San Rafael, Mendoza viernes 04 de diciembre de 2020

Dólar, todo un símbolo – Por:.Beatriz Genchi

El dólar estadounidense no es sólo la divisa más utilizada del mundo y la moneda de los Estados Unidos de América, sino que también es la denominación de la moneda oficial de treinta y cinco países más del mundo, lo que lo convierte en el nombre de divisa más popular y extendido del planeta.

Toda la historia empieza con el thaler, una moneda grande de plata que circuló en Centroeuropa a partir de finales del siglo XV. El término hace referencia a la procedencia de su plata de unas minas de Joachimsthal, una ciudad de la región de Bohemia y que hoy, se llama Jáchimov, ubicada en la actual República Checa, aunque por aquel entonces formaba parte del vasto Imperio de los Habsburgo. El nombre de thaler fue extendiéndose por toda Europa con diferentes nombres derivados del original; el rijkddaaler en los Países Bajos, el talar polaco, el tallero italiano o el jocandale francés, entre otros.

Al idioma español llegó en forma de “duro”, denominación de una divisa española muy extendida en el mundo: el “real de a ocho”, una moneda de plata con valor de ocho reales, y que fue mucho más que la moneda oficial en España y los virreinatos americanos durante el siglo XVIII.

El real de a ocho, no sólo era la moneda más fuerte y valorada de su tiempo, sino que gracias al comercio del conocido como Galeón de Manila o Nao de China que operaba entre el actual México y las Filipinas, se convirtió en la divisa más utilizada para el comercio exterior en Asia, especialmente en China. Numerosos hallazgos arqueológicos han encontrado estos Reales de a ocho, españoles en el país asiático. Y allí tenemos ya al “peso duro” o “real de a ocho” convertido en la moneda franca más utilizada en todo el mundo, empleado como la moneda global en el comercio entre continentes.

Tras ganar la larga guerra, los Estados Unidos obtienen su independencia de Inglaterra y se dio la circunstancia que durante la primera etapa el nuevo país no disponía de divisa propia. Mientras solucionaban ese asunto, durante cierto periodo de tiempo se utilizaron de manera oficiosa dos divisas extranjeras que circulaban ampliamente desde tiempo atrás por su territorio. Uno era el Tálero de María Teresa, una moneda de plata también muy popular en todo el mundo, que debe su nombre a la emperatriz María Teresa I de Austria, y que se empezó a acuñar en 1741. Esta moneda fue tan popular que estuvo en circulación en algunas partes del mundo hasta la década de los años cincuenta del siglo pasado.

La otra moneda de curso legal en Estados Unidos era la divisa global más utilizada en el comercio a nivel mundial en aquellos años: el Real de a ocho, al que se le conocía popularmente en Estados Unidos como “dólar español” para diferenciarlo del otro “dólar”, el de María Teresa.

Por fin, en el año 1792, se creó el dólar norteamericano. Y lo hizo a imagen y semejanza del Real de a ocho o dólar español, y durante varias décadas convivieron las dos monedas hasta que en 1857 se ilegaliza la circulación de la moneda española porque ambas, dólar español y dólar norteamericano, tenían el mismo valor teórico y práctico. Un ejemplo claro de la herencia de una moneda en la otra es el valor monetario en Wall Street, donde hasta 1997 los precios de las acciones se medían por octavos de dólar.

Muchos creen que el símbolo del dólar ($) son las abreviaturas de U.S. (United States). Nada más lejos de la realidad. Al real de ocho se le denominaba en Estados Unidos dólar español o “pillar-dollar” (dólar de pilares o columnas), por las dos columnas de Hércules que aparecían en las monedas españolas. La S era la abreviación utilizada para la palabra peso en la correspondencia mercantil desde el siglo XVIII, y las dos rayas representan las Columnas de Hércules, presentes en el emblema de España desde tiempos del Emperador Carlos I, y que simbolizan lo que los griegos definían como el final del mundo conocido: el Estrecho de Gibraltar, y cuyas dos columnas hacen referencia al Monte Musa en África y al Peñón de Gibraltar en Europa.

Otra teoría derivada es que el símbolo del dólar, $, es herencia directa de la abreviación española del real de a ocho: Peso = Ps, dos letras que superpuestas darían el famoso símbolo. Aunque existen otras interpretaciones sobre el origen del símbolo del dólar estadounidense, estas dos que hacen referencia a la procedencia española son las más ampliamente respaldadas y aceptadas por la Oficina de Grabado e Impresión de los Estados Unidos.

En la actualidad con el uso masivo de teclados se ha uniformado y extendido el uso del símbolo del dólar con una sola columna, aunque ambas acepciones son aceptadas y consideradas correctas.

Gentileza:

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail