San Rafael, Mendoza viernes 30 de octubre de 2020

El primer debate presidencial televisado – Por:.Beatriz Genchi

Un 26 de setiembre de 1960 se llevó a cabo el primer debate presidencial televisado. Este hecho añadiría y cambiaría ciertas cosas de cómo se llevarían las campañas políticas.

El debate se llevó a cabo en ciudad de Chicago, Estado Unidos, en ese debate se enfrentó John F. Kennedy (por el Partido Demócrata) y Richard Nixon (por el Partido Republicano).

La audiencia que tuvo dicha confrontación política fue aproximadamente de 77 millones de estadounidenses; cabe mencionar que en esa época la imagen de los televisores no tenía tonalidades de color; eran los llamados “televisores a blanco y negro”.

La frase “Todo entra por los ojos” es muy aplicada en especial en el marketing y en esta ocasión no sería la excepción; Kennedy y su equipo de asesores se preocuparían por esto, mientras que Nixon y su equipo aparentemente no, o la estrategia fue por otro lado.

Nixon por su parte llevaba un traje gris que no resaltaba y se perdía, esto debido al fondo del set de televisión, porque como se mencionó la imagen de los televisores eran a blanco y negro, también Nixon tenía una tonalidad de piel pálida y enfermiza esto por una operación que tuvo a la rodilla poco antes del día del debate, una anécdota de esto es que Nixon pese a la tonalidad de su piel se negó a maquillarse, puesto que consideraba que maquillarse solo era propio de mujeres; en cuestión de comunicación o trasmitir su mensaje, Nixon utilizaba de interlocutor al periodista que le realizaba las preguntas, es decir, le hablaba directamente al periodista.

Por su parte Kennedy llevaba un traje oscuro que resaltaba del fondo claro del set de televisión, consiguiendo tener mayor presencia en el debate, llevaba una tonalidad bronceada que lo hacía parecer más saludable que su contrincante, además que siempre mostraba una actitud relajada y confiada; en cuestión de comunicación o transmitir su mensaje, Kennedy utilizaba de interlocutor a las cámaras, es decir le hablaba directamente a las cámaras, generando mayor confianza con el espectador y se podría decir que dando así un mensaje directamente al televidente, es decir, el televidente percibía que le estaba hablando a él.

Algo curioso que resalta de este debate es que la mayoría de televidentes (los que vieron y escucharon el debate por televisión) daba como ganador a John F. Kennedy, mientras que la mayoría de los radioyentes (los que escucharon el debate por radio) daban como ganador a Richard Nixon.

Esto marco un antes y después de cómo se empezaría a llevar las campañas políticas, si bien significaría mayor trabajo para candidatos y asesores también se convirtió en una poderosa arma para ganar un proceso electoral.

Esto podría demostrar que somos influenciables por lo que perciben nuestros sentidos y cuánto puede afectar en nuestra toma de decisiones.

Gentileza: 

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail