San Rafael, Mendoza miércoles 30 de septiembre de 2020

Un amable interrogatorio – Por:.Beatriz Genchi

Los alemanes tenían un interrogador que era tan bueno en conseguir información de los prisioneros que se convirtió en una toda una leyenda. Partiendo de la frase de William Shakespeare: «Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada», no usó la tortura, la crueldad, o cualquiera de las otras técnicas por las que la Gestapo, la policía secreta del régimen nazi, era famosa. Usó algo realmente inusual.

Hanns-Joachim Scharff Gottlob, hijo de un oficial del ejército que cayó en combate durante la Primera Guerra Mundial, creció junto a su abuelo del que aprendió todo sobre el negocio familiar. Para aumentar su experiencia en ventas fue a trabajar en una delegación de la empresa en Sudáfrica. Allí se casó con Margaret Stokes, hija del capitán Claud Harry Stokes, un as de la Primera Guerra Mundial. Era un buen vendedor que sabía cómo manejar a sus clientes.

En 1939, la familia fue a Alemania de vacaciones y allí fue cuando les pilló el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Así que, como ciudadano alemán, fue reclutado por la Wehrmacht para servir en el Heer. Su destino final iba a ser el frente ruso, pero su esposa convenció a los mandos de que el conocimiento fluido del inglés que tenía sería muy importante para que actuase como interprete. Tras diversas vicisitudes llegó a Obergefreiter (cabo primero) realizando tareas de oficina. Aburrido por el tedioso trabajo administrativo, volvió a explicar que su inglés era muy fluido, y que se estaba desperdiciando su potencial. Finalmente recaló en el Centro de Inteligencia y Evaluación de la Luftwaffe en Oberursel en Frankfurt, donde se interrogaban a los miembros de las fuerzas aéreas aliadas que eran capturados, a excepción de los soviéticos, y fue allí fue donde se convirtió en suboficial de interrogatorios.

El observó que las técnicas de interrogatorio más crueles no estaban dando resultado y además la brutalidad le parecía innecesaria. Comentó a sus superiores que, si él estuviera al cargo, las cosas cambiarían. Las cosas cambiaron a finales de 1943, cuando en un accidente aéreo murieron varios interrogadores de la Luftwaffe. De este modo fue puesto a cargo de los interrogatorios a los pilotos norteamericanos capturados. No fue ascendido a oficial, lo que sería normal al tener que interrogar a oficiales, pero se le permitió llevar ropa de civil. Esto impresionaba aún más a los prisioneros de guerra estadounidenses que pensaban que tenía un rango más alto del que realmente tenía, lo que les predisponía ante lo que estaba por venir. Cuando los detenidos llegaban al centro de interrogatorio tenían miedo y estaban confundidos, teniendo en cuenta que además eran mantenidos en aislamiento

Scharff utilizaba una técnica de estimulación de la información que evitaba plantear preguntas directas y presionar para obtener detalles, hacía creer al prisionero que ya lo sabía todo. Así, este pensaba que era inútil ocultar información. Scharff dejaba escapar algunos detalles en una aparente charla informal, que el prisionero confirmaba o negaba, sin ser consciente de que estaba proporcionando información. En una ocasión sugirió una vez a un prisionero que la escasez de productos químicos hacía que las balas trazadoras estadounidense produjeran estelas blancas en lugar de rojas. El prisionero sacudió la cabeza y le dijo que el color blanco era una señal de baja munición. Esto era una información muy valiosa para la Luftwaffe.

Sabía hacerse amigo de los prisioneros, les llevan comida y paseaba con ellos por los alrededores. A veces, incluso los llevó al zoo de la localidad. En una ocasión permitió a un prisionero de guerra probar un avión. A Pesar de todo, ninguno trató de escapar. Cuando el interrogatorio se ponía difícil, les decía que a menos que pudieran demostrar que no eran espías, no tendría más remedio que enviarles a la Gestapo. Todos conocían la mala reputación de la policía secreta nazi y se sentían aterrorizados ante tal perspectiva.

En 1948, fue invitado a los EE.UU. para interrogar a un piloto estadounidense que desertó al Eje en octubre de 1944. Los estadounidenses quedaron impresionados por sus resultados. Su método, que ahora se llama técnica Scharff, ha sido adoptado y se enseña en multitud de servicios de inteligencia de todo el mundo.

Scharff, el interrogador amable, se estableció en EE.UU. y se dedicó al arte de los mosaicos. En el Ayuntamiento de Los Ángeles y el Castillo de Cenicienta en Walt Disney World de Orlando se pueden ver sus trabajos. Falleció en 1992 a los 84 años.

Gentileza:

Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail