San Rafael, Mendoza martes 19 de enero de 2021

La Iglesia juega a fondo y resiste la ofensiva del Gobierno sobre el aborto

La Iglesia animó a participar de las protestas por el proyecto del Gobierno para legalizar el aborto
La Iglesia animó a participar de las protestas por el proyecto del Gobierno para legalizar el aborto
Cuando parecía que la Iglesia, como en otros años de crisis, se iba a multiplicar en diciembre para contener posibles desbordes sociales, el Gobierno rediagramó su agenda para cristalizar la legalización del aborto y empujó a la Iglesia a la vereda de enfrente.

Todas las voces y estructuras eclesiásticas, desde el Papa y los obispos hasta movimientos católicos y organizaciones en defensa de las dos vidas, concentrarán hasta fin de año sus energías en combatir la aprobación de un proyecto que consideran más radical y negativo que el de hace dos años.

El clima de convivencia con el sector verde no es el mejor, como lo reflejan las pintadas que aparecieron en la Catedral de Merlo-Moreno, con leyendas sugestivas, como la que decía: «Ni Fernández, ni Bergoglio: aborto legal».

Los obispos son conscientes de que el Gobierno apuntará a anotarse un éxito con el operativo «Aborto legal», en el cierre de un año en el que prácticamente no cosechó aciertos, condicionado por la pandemia, la profundización de la crisis y, como si eso fuera poco, el reciente escándalo de los incidentes en la propia Casa Rosada durante el funeral de Diego Maradona.

El mismo Francisco no ocultó sus cartas e intentó poner freno al avance del proyecto oficial: llamó al jefe del bloque de diputados de Juntos por el Cambio, Cristian Ritondo, y escribió una carta a la legisladora nacional Victoria Morales Gorleri (Pro-Capital, dirigida a mujeres que abrieron comedores en villas, para exponer sus argumentos en contra de la aceptación del aborto. Sostuvo que se trata de «un asunto de ética humana, anterior a cualquier confesión religiosa» y se preguntó «si es justo eliminar una vida humana o contratar un sicario para resolver un problema». Esos argumentos inundan hoy los whatsapp y correos de muchos legisladores, por parte de impulsores de la campaña celeste para convencer a indecisos.

La Iglesia está convencida de que la ofensiva del Gobierno por el aborto es más intensa que la campaña verde de 2018. Y responsabiliza a la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, una de las funcionarias de mayor confianza del Presidente. Además de cuestionar la oportunidad para enviar la iniciativa al Congreso, los obispos entienden que la discusión sobre el aborto profundizará la grieta.

«Nos preocupa que se hable de debate, pero en realidad el proyecto es muy parecido al de 2018 y representa sólo a una de las dos partes: a los verdes. No modifica nada a partir de la opinión de los sectores provida. Parece que van por todo y entonces no sería un verdadero debate democrático, una búsqueda de algún acercamiento en un tema tan delicado», comentó un obispo a LA NACION, al resumir el pensamiento de varios de sus pares en el Episcopado.

Incluso, arriesgó especulaciones en el entorno de Alberto Fernández. «Si algunos se quejaban de la influencia de Cristina Kirchner, parece que la prisa excesiva por sacar esto en un momento tan crítico muestra que en realidad influye más Vilma Ibarra que Cristina. De hecho, la misma Vilma Ibarra salió a decir que el Papa no tiene por qué influir porque esto es una democracia. Cristina nunca diría algo así».

Como diputada nacional, en 2010, Ibarra fue una de las autoras del proyecto del matrimonio igualitario, que luego fue abrazado por el kirchnerismo y sancionado, en medio de una fuerte pelea con la Iglesia.

Fuente:https://www.lanacion.com.ar/politica/la-iglesia-juega-fondo-resiste-ofensiva-del-nid2523975

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail