San Rafael, Mendoza viernes 25 de septiembre de 2020

Quienes ayudan a respirar – Por:.Beatriz Genchi

En el mundo son pocos los países donde se producen respiradores mecánicos para terapia intensiva. En Sudamérica hay unas 5 empresas y 2 de ellas están en Argentina, precisamente en Córdoba: Leistung y Tecme. Actualmente, ambas decidieron enfocarse exclusivamente en el mercado interno, para lo que triplicarán sus niveles de producción.

Leistung tiene 35 años en el mercado y la gerencia general está en manos de Silvina Grasso, segunda generación en la empresa. Cuenta con una planta en Córdoba y otra cerca de Curitiba en Brasil. En ambas produce máquinas de anestesia, respiradores de terapia intensiva y respiradores de transporte pero en Córdoba tiene un equipo de ingenieros de diferentes especialidades que se encargan de la Investigación y Desarrollo.Tecme surgió En la década del 60, un joven cirujano de tórax y su hermano, entonces estudiante de ingeniería, se instalaron en el garaje de sus padres y lo transformaron en un pequeño taller: se habían propuesto, encarar la fabricación de estos aparatos con sus propias manos. En 1966, luego de varias pruebas, los hermanos Ernesto y Luis Mañá, actuales presidente y vicepresidente de la empresa, lograron el primer ensayo exitoso en humanos en el Servicio de Cirugía de la Cátedra de Tisiología y Enfermedades del Tórax de la Universidad Nacional de Córdoba. Actualmente poseen el 70% del mercado local y exportan a 50 países de todo el mundo.

El pasado 25 de marzo el ministro de Salud, envió una notificación al presidente de Tecme, Ernesto Mañá, en la que le informaba, como autoridad de aplicación del decreto 260, que le permite determinar la distribución de insumos críticos para la atención de la emergencia sanitaria, que a partir de la fecha la compañía no podría “comercializar o entregar equipamiento a destinatario alguno, sin la previa intervención de esta cartera del Estado.”

Desde mediados de marzo las empresas lograron duplicar su producción. Siguiendo las proyecciones, gracias al aumento de personal y de jornadas lograrán cumplir sin problemas con la demanda estatal. “Cuando empezó la pandemia en otras latitudes del mundo, tomamos rápidamente decisiones que nos permitieron escalar la producción. Pero planificar el desarrollo incremental de un producto tan complejo lleva semanas y está sujeto a la entrega de componentes muy específicos para su armado”, advertían desde Tecmec, luego de aclarar que para el ensamblado de un respirador se necesitan 2.700 piezas, algunas de las cuales solo pueden ser adquiridas en el exterior.

La fabricación de respiradores es una tarea muy compleja que requiere de la intervención de especialistas de distintas profesiones: biomédicos, ingenieros, kinesiólogos y técnicos, entre otras. Como este “equipo humano es el pilar de nuestra compañía y el riesgo está siempre latente, hemos tomado todas las medidas necesarias para proteger su salud, implementando los protocolos exigidos por las organizaciones especialistas”. Todos somos conscientes que estamos expuestos ante este virus, pero tomamos todas las medidas recomendadas por los organismos y tratamos de asegurar la higiene en cada fase de nuestro proceso productivo”, aseguran.

“Un respirador es un soporte de vida y por lo tanto debe ser seguro y efectivo para su uso. No hay margen para error alguno y es por ello que cada eslabón de la cadena de producción está regulado y debe ser controlado”, concluyó Patricio Kegaan gerente de marke Tecmec.

Gentileza:

Beatriz Genchi –beagenchi@hotmail.com 
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail