San Rafael, Mendoza lunes 26 de octubre de 2020

Dólar: consideran que las nuevas medidas apenas moderan presión cambiaria

La venta de dólar MEP se trata de una operación bursátil que surge a partir de la compra de un bono.Sostienen que la delicada situación impondrá, tarde o temprano, una solución draconiana. Seguir aguantando sin hacer nada impondrá mayores costos.

La venta de dólar MEP se trata de una operación bursátil que surge a partir de la compra de un bono.

Cierto es que el mercado financiero vive y respira dentro de su microclima. A veces contaminado o viciado. Donde los ánimos y humores se potencian según las expectativas. Llevándolo, en determinadas circunstancias, a correr por andariveles alejados de la economía real. Pero no menos cierto es que, de alguna forma, es el hisopado de la economía real y del clima político. Así termina siendo la caja de resonancia de la toma de decisiones de familias y empresas.

Lo cual genera un feedback entre ambos que influye en las expectativas de los agentes económicos que, en minutos, pueden pasar de la euforia a la tragedia, y viceversa. La actual crisis cambiaria es fiel reflejo de varios desequilibrios macroeconómicos y sociales, acumulados a lo largo de los últimos años y ahora potenciados por la pandemia y la mala praxis de la política económica. Pero también refleja la creciente incertidumbre económica y política. Porque un dólar paralelo que cotice por encima de $150 es, en términos históricos, un valor de crisis terminal con en los 70, 80 o tras la salida de la convertibilidad. Basta con recordar que apenas unas pocas semanas atrás se celebraba el cierre del canje con los bonistas. ¿Cómo imaginar que después de todo, la brecha cambiaria continuaría en 100%? Sin embargo, algo pasó, amén de las marchas y contramarchas de la estrategia cambiaria oficial. El horizonte, lejos de aclararse, se ensombreció.

Un BCRA vulnerable -e inmerso en una economía estancada y deteriorada- es un botín atractivo para los corsarios financieros. Sino, exagerando un poco, pregúntele a Soros. Las últimas medidas, son como haber puesto a tres “5” picapiedras juntos en el medio campo para aguantar hasta la pitada final. Torcer el rumbo de los acontecimientos requiere audacia e ingenio, y claro, una gran dosis de suerte, que permita recobrar la confianza del sector privado local y externo.

El economista Hernán Hirsch considera el momento actual como “muy complicado” y explica que “este tercer paquete de medidas de contención cambiaria no está logrando revertir la fuerte presión cambiaria, apenas la modera, y habrá que ver si con el bono dólar linked se logra algún resultado positivo”. “Pero este paquete tiene el mismo problema que los anteriores, sigue sin dar respuesta al problema de fondo, que es la inconsistencia entre la política fiscal, monetaria y cambiaria existente y las proyecciones oficiales. No da respuesta al exceso de pesos existente ni tampoco a la emisión monetaria futura”, agrega.

Por su parte, Aldo Abram, director de Libertad y Progreso, recalca que “el dólar no sube porque no hay dólares, como cree el Gobierno, sino porque sobran pesos. El BCRA sigue emitiendo y encima las últimas medidas implican emisión vía Leliq (para dar crédito o comprar bonos dólar linked) porque el que demanda crédito lo hace para gastar”. “Tendremos así más oferta monetaria en un país donde la gente no quiere más pesos. La demanda de pesos seguirá cayendo en 2020 y en 2021, y el peso se depreciará más. La gente busca refugio natural en el dólar y así seguirá. El CCL y MEP sólo tienen un camino de ida, para arriba, y hay que rezar para que no se desmadre”, señala. Sobre la posible intervención del BCRA vendiendo bonos en el CCL y MEP, opina que sacará pesos del mercado y habrá menos depreciación, pero es algo coyuntural, además afectará el precio de los bonos y se perjudica el Tesoro, que tendrá que pagar más tasa cuando salga a buscar financiamiento. Un mal negocio”. Federico Furiase, de Eco Go, afirma que “de fondo seguirá existiendo la presión sobre los dólares paralelos, más allá de la volatilidad puntual que puedan tener esos mercados, y mientras continúe la presión cambiaria seguiremos viendo un Gobierno activo tomando decisiones cada vez más difíciles”.

“Si no hay una señal contundente de ordenamiento de los desequilibrios fiscales y monetarios hacia adelante, todo lo que se haga para evitar un salto discreto en el tipo de cambio oficial frente a una brecha cambiaria del 100% será sólo ganar algo de tiempo, consumiendo stocks (reservas) y retroalimentando las expectativas de devaluación/inflación, es decir, con un costo más alto en el mediano plazo”, sentencia. Advierte que la colocación de bonos dólar linked sólo permite ganar algo de tiempo, al estirar el plazo de los vencimientos en pesos a bajos niveles de tasa de interés, moderar la expectativa de un mayor financiamiento del BCRA al Tesoro en el cortísimo plazo, y bajar la presión en la curva de futuros Rofex, pero con el costo de atar la deuda en pesos a la evolución del tipo de cambio oficial (aumenta la exposición cambiaria de la deuda en pesos).

“Si ese puente financiero no se aprovecha para bajar el déficit fiscal, coordinar expectativas y anclar las variables nominales, probablemente se corra el riesgo de un shock cambiario que fuerce, en el mejor de los casos, el pago de la deuda dólar linked con más emisión monetaria del BCRA al Tesoro, convalidando la inflación reprimida durante el puente financiero y llevando a una aceleración potencialmente inestable en la nominalidad”.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/dolar/consideran-que-las-nuevas-medidas-apenas-moderan-presion-cambiaria-n5138786

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail