San Rafael, Mendoza martes 19 de enero de 2021

Banco de Vinos: acuerdo unánime para solicitar la participación activa del INV

Tras el segundo encuentro del Consejo Asesor, enviarán un escrito a las autoridades del organismo nacional, resaltando la importancia de rubricar el convenio, para poner en marcha la flamante entidad y contar a tiempo con la estimación de cosecha 2021.

En la mañana de este miércoles, el Banco de Vinos de Mendoza celebró el segundo encuentro de los miembros que componen su Consejo Asesor, representado por referentes vinculados a la actividad vitivinícola de todo el territorio provincial.

A diferencia del encuentro del pasado 18 de noviembre, en esta oportunidad no se contó con la participación de Martín Hinojosa, titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), ni de su equipo de trabajo.

A raíz de esta situación, y ante el compromiso por parte del organismo nacional de aportar información concreta solicitada por el Consejo, es que de manera unánime se acordó enviar un escrito firmado por todos los miembros para avanzar en el menor tiempo posible en la firma del convenio con la Provincia, a través de Mendoza Fiduciaria, a los efectos de operativizar el Banco de Vinos y, a su vez, contar a tiempo con la estimación de cosecha 2021.

Consultado Alfredo Aciar, director del Banco de Vinos de Mendoza, sobre la no participación del INV en este segundo encuentro, enfatizó: “El Instituto me envió una nota como presidente del Consejo, diciendo que, por no tener firmado el convenio con la Provincia, no podrán seguir participando en esta mesa brindando información, ni operar en el mercado (cuando llegue el momento). Ante esto, en el día de ayer le solicitamos al presidente del INV una nueva reunión para intentar llegar a un acuerdo y terminar de coordinar la firma del convenio que venimos trabajando desde el pasado mes de septiembre”.

Los medios presentes consultaron si en esta circunstancia se está mezclando la política. Al respecto, Aciar aclaró: “El Banco de Vinos fue votado prácticamente de manera unánime por radicales y peronistas. Yo debo entender que el Justicialismo acompañó esta medida. Ahora, lo que nosotros necesitamos es avanzar. En la primera reunión estuvo Hinojosa (el presidente del INV) y su equipo, y se comprometieron a darnos información pero a esta segunda reunión, bajo la excusa de la falta del convenio, no vinieron. Entonces iremos en busca de la firma para ver si logramos que en la próxima reunión estén aquí presentes”.

Por su parte, Juan Carlos Ubriaco, vicepresidente del Banco de Vinos, en representación de la Federación de Cámaras Vitícolas de Argentina, comentó: “Hace una semana, desde el INV me aseguraron que vendrían representantes para ocupar tres sillas de esta mesa, y hoy no sé qué pasó. Evidentemente hay una falta de colaboración con los productores. Están castigando al viticultor con esta actitud. El industrial tiene su inversión bajo techo, pero nosotros los viticultores tenemos nuestra inversión al aire libre. La actitud que ha tenido hoy el INV es de castigo”.

Ubriaco hizo hincapié en que toda aquella información que pueda llegar a la mesa del Consejo Asesor, si no proviene del INV, es parcial: “La verdadera información del país la da el INV, más allá de que Mendoza cuente con el 70% de la producción. Ellos tienen el saber hacer de hace muchísimos años: cuentan con los profesionales, estadísticas y parcelas ya delimitadas. El INV tiene todo para establecer cuál es el pronóstico de cosecha. Si no quieren llamarle pronóstico, y prefieren estimación, que le digan así, no importa, pero en diciembre necesitamos saber cuál es y, en base a eso, decidir:  yo voy cuidar mi uva o directamente ni la cuido”.

“Yo creo que ante esta situación las grandes empresas están buscando otros escenarios de producción, pero no creo que vayan a llegar al punto de importar vino, porque ellos se van a perjudicar en el convenio Mendoza-San Juan. Yo creo que lo que van a buscar es incrementar la productividad alquilando grandes parcelas en otras zonas”, cerró Ubriaco.

Por último, Edgardo Raúl Robi, de la Asociación de productores del Oasis Este de Mendoza (APROEM), agregó: “Lamentablemente necesitamos el pronóstico de cosecha para que el Banco de Vinos pueda operar, caso contrario no podemos hacer nada. Actualmente el stock vínico está estimado en 4,3 meses y según la normativa debemos tener más de 5. Nos hemos puesto todos de acuerdo para enviar una nota pidiendo al INV que haga su aporte con información. Tenemos que trabajar todos los sectores para evitar que se sigan cayendo productores. Ya contamos con muchas fincas abandonadas o semi abandonadas. En los últimos 5 años se han dado de baja en el INV más de 1600 viñedos”.

Agenda de trabajo 

“El primer bloque estuvo a cargo de la Dirección de Contingencias Climáticas (DCC) y de nuestro consejero en representación del cooperativismo. Ambos desarrollaron contenidos referidos a estimaciones de cosecha 2021 y coincidieron en que al día de la fecha Mendoza tiene 12 mil hectáreas dañadas al 100% (8% del total de hectáreas implantadas)”, informó el director del Banco de Vinos.

El funcionario aclaró que aún restan los meses de mayor actividad en cuanto a tormentas que son enero y febrero: “Ante estos datos entendemos que la cosecha 2021 va a venir con una merma. El tema es saber cuánto va a ser esta baja y es ahí donde estuvimos trabajando en la sensibilización del stock en base a la estimación de cosecha. En ningún caso se observa que volvamos a tener excedente. Todos entienden que tendremos un año de stock acotado”.

En cuanto al segundo bloque de trabajo, el espacio estuvo orientado a conocer detalles vinculados a lo que está ocurriendo con la actividad a nivel internacional, la influencia de la pandemia en el mercado extranjero de vinos, y de cómo se pueden aprovechar ciertas oportunidades en Estados Unidos, Reino Unido y China, donde exportadores locales pueden desarrollar nuevos negocios. Este espacio estuvo a cargo de Javier Merino del Centro de Estudios Económicos de Bodegas de Argentina.

A su turno, desde el Observatorio Vitivinícola, representado por Daniel Rada, se compartieron detalles de un nutrido informe en el que analizó estructuralmente los últimos años en la actividad vitivinícola de la provincia y el país. En este punto Aciar aclaró: “Se pudo verificar una coyuntura favorable en materia de mercado, pero por los rindes actuales en promedio (107 quintales por hectárea), sumado a la disminución de hectáreas cultivadas con vid e incluso por datos de la oferta, se llegó a la conclusión de que es necesario incrementar con urgencia los rendimientos”.

Al cierre del encuentro, la mesa trabajó en la sensibilización del nivel de stock vínico al 01/06/2022 incorporando posibles escenarios de cosecha 2021 y proyección de comercialización de vinos, a cargo de Rubén Panella. Además, se compartieron los primeros bocetos de la imagen corporativa que tendrá el Banco de Vinos de Mendoza.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail