San Rafael, Mendoza jueves 03 de diciembre de 2020

Los desplazamientos de miles de animales muestran cómo ha cambiado la vida en el Ártico

Las águilas reales más jóvenes regresan antes a sus nidos en el Ártico que las veteranasLas águilas reales más jóvenes regresan antes a sus nidos en el Ártico que las veteranasHOGAN FILMS Y CENTRO DE RAPACES TETON

El cambio climático ha alterado las migraciones, el momento del parto o la movilidad de depredadores y presas

“El Ártico está entrando en un nuevo estado ecológico, con alarmantes consecuencias para la humanidad”. Así empieza un artículo publicado en la revista Science. El trabajo, firmado por más de un centenar de científicos, usa millones de registros de miles de animales seguidos desde los años 90 gracias a varias tecnologías de geolocalización, como el GPS. Con esos datos, han podido relacionar el cambio climático en curso con tal cantidad de cambios biológicos que están provocando todo un vuelco del ecosistema ártico.

Ahora, unos 130 científicos han puesto en marcha el Arctic Animal Movement Archive (AAMA, integrado en la plataforma Movebank). Esta enorme base de datos, que cuenta ya con 15 millones de registros, se nutre de los datos de geolocalización por GPS de los desplazamientos de unos 8.000 individuos de 86 especies, entre mamíferos terrestres, marinos y aves. Ya han reunido 200 investigaciones parciales, la mayoría con seguimientos que se remontan a finales del siglo pasado. Su análisis permite hacerse una idea global de lo que sucede en el Ártico.

Un nuevo archivo aloja millones de registros con los movimientos de miles de animales geolocalizados de casi 90 especies

“Este trabajo muestra lo que se puede aprender al comparar datos de poblaciones a gran escala”, dice en una nota el biólogo de la Universidad de Maryland y coautor del estudio Elie Gurarie. “Yo diría que este es un primer ejemplo de lo que podríamos llamar ecología del movimiento global de los animales”, añade este ecólogo cuantitativo.

Uno de los estudios alojados en el AAMA más longevos se remonta a 1993, tiene por protagonistas a un centenar de águilas reales que portan un transmisor. Cada verano vuelan desde los bosques de EE UU y Canadá hasta las costas árticas. En esos meses las presas abundan y aprovechan para anidar. Pero los autores del seguimiento han comprobado que, mientras las parejas más veteranas siguen llegando y anidando en las mismas fechas, las más jóvenes están adelantando su llegada cada año. Esto podría darles una ventaja frente a las más veteranas.

Un segundo estudio ha rastreado a más de 900 hembras de caribú desde el año 2000. El trabajo muestra que los rebaños que viven más al norte están adelantando sus partos, algo que no hacen las manadas de otras latitudes. “La capacidad de estudiar los procesos biológicos, como el parto, a escalas tan grandes como estas, con poblaciones y subpoblaciones y en millones de kilómetros cuadrados no tiene precedentes y menos en ambientes tan lejanos y extremos”, comenta Gurarie.

La animación muestra el patrón migratorio anual de aves marinas, acuáticas o rapaces, además de mamíferos terrestres y marinos.
La animación muestra el patrón migratorio anual de aves marinas, acuáticas o rapaces, además de mamíferos terrestres y marinos.UNIVERSIDAD ESTATAL DE CAROLINA DEL NORTE

Pero el impacto no se queda en una u otra especie. Las peores consecuencias se estarían produciendo en la interacción entre ellas. En este nuevo archivo de los movimientos de los animales hay un trabajo que sigue el rastro a tres depredadores, osos grizzlies, osos negros y lobos y a dos herbívoros y potenciales presas, caribúes y alces. Desde 1998, cuando empezaron a registrar sus desplazamientos, han observado que las presas están aumentando su movilidad a medida que sube la temperatura, mientras que sus cazadores la están reduciendo.

“La forma en la que los animales responden a las condiciones meteorológicas cambiantes por medio del movimiento tiene implicaciones relevantes para la competición entre las especies y la dinámica depredador-presa”, comenta el investigador de la Universidad de Washington y coautor de este último trabajo Peter Mahoney. Para el profesor de ingeniería ambiental de la Universidad Estatal de Ohio (EE UU) Gil Bohrer, esta base de datos aún en crecimiento “nos dirá como está cambiando la conducta de los animales ante el cambio climático”.

Fuente:https://elpais.com/ciencia/2020-11-05/los-desplazamientos-de-miles-de-animales-muestran-como-ha-cambiado-la-vida-en-el-artico.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail