San Rafael, Mendoza jueves 03 de diciembre de 2020

Cómo variaron los índices de felicidad durante la pandemia, según un experto

Según un estudio llevado a cabo en Europa, los niveles de felicidad bajaron ente un  5% y un 7% (Shutterstock)Según un estudio llevado a cabo en Europa, los niveles de felicidad bajaron ente un 5% y un 7% 

Cencerrado, analista del Instituto de Investigación de la Felicidad de Copenhague, habló con Infobae sobre cuáles son los factores que hacen que una persona sea más o menos feliz, y qué ocurrió durante esta crisis sanitaria

En tiempos donde los índices de felicidad comenzaban a filtrarse en los análisis económicos de desarrollo poblacional y los países nórdicos de manera prevaleciente comenzaron a anunciar esos guarismos, Dinamarca, el centro pionero en ponerle números a esta sensación, dedicó gran parte de su trabajo del año en determinar qué ha sucedido con el combo confinamiento/felicidad.

Meik Wiking es el fundador del Instituto de Investigación de la Felicidad de Copenhague, quien, basándose en el informe anual de la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible de la ONU, que revela cómo algunas sociedades son más felices que otras, decidió crear esta institución.

Alejandro Cencerrado es español, físico, experto en big data y analista de datos de la entidad creada por Wilking. “Estamos terminando un estudio en el que hemos preguntado aproximadamente a unas 5.000 personas en Europa cómo se sentían durante el confinamiento -explica en conversación con Infobae-. La muestra no es representativa para hacer un ranking país por país. Pero sí se puede decir que España e Italia no son de los países que más felicidad han perdido, lo que está acorde con los resultados de un estudio publicado por Eurofound en el que se concluyó que España e Italia habían bajado entre un 5% y un 7% sus niveles de felicidad, mientras en Grecia, Francia, Irlanda y, curiosamente, en Suecia se había resentido entre un 10% y un 15%”.

Alejandro Cencerrado es español, físico, experto en big data y analista de datosAlejandro Cencerrado es español, físico, experto en big data y analista de datos

– ¿Qué creés, de acuerdo a sus estudios, que ha pasado en el mundo en relación a la pandemia?

– Hemos hecho muchos estudios antes del coronavirus que ya demostraron que la soledad es uno de los factores más importantes en nuestra felicidad y, por supuesto, la cuarentena ha aumentado mucho la soledad. Ya estamos viendo madres que han estado separadas de sus hijos, personas mayores que han tenido que estar separadas de sus familias. Este ha sido claramente un gran problema de la cuarentena. Hemos estado haciendo un estudio en estos meses alrededor del mundo consultando a la gente para que nos cuente cómo se sentían a través de una serie de preguntas diversas para detectar qué está afectando su nivel de felicidad y hemos visto que los problemas del sueño son muy importantes. Las personas, al tener que estar en casa, han perdido las rutinas, ha cambiado sus hábitos del sueño y esto afecta mucho a la felicidad.

-¿Detectaron otros factores determinantes en relación a estos tiempos en particular?

– Sí, algo muy interesante se presenta con el tema de la confianza. Confiar en los demás es uno de los factores que explican mejor por qué unos países son más felices que otros. En los más felices del mundo, que suelen ser los países nórdicos, la gente confía mucho en los otros, confía en sus gobiernos y en países menos felices, si le preguntas a la gente si piensa que los demás son de fiar, uno de cada cuatro te dice que sí, en tanto en Dinamarca ese valor es tres de cada cuatro. Esto afecta mucho a la felicidad, de muchas diversas formas. Una de ellas es el hecho de tener o no esperanza en que todo se va a solucionar.

Las personas, al tener que estar en casa, han perdido las rutinas, ha cambiado sus hábitos del sueño y esto afecta mucho a la felicidad (Shutterstock)Las personas, al tener que estar en casa, han perdido las rutinas, ha cambiado sus hábitos del sueño y esto afecta mucho a la felicidad (Shutterstock)

– ¿La sensación de felicidad en pandemia ha dependido del hecho de enfermarse o de tener un enfermo próximo?

-Hemos detectado que la mayoría de los problemas no tienen que ver con la enfermedad o los síntomas. La felicidad ha caído por la preocupación y por el cambio de hábitos durante la cuarentena, mostrándose los encuestados preocupados por cuándo terminaría el confinamiento y por los problemas de sueño que expresaban.

-¿Cuáles crees que son los determinantes de mayor infelicidad en Latinoamérica?

– Es bastante complejo porque las realidades son muy diversas geográficamente. Los factores que más surgen a la hora de tratar de explicar por qué unos países son más felices que otros es la generosidad y la renta per cápita. El dinero normalmente da la felicidad hasta cierto límite que te permite vivir seguro, pero no más allá. Es probable que uno de los ítems básicos en la región sea la renta per cápita.

– Mencionás la confianza como una variable determinante del índice de felicidad. ¿Ha caído esa sensación de esperanza en los gobiernos?

– Se ha detectado un descenso pronunciado en general. En Europa se percibe sobre todo en Francia, Italia y España. La felicidad no se ha resentido tanto como la pérdida de confianza por el Covid. Las personas somos muy críticas y eso afecta enormemente a la felicidad, según puso de relieve Naciones Unidas. Las crisis, si hay confianza, se superan más fácilmente. En general los países del sur, como en Latinoamérica, tienen poca confianza entre sí y en sus gobiernos.

Para intentar evadir o salir de ese peligro es fundamental vigilar nuestra salud mental (Shutterstock)Para intentar evadir o salir de ese peligro es fundamental vigilar nuestra salud mental (Shutterstock)

-¿Qué variable creés que podría ayudarnos a emerger de este estado de desasosiego?

– La soledad es determinante. Afecta tanto a mayores como a más a los jóvenes, que a pesar de tener muchos amigos, declaran sentirse muy solos. En la generación z el fenómeno podría partir de la conexión con las redes sociales donde no aparecer se asocia con ser un perdedor, mientras se miran situaciones, en ocasiones ficticias, de supuesta felicidad de terceros. El contacto humano es uno de los factores que contribuye al bienestar de las personas, pero hace falta programas para que los jóvenes reduzcan el uso de las redes sociales y empiecen a interactuar entre ellos.

-¿Considerás que el coronavirus nos dejará daños colaterales en tu área de expertise?

– Las consecuencias no serán sólo económicas, también lo serán en lo que respecta al bienestar, la calidad de vida y la salud mental de las personas, que son el motor para el crecimiento económico de todo país. Para intentar evadir o salir de ese peligro es fundamental vigilar nuestra salud mental, comprendiendo que la felicidad es una emoción y por lo tanto fluctúa en función de las circunstancias que nos rodean. Si conocemos a alguien que esté sufriendo soledad durante este confinamiento, una simple llamada puede ayudarle mucho. Hagamos del contacto humano nuestra mejor defensa contra la pandemia.

Fuente:https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2020/11/16/como-variaron-los-indices-de-felicidad-durante-la-pandemia-segun-un-experto/

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail