San Rafael, Mendoza miércoles 23 de septiembre de 2020

El desafío de movilizar en pandemia a 40 mil cosechadores

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1580412357385cosecha%20de%20uva.jpgEmpresarios junto al Gobierno trabajan en los protocolos que aplicarán. El gremio que nuclea a los obreros ve con pocas expectativas el traslado y apuesta a la mano de obra local.

Un panorama complicado tiene la cosecha 2021 porque se necesita traer a Mendoza a unos 40 mil trabajadores, aproximadamente, desde el norte del país. La mayor preocupación es cómo migrar a la provincia a tantas personas en medio de la pandemia y las restricciones de circulación que existen.

Si bien faltan unos meses para que en Mendoza se de inicio a la cosecha, los empresarios privados junto con el Gobierno ya comenzaron a trabajar para idear los protocolos sanitarios.

Protocolos sanitarios, en análisis

«Lo primero que hay que hacer es proteger y garantizarles a estos trabajadores las medidas sanitarias en las que trabajarán. Por ello es Salud quien determinará en qué condiciones ingresarán a la provincia, cuánto tiempo y en qué lugar deberán realizar la cuarentena, como así también en qué lugar se alojarán una vez que empiecen con su trabajo», refirió Sergio Moralejo, subsecretario de Agricultura y Ganadería.

El funcionario aseveró que los protocolos ya están siendo analizados y que sólo falta esperar los resultados de las autoridades para ponerlos en marcha.

Por su parte, Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina, agregó que también se deben tener en cuenta las barreras que habrá entre provincia y provincia, las condiciones que tendrán los trabajadores para cosechar, para movilizarse, para almorzar y pernoctar, entre otros factores.

«Son temas que hoy empiezan a preocupar porque antes que nosotros está la fruta. De modo que el tema es muy complejo, hay que prepararse y ver los escenarios con cierto grado de realismo», refirió.

Mano de obra importada vs mano de obra local

Si bien no existe un número exacto, se estima que son unos 40 mil obreros «golondrina» los que llegan desde Jujuy, Tucumán, Salta y parte de Santiago del Estero para realizar la actividad. A ellos se les suman los mendocinos.

El propio gobernador manifestó que uno de los desafíos que tuvo que afrontar en el inicio de su gestión fue el retorno de miles de cosechadores al norte del país. Los trabajadores habían llegado a realizar la temporada 2020.

«Ahora la dificultad se dará en forma inversa. Es que en poco tiempo se requerirán cerca de 50 mil personas para cosechar. Empezarán con el damasco y terminarán con la nuez. Serán varios meses de movilidad interna y de recibir trabajadores de otras provincias, para los que ya se ajustan protocolos», expresó el mandatario.

Este año, el gran dilema es qué pasará si no pueden llegar a Mendoza los trabajadores. Ante eso, desde el sector aseguran que lo que tienen que hacer es incentivar a los empleados.

«Que los trabajadores mendocinos son mal pagos, no es novedoso, es histórico», dijo Alberto Pezutti, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas (SOEVA), quien ante el panorama que se viene, agregó: «Los empresarios deberán mejorar la oferta, de lo contrario será complejo el tema ya que no creo que puedan llegar muchos trabajadores de afuera a realizar la actividad».

Por su parte, Moralejo, manifestó que «a partir de esta pandemia, lo interesante es que, por primera vez, se podrá conocer (en caso de que estén autorizados a viajar) la cantidad de trabajadores que vienen desde afuera a realizar la tarea y cuántos son los de acá«.

Todos los sectores coinciden en que existe el temor de los obreros mendocinos a que, si se ponen a cosechar, pierden los planes sociales o beneficios otorgados por el Estado y por eso no lo hacen. Además, muchos se niegan por lo poco que se paga por ficha.

Ante esto, Moralejo expresó: «Es una realidad histórica y será necesario que tanto los privados como el mismo Gobierno generen incentivos para que se pueda levantar toda la cosecha».

«En la cosecha los obreros no son valorados, no se valora el trabajo del cosechador. Y eso es lo que hoy se debe analizar», agregó Pezutti.

Expectantes con la evolución de la pandemia

De cara a lo que vendrá los empresarios refirieron un halo de esperanza. «Esto implica un mercado laboral nuevo. Seguramente habrá una escaséz de mano de obra, pero la cosecha se levantará como todos los años», dijo Villanueva.

Omar Carrasco, de la Unión Frutihortícola Argentina, aseguró que desde el sector se trabaja en el armado de protocolos, incluso, «se está evaluando el cruce entre provincias. Es decir, la fruta procedente del norte y del resto del país como Corrientes o Entre podría llegar mediante el ferrocarril».

Finalmente, José Alberto Zuccardi, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) expresó: «Estamos trabajando en acondicionar nuestras instalaciones para recibir a la gente que nos ayuda en las épocas más críticas. Es todo novedoso, estamos expectantes con que la pandemia se vaya resolviendo, sin embargo, en el devenir de la situación, se están tomando medidas y recaudos».

Por:Natalia Mantineonatalia.mantineo@elsol.com.ar@mantineon

Fuente:https://www.elsol.com.ar/cosecha-el-desafio-de-movilizar-en-pandemia-a-40-mil-trabajadores

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail