San Rafael, Mendoza viernes 04 de diciembre de 2020

¿Elle si, o Elle no? – Por:.Prof:Profesora María Susana Manzi Armesto. Lic en Letras. UNLP

Si curiosos consultamos el portal de la Real Academia Española (RAE) el 27 de octubre, nos encontramos con que la Institución incluía en el “Observatorio de Palabras” (que es su portal lingüístico) el uso del pronombre “Elle”. Pero si volvíamos a consultar el mismo portal el domingo 1 de noviembre, nos enterábamos de la  desaparición del pronombre «Elle” del listado de palabras a observar.

¿A qué se debe semejante confusión?.

Trataremos de encontrar razones y para ello, lo mejor será ir a la fuente y escuchar la voz de la mismísima Academia.

El portal en un comunicado y luego en un tuit ante las reiteradas consultas de los usuarios en Twitter, informó : -«Gracias por su interés. Debido a la confusión que ha generado la presencia de »elle» en el Observatorio de Palabras, se ha considerado preferible sacar esta entrada. Cuando se difunda ampliamente el funcionamiento y cometido de esta sección, se volverá a valorar»- Ni más ni menos, esta fue la explicación.

Ahora, por otro lado se hicieron oír las voces de los /las entusiastas que habían entendido que la RAE “YA,  incluía” su uso, desconociendo  que el “observatorio” lo único que hace es armar un listado de neologismos, tecnicismos y regionalismos, no incorporados al diccionario, pero que el uso genera dudas acerca de su aceptación a la Lengua.

Para comprender mejor este proceso que estamos viviendo puertas adentro de la construcción de nuestro idioma, debemos leer con más detalle lo que la misma Academia expresó acerca del Pronombre posesivo, dijo: -”El pronombre »elle» es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes»,  refiriéndose ya específicamente a tanto entusiasmo como el que generó, sobre todo en las personas que abogan por la inclusión de minorías o en contra de la cultura patriarcal, reflejada en el idioma español.

Lo que debemos reconocer todos los que estamos leyendo, es que no se tuvo en cuenta algo que la Academia dijo también cuando dio a conocer la primera noticia, cuando habló de la inclusión del pronombre, que fue: -”Su uso no está

generalizado ni asentado«-. Y  éstas son dos características importantes para que un vocablo pase a formar parte del diccionario de uso de la lengua española.

Para que una palabra sea incorporada debe tener un uso frecuente y sostenido en el tiempo. No es Propósito de Observatorio de palabras esta misión académica y más adelante especifica: -«Esta información es provisional, pues no está contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro. La presencia de un término en este observatorio no implica que la RAE acepte su uso»-.

No hace falta que se recuerde acá lo sensible del tema, ni se aclare que ha provocado reacciones encendidas;  tanto en los conservadores de la lengua como un entusiasmo desmedido entre los que quieren ver inmediatamente reflejada en su habla, una sociedad más inclusiva.

La RAE promete (y le creeremos) que cuando se conozca más el funcionamiento y cometido del Observatorio de palabras se volverá a tener en cuenta este pronombre personal de la tercera persona,  que refiere a las personas que no se sienten identificadas con el pronombre masculino ni con el femenino.

Sólo nos resta esperar. Desde este pequeño espacio, intentamos iluminar las situaciones que se plantean, cada lector libremente pensará y expresará sus pareceres, según crea. Lo que si debe hacerse, es conocer los fundamentos que tienen los que piden y los que promulgan los cambios de nuestra lengua, es la manera de formar opinión;  investigar desde la raíz.

El tiempo dirá si el uso, en su constante adaptación a las necesidades de los hablantes, instala el pronombre personal Elle, luego de Yo y  Tu.

Gentileza de la la Profesora María Susana Manzi Armesto. Lic en Letras. UNLP

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail