San Rafael, Mendoza lunes 18 de enero de 2021

Alberto a CGT: despegue en 2021 e inflación de 34% para el año

Promesa. Alberto F. junto a Cecilia Todesca almorzaron ayer con la CGT.visibility

La «mesa chica» almorzó con el Presidente y parte del Gabinete. Esperan haber vacunado a 13 millones de personas hasta fines de febrero.

Alberto Fernández pronosticó un 2021 de despegue económico a partir del segundo trimestre, una vez avanzado el eventual operativo masivo de vacunación que planifica su gestión, y le dijo a la CGT que espera una inflación en torno del 34 por ciento con paritarias en esa misma línea.

Lo hizo durante un almuerzo con la mesa chica de la organización, a la que también le adelantó que creará por decreto el demorado Consejo Económico y Social. En la organización destacaron la jerarquización que el mandatario le otorgó al sindicalismo tradicional por sobre otras expresiones sectoriales e incluso del mismo movimiento obrero.

Fue un almuerzo en la quinta de Olivos con la participación del Presidente, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca y los secretarios Gustavo Béliz (Asuntos Estratégicos) y general de la Presidencia, Julio Vitobello. Por la CGT estuvieron sus dos cosecretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña, el adjunto, Andrés Rodríguez (estatales de UPCN) y otros dirigentes de peso propio como Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (construcción, Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (metalúrgicos, UOM) y Jorge Sola (personal del Seguro).

El encuentro tuvo un valor estratégico para la CGT luego de una última reunión de su Consejo Directivo, semanas atrás, en la que se habían multiplicado las quejas contra el Gobierno por aparentes demoras en la implementación de medidas comprometidas para apuntalar sectores laborales y falta de comunicación respecto del rumbo económico y sanitario del Ejecutivo. Las varias horas que insumió el asado de ayer habilitaron a los dirigentes a considerar el encuentro con Alberto Fernández como uno de los mejores que mantuvieron desde el inicio de la gestión.

Lo que destacaron todos los sindicalistas participantes fue que Alberto Fernández ratificó su decisión de contemplar a la CGT como una parte integrante de la coalición de gobierno (una prédica que sostuvo públicamente en varias ocasiones Daer, el dirigente más cercano al Presidente) y su rol preponderante en el Consejo Económico y Social. El malestar que acarreaban los gremialistas tenía que ver con la falta de información sobre los cambios que había anunciado el Ejecutivo respecto de la asistencia social, en particular la desaparición del IFE y el ATP, y su reconversión en otros instrumentos, y el proyecto de modificación de la movilidad jubilatoria.

En el capítulo sanitario el mandatario se comprometió a organizar un nuevo encuentro con el ministro de Salud, Ginés González García, de relación ríspida con la CGT, y los dirigentes más involucrados en esa temática como Lingeri. Al respecto los funcionarios aseguraron que esperan iniciar el operativo de vacunación masivo en la segunda quincena de este mes y llegar, hasta fines de febrero, a un universo de 13 millones de personas que estará integrado por el personal esencial que cumplió funciones durante la cuarentena (en particular el de salud y de seguridad), mayores de 18 años con enfermedades preexistentes y población de riesgo.

Alberto confirmó que las obras sociales sindicales, que atienden a por lo menos 15 millones de personas, serán agentes de implementación de la vacuna, cualquiera fuese la que finalmente arrancará el proceso en la Argentina, y que será gratuita y no obligatoria. La utilización de las prestadoras de salud de los gremios para la vacunación fue uno de los elementos que utilizó la CGT para basar sus reclamos de mayor financiamiento por las pérdidas de recaudación que registraron esas entidades durante la cuarentena.

En esa dinámica de vacunación a corto plazo el mandatario cifró sus expectativas de una pronta recuperación económica, tal como les transmitió a los sindicalistas. Les habló de una mejora significativa en las variables en los primeros meses del año y de una perspectiva inflacionaria bajo control, con parámetros similares a los de este año. Les dijo que esperaba una suba de 34% en el costo de vida para 2021 y se comprometió a que las paritarias podrán de mínima empatar ese valor, luego de las pérdidas que registraron la mayoría de ellas en el gobierno de Mauricio Macri y el derrumbe del poder adquisitivo que dejó este año con la pandemia.

Respecto de la política económica los funcionarios dejaron algunas definiciones: Todesca les aseguró que la nueva fórmula de movilidad terminará por ser más beneficiosa que la que impuso Cambiemos y no descartó la implementación de aumentos por decreto en caso de que esa variación no alcance a empatar contra la inflación. En cuanto al ATP y el IFE ratificaron su finalización junto con el año y dijeron que habrá una reconversión “por un conjunto de medidas más aptas” para la etapa de la pospandemia como el Repro II, la suba del Potenciar Trabajo, el refuerzo de la tarjeta Alimentar, la ampliación de la AUH y otras herramientas.

Entre los temas que apenas merecieron una mención estuvo el velatorio de Estado a Diego Maradona. Los dirigentes consultados admitieron que evitaron ahondar en un asunto que, consideran, se le escapó de las manos al Gobierno por falta de experiencia en la organización de movilizaciones masivas y carencia de funcionarios con “expertise” en la materia.

Fuente:https://www.ambito.com/politica/cgt/alberto-despegue-2021-e-inflacion-34-el-ano-n5152499

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail