidades escasean, pero el perfil de quienes deciden mudarse a este país es muy distinto del caso de Uruguay; generalmente, la razón es más de negocios y no tanto por cuestiones impositivas

Uruguay fue el centro de las miradas de la AFIP y de los titulares de prensa durante 2020 por los pesos pesados del mundo empresarial y financiero que decidieron cruzar el charco. Sin embargo, hay otro país que comenzó a perfilarse como una opción para los argentinos con el correr de los años, y todavía de manera incipiente. Se trata de Paraguay, una nación limítrofe que, según datos de su gobierno, ya recibió a 2000 argentinos este año.

Ese número incluye radicaciones de todo tipo en el país vecino, como la precaria, que documenta a los ciudadanos por un período corto y por motivos laborales. Sin embargo, la cifra no necesariamente implica que 2000 argentinos perdieron su residencia fiscal: según fuentes oficiales, entre 2017 y los primeros meses de 2020, entre 30 y 40 personas perdieron su residencia fiscal en la Argentina y obtuvieron la paraguaya. En tanto, en los primeros nueve meses de 2020, 229 contribuyentes perdieron su residencia fiscal en la Argentina y obtuvieron la uruguaya.

«Es relativamente fácil conseguir la cédula paraguaya, pero eso no quiere decir que se deje de tributar en la Argentina, algo que puede correr por otro camino», advierte la contadora Fernanda Laiún, del estudio Laiún, Fernández Sabella & Smudt.

Los requisitos para obtener una radicación permanente en Paraguay incluyen la demostración de solvencia económica -hoy el mínimo es de alrededor de US$4200- y certificados de antecedentes.

Los argentinos que dieron el paso o que lo están considerando tuvieron éxito en negocios tan variados como el inmobiliario y el gastronómico, o abrieron una sede de su compañía
Los argentinos que dieron el paso o que lo están considerando tuvieron éxito en negocios tan variados como el inmobiliario y el gastronómico, o abrieron una sede de su compañía

El atractivo de Paraguay crece cuando en la Argentina las oportunidades escasean. El diario paraguayo 5días habla de un «boom»: siete de cada diez departamentos vendidos en Asunción son comprados por argentinos y, de 30 empresas que están mostrando interés en establecerse en el país, 11 son argentinas.

Sin embargo, el perfil de quienes deciden mudarse a este país es muy distinto del caso de Uruguay: allí se fueron argentinos de alto nivel socioeconómico que buscan mejores condiciones para su patrimonio, hoy gravado por alícuotas más altas de Bienes Personales y pronto por el impuesto a la riqueza. Generalmente, la razón para mudarse a Paraguay está más relacionadas con los negocios y no tanto por cuestiones impositivas.

Solo un dato basta para entender el porqué: en la ley del impuesto a la riqueza, uno de los grandes catalizadores del éxodo de las personas argentinas de alto patrimonio, se explicita que los argentinos cuya residencia se encuentre en «jurisdicciones no cooperantes» -como Paraguay, según la AFIP- o «jurisdicciones de baja o nula tributación» serán considerados residentes argentinos. En otras palabras, si esos individuos tienen bienes en la Argentina por más de $300 millones, deberán hacer el «aporte extraordinario».

Los requisitos para obtener una radicación permanente en Paraguay incluyen la demostración de solvencia económica -hoy el mínimo es de alrededor de US$4200- y certificados de antecedentes.
Los requisitos para obtener una radicación permanente en Paraguay incluyen la demostración de solvencia económica -hoy el mínimo es de alrededor de US$4200- y certificados de antecedentes.

Los argentinos que dieron el paso o que lo están considerando tuvieron éxito en negocios tan variados como el inmobiliario y el gastronómico, o abrieron una sede de su compañía -generalmente exportadora- y su negocio principal pasó a estar allí. Paraguay es un país atractivo para los negocios por su baja tributación -las empresas pagan un 10% de Ganancias, aunque las alícuotas aumentan a si ese dinero se reparte en forma de dividendos y si se va del país-, pero también por algo que la Argentina hoy no puede dar: a los exportadores les permite quedarse con sus divisas en lugar de tener que liquidarlas a un tipo de cambio no muy conveniente.

A su vez, el gobierno paraguayo encara una misión similar a la uruguaya para atraer capitales argentinos y de todo el mundo. De acuerdo con la viceministra de Economía, Carmen Marín, el interés de los argentinos «creció de manera importante» en los últimos años y destaca tres motivos: su país tiene una economía con una inflación anual de un dígito y una moneda estable, tasas mínimas de impuestos a las rentas empresariales y personales, y la inexistencia de un impuesto al patrimonio.

En el mismo sentido, el canciller paraguayo, Federico González, ofrece seminarios sobre las «bondades» de Paraguay para atraer inversiones y ya se reunió con alrededor de 200 empresarios, «en su mayoría argentinos», dijo. La convocatoria fue para compañías de todos los tamaños y de distintos rubros, pero señaló que la presencia fue mayor en los sectores inmobiliario, energético, textil y de infraestructura.

Cuando los costos para constituir una sociedad en Uruguay se empezaron a encarecer y el fisco comenzó a poner el ojo allí, algunos empresarios empezaron a mirar a Paraguay
Cuando los costos para constituir una sociedad en Uruguay se empezaron a encarecer y el fisco comenzó a poner el ojo allí, algunos empresarios empezaron a mirar a Paraguay

Cuando los costos para constituir una sociedad en Uruguay se empezaron a encarecer y el fisco comenzó a poner el ojo allí, algunos empresarios empezaron a mirar a Paraguay. Por otro lado, y para quienes no tienen todo en regla, se convirtió en un buen destino por el intercambio de información tributaria pobre. «Paraguay nació con los argentinos que se iban de Uruguay y que se dieron cuenta de que podían construir a costo barato; con el tiempo se convirtieron en residentes fiscales con una tributación más baja», explica Luciano Cativa, abogado especializado en Derecho Tributario y socio de FB Tax Legal.

No obstante, el abogado matiza el interés de los argentinos: «Por no firmar acuerdos de la OCDE, Paraguay está listado como ‘país no cooperante’. Hay que tener en cuenta que cualquier tipo de renta en ese país puede sufrir alguna tributación superior o levantar alertas de acuerdo con las normas de transparencia fiscal», advierte.

A su juicio, Paraguay es un buen lugar para invertir a corto plazo, pero no está convencido de su conveniencia en el largo plazo. «Hoy, el país está perdiendo credibilidad a nivel de derecho internacional público: si quiere ‘salir al mundo’, no va a recibir fondos de organismos internacionales, y en algún momento va a tener que salir de este esquema», proyecta.

Laiún suma otra dificultad para empresas locales que quieran abrir una sede paraguaya que deriva de que el país sea considerado «no cooperante» por AFIP. «Todas las operaciones de sociedades argentinas con sociedades paraguayas se tienen que analizar con las normas de precios de transferencia, es decir, se debe realizar un informe con los costos que eso tiene», añade.

Las oportunidades en Paraguay

«Las personas que se mudan a Paraguay no lo hacen por factores impositivos, sino que se acercan para diversificar inversiones», dice Humberto Foresti, socio y director de HF Proyectos & Inversiones, un empresario argentino con una trayectoria de 10 años en el mercado paraguayo. En los últimos años, Asunción se puso de moda entre desarrolladores argentinos que no terminaron encontrando mercado, explica, y eso cambió el foco a la hora de pensar en las oportunidades en la capital paraguaya.

«Asunción es como un gran San Isidro, es muy residencial. Hubo muchos desarrolladores que fueron a hacer la América con pisos de US$500.000, pero no encontraron mercado y no pudieron salir de esas inversiones», detalla. En cambio, las que hoy crecen son las orientadas a la clase media paraguaya, unidades de 35 a 50 metros cuadrados con rentas anuales en dólares en torno al 5%. Foresti advierte que hay oportunidades para quienes estudian bien el mercado y recomienda no encantarse con propuestas extraordinarias.

"Las personas que se mudan a Paraguay no lo hacen por factores impositivos, sino que se acercan para diversificar inversiones", dice Humberto Foresti, socio y director de HF Proyectos Inversiones
«Las personas que se mudan a Paraguay no lo hacen por factores impositivos, sino que se acercan para diversificar inversiones», dice Humberto Foresti, socio y director de HF Proyectos Inversiones Crédito: gov.py

Martín Blanco, director de Moebius Marketing, es otro argentino que conoce muy bien el mercado paraguayo: hoy la mayor parte de su negocio de consultoría de branding y marketing para gastronomía está en el país vecino. Asegura que Asunción ya tiene una saturación de marcas que apuntan a los segmentos más altos, pero que todavía quedan oportunidades en infraestructura, agro, conectividad y turismo interno receptivo, entre otras.

«Es un país de siete millones de habitantes, con lo cual es preciso entender su escala para identificar las oportunidades», dice el empresario, y concluye con un consejo: «Su tamaño y grado de concentración de las decisiones hacen que ‘quemarse’ con un proyecto o cliente cueste la continuidad hacia el futuro: todos se conocen y todo se sabe, no se puede fallar porque no hay segundas oportunidades».

Por: Sofía Terrile
Fuente:https://www.lanacion.com.ar/economia/paraguay-2000-argentinos-se-radicaron-pais-vecino-nid2543389

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail