San Rafael, Mendoza viernes 30 de octubre de 2020

Dos mendocinos competirán en el kartódromo de Buenos Aires

Se trata de Luciano Vicino y Francisco Figueroa, que participarán este sábado de la segunda fecha de la Rotax Argentina.

El regreso a las competencias del automovilismo nacional en sus distintas categorías, tras varios meses de inactividad por la pandemia de la COVID-19, ha motivado que en las últimas semanas, pilotos mendocinos estén volviendo paulatinamente a la pista en los diversos circuitos, bajo estrictos protocolos sanitarios.

Así por ejemplo, es el turno de Luciano Vicino de 12 años y Francisco Figueroa, de 9, quienes esté sábado participarán de la segunda fecha del calendario de la Rotax Max Challenger Argentina, a disputarse en el kartódromo de la Ciudad de Buenos Aires.

El lasherino Vicino, que cursa 6to. grado en el Instituto Don Bosco, vive junto a su familia integrada por su padres Gustavo y Brenda Bracco, y su hermano Emiliano Valentín, de 9 años, competirá en la categoría Junior, en su primera carrera de este año.

Desde su equipo de trabajo, indicaron que Luciano podría correr por su edad en una categoría menor, pero debido a su amplia experiencia, le permitieron entrar en esa categoría que es bastante más potente.

En cuanto al equipo que lo acompaña al pequeño piloto, forma parte en esta provincia del ELW, que integran además familiares, que hace atención propia y también a otros tipos de competidores. En ese caso particular, que se trasladará a competir a Buenos Aires, alquilará chasis y estará con un equipo de allá. Esto se debe a que no puede viajar todo el equipo y lo que necesita llevar por el tema de los protocolos.

Ante esta situación, se decidió para llegar a competir en esta fecha, directamente poder alquilar un chasis en Buenos Aires. También el motor será alquilado y la atención en pista la realizará un equipo oficial. En la primera fecha, Luciano no pudo participar por cuestiones presupuestarias y de tiempo.

Estricto protocolo sanitario

Con respecto a los protocolos sanitarios a cumplir en el kartódromo, el equipo explicó que hasta este momento, se informó que previamente antes de ingresar, se debe completar una Declaración Jurada que se hace a través de una página web y en el interior del escenario de la prueba, existe una barrera sanitizante. Además, sólo pueden ingresar el piloto y un acompañante, con el objeto de reducir la cantidad de personas que estará en el kartódromo.

La competencia será televisada y cada equipo deberá contar con sus elementos de higiene personal, todos tienen que usar barbijos o tapabocas y respetar el distanciamiento social reglamentario. Hasta el momento, están son las pautas reglamentarias a cumplir, lo que no significa que se puedan agregar algunas más.

Una familia ligada al automivilismo

Luciano es primo del piloto del TC Mouras Lucas Vicino y arrancó con su pasión por el karting a los 6 años y medio. Se armó una categoría por entonces en Mendoza denominada Escuelita, en su entorno familiar primero pensaron que aún era muy chico, pero no fue así, ya que consideraron que a esa edad ya pueden arrancar los niños con el karting.

El pequeño piloto arrancó en la Escuelita con un motor Lifan cuatro tiempos, donde habían además otros competidores que venían con una categoría Stihl, con motores dos tiempos. Así se inició Luciano y fue un año muy importante. En Mendoza participó de cuatro o cinco carreras donde las ganó todas.

Ese mismo año el lasherino fue a correr a San Juan, a una competencia donde restaban un par de fechas y cosechó importantes logros. Al año siguiente, cambió de categoría y comenzó a hacer sus primeras experiencias en 60 centímetros cúbicos con motor Iame dos tiempos, siendo una temporada de aprendizaje.

En su segundo año en la categoría, salió subcampeón en Mendoza y también fue a disputar un Argentino de Karting en Buenos Aires en 2017, donde se realizaron tres fechas, pero Luciano asistió a dos, ya que no pudo estar en la última que se realizó en Comodoro Rivadavia. La primera fue en Zárate (Buenos Aires) y se ubicó en el quinto lugar y la segunda en Mendoza, ocupando el sexto puesto.

También participó en una competencia de Rotax en la categoría más chica que es la Micro Max, que sólo se realiza en Bueno Aires, pero después vino una discontinuidad, ya que se interponía con lo que venía realizando en Mendoza ya que coincidían las fechas. Fue entonces que su equipo decidió que fuera local en su provincia, donde salió campeón de la categoría Iame. En 2019, pasó a la categoría Junior, 125 c.c., quedando tercero en el campeonato, siendo uno de los pilotos más chicos y estuvo muy cerca de los dos primeros.

“Estoy muy entusiasmado por esta carrera”

Luciano señaló que “estoy muy entusiasmado por ir a correr este fin semana a la Rotax en Buenos Aires”, para agregar luego como divide su tiempo entre el estudio y el karting: “Durante la semana me dedico a las tareas que me envían por internet. Con este tema de la pandemia está todo frenado, por lo que cuando hay alguna práctica, trato de tener mis tareas de la escuela terminadas con tiempo, para poder ir a entrenar al kartódromo de San Martín”, explicó.

Al respecto, indicó que “pude ir a entrenar los jueves a ese kartódromo y cada jornada de entrenamientos fue de alrededor de tres horas. No fui a los gimnasios para entrenar lo físico por todo esto de la pandemia por indicación de mis padres para evitar la posibilidad de contagios”.

Más adelante, el lasherino indicó que en su pasión por el karting, “mucho tuve que ver mi primo Lucas. Todavía me acuerdo cuando tenía 4 o 5 años cuando el corría en ese momento en karting. En un momento, le dije a mi papá que quería correr, hacer lo mismo que mi primo y así comencé. Tiempo después me compró un karting, empecé a correr y me gustó. Lucas me aconseja mucho y para mi es un muy buen referente, lo que me indica intentó hacerlo porque sabe mucho de automovilismo”, concluyó.

Francisco Figueroa, otra promesa del karting mendocino

Próximo a cumplir 10 años el 6 de este mes, Francisco cursa 4to. grado en el Colegio Fénix de San José, departamento Guaymallén y su familia está compuesta por sus padres Martín y María Inés Sanz y su hermana Lucía, de 13 años.

El pequeño piloto corre en la categoría Micro Max, que es la categoría más chica de Rotax, su chasis es propio, un Tony Kart y también el motor, y corre para el equipo Zaffaroni Kart. Comenzó con su pasión por el karting a los 5 años, cuando su padre Martín le regaló uno.

Desde su equipo de trabajo, recordaron que Francisco fue primero a una pista de karting que había detrás de un reconocido hipermercado mendocino y dio un par de vueltas y allí manifestó que no lo asustaba. A la semana, su padre le regaló uno chiquito usado, que consiguió en Cóndor Moscetta, preparador de kartings en Mendoza, que ha influenciado mucho en la vida deportiva del pequeño piloto”.

A partir de allí, fue dando sus primeros pasos arriba del karting, concurriendo a la pista a probar, con 5 años y medio a girar en el kartódromo, A los 6 años, ya comenzó a participar en categorías oficiales. Empezó en categoría Escuela, en el campeonato de karting de Mendoza. Después se habilitó otro torneo en San Juan por lo que Francisco participó en ambas competencias.

Así el pequeño fue adquiriendo experiencia, primero en categoría Escuela, después al año y medio cambió de chasis y de motor porque subió de categoría, con un motor Iame 60 c.c. que es en el que está corriendo actualmente en el campeonato.

También está probando con un junior, y si bien hasta los 11 años no pueda correr en competencias oficiales, ya tiene su chasis y motor propios para que comience a acostumbrarse, a tomarle la mano y adquirir experiencia, porque no sólo cambia la potencia del motor, sino también la magnitud del chasis, que es más grande y con el va a correr hasta que se retire del karting.

El año pasado, Francisco hizo pretemporada en Buenos Aires con el equipo Zaffaroni Kart, con la idea de correr este año en Mendoza. Comenzó a realizar un fecha en febrero pasado y alcanzó a correr sólo una en marzo, pero luego por el tema de la pandemia quedó todo suspendido y ahora se está retomando con la segunda fecha.

Según su entorno de trabajo, el chico está con muchas ganas de que llegue el fin de semana para correr. Si bien estuvo concurriendo a probar el karting, no es lo mismo que tener un fin de semana de carrera. La adrenalina y los sueños son distintos, uno siempre se sube al karting o al auto de carrera para ganar, está con muchas ganar de recuperar su ritmo, es muy chico y sabe que tiene que continuar aprendiendo, es un camino muy largo y hay que ser muy perseverante y tiene claro que en este deporte, no sólo depende del piloto, está la parte del motor y el factor suerte, son todas variables que está aprendiendo que pueden pasar en cualquier momento de un carrera.

Francisco ya se encuentra junto a su equipo de trabajo en Buenos Aires. La actividad de este jueves y viernes en el kartódromo de Buenos Aires son pruebas libres, no oficiales. El equipo ya sacó turno para poder probar porque la cantidad de karting en la pista es limitada. El sábado se inicia toda la actividad oficial, con dos tandas de pruebas libres, la clasificación, dos mangas, que modifican la final y finalmente la carrera final.

“Tengo ganas de ir para adelante”

El pequeño piloto mendocino, al repasar esta nueva experiencia que se viene este fin de semana, expresó que “tengo mucha expectativas y muchas ganas de ir para adelante, correr más que nada, porque desde principios de año no hemos hecho nada oficial y por eso estoy muy emocionado”.

Más adelante dijo que “con el tema del estudio, mi mamá me dijo que tenía que hacer lo posible para terminar la tarea que me enviaban por internet, menos mal que era poco y loa pude terminar. Además, voy a un lugar que se llama Sportvision, donde me ayudan a concentrarme, a tener reflejos y concentrarme para estar bien y muchas cosas más que me benefician”.

“Los primeros días de cuarentena –dijo-, cuando no se podía salir, yo ya estaba muy cansado, como que me irritaba a estar en mi casa porque no podía salir a ningún lado Yo hago deporte digital desde casa, tengo profesores especiales que me envían rutinas para que haga. Además, hasta hace poco, también salimos junto a mi papa a andar en bicicleta, para tonificar y fortalecer las piernas, los brazos”, concluyó.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail