San Rafael, Mendoza domingo 27 de septiembre de 2020

¿Quién sabe de la esclava de Jefferson? – Por:.Beatriz Genchi

Sally Hemings, era la esclava de Thomas Jefferson. Sindicada como su «amante», pero ¿cómo puede ser amante cuando era esclava y una niña? No tenía absolutamente ninguna opción.

Jefferson, autor de la introducción y el preámbulo de la Declaración de la Independencia, debió vivir con la enorme contradicción entre sus ideas y su vida real. Entre su ambición como político, ilustrado defensor de la abolición de la esclavitud y su afición a ciertos placeres terrenales fuera de toda lógica.

Sally Hemings fue heredada por Jefferson de su mujer, Sarah Wayles. En 1787, con el político ya viudo, Sally se instaló en Monticello, la residencia campestre de Jefferson en Virginia.

La madre de Sally fue esclava de su suegro y también se dice violada por aquel por lo que Sally era medio hermana de la difunta esposa de Jefferson. Las obligaciones de la joven incluían mantener ordenadas la habitación y el guardarropa del padre fundador. Desde que comenzó a servirlo hasta 1808, Sally parió varios hijos: Thomas, Beverly, Harriet, Madison, Eston y, al menos, una hija más, fallecida muy de niña.

En septiembre de 1802, un año después de que Jefferson asumiera su primera presidencia, el periodista James Callender publicó en un diario de Richmond una nota donde afirmaba que el presidente mantenía una relación de concubinato con una de sus esclavas, a quien había hecho madre de varios hijos. En 1805, en plena presidencia, se inició el juicio político, elimpeachment (acusación, proceso de destitución), que podía finalizar con su destitución como presidente. Como ocurrió con Clinton 200 años más tarde, el escándalo sexual no afectó a su popularidad. Ganó las elecciones presidenciales por segunda vez consecutiva. Ni el impeachment logró sus propósitos ni la acusación de Callender pudo comprobarse nunca, pero permaneció latente durante casi dos siglos.

Obligado por sus responsabilidades públicas, el presidente pasaba mucho tiempo fuera de Monticello, pero estaba allí durante las semanas en las que, presumiblemente, Sally quedaba embarazada. Los hijos de Sally, todos ellos mulatos, aparentemente se parecían extraordinariamente a Jefferson.

El testimonio del cuarto hijo, Madison, quien, ya anciano, afirmó que su madre había reconocido que Jefferson era el padre de todos sus hijos. El asunto no se zanjó hasta que pudo hacerse el análisis genético de los cromosomas Y de cinco descendientes por línea paterna del primer hijo de Sally, Thomas, y del último, Eston. Publicado en la revista científica Nature hace ahora 20 años, demostró con toda certeza que el presidente había sido el padre de al menos uno de los hijos de su esclava y con mucha probabilidad también de los restantes.

Jefferson no dejó hijos varones reconocidos, así que el cromosoma Y de parte de su familia se obtuvo de cinco descendientes de su tío paterno Field. Como algunas versiones de los defensores de su inocencia sostenían que el parecido entre Jefferson y los hijos de Sally se debía a que eran hijos de sus sobrinos Samuel y Peter Carr, en el análisis se incluyeron los cromosomas de tres descendientes de John Carr, el abuelo de ambos sobrinos de Jefferson.

El estudio demostró que:

  1. a) La combinación de marcadores encontrados en los descendientes del tío Field era sumamente original, porque no apareció en una muestra aleatoria de 2.000 hombres utilizada como testigo.
  2. b) Cuatro de los descendientes de Thomas, el primer hijo de Sally, poseían cromosomas Y característicos de la población europea y no de la africana, lo que sugería la posibilidad de un padre blanco.
  3. c) El cromosoma del descendiente de Eston, el último hijo de Sally, era igual al de los descendientes del tío Field y completamente diferente que el de los descendientes de John Carr. La explicación estaba clara: Eston era hijo de Jefferson, y también era muy probable que lo fuera Thomas.

Hay otras explicaciones posibles, pero ningún dato histórico las apoya. Jefferson tenía un hermano, Randolph, y cinco sobrinos. Todos llevaban el mismo cromosoma Y, así que cualquiera de ellos pudo ser el padre… pero no estaban en Monticello cuando los hijos de Sally fueron concebidos. Después de que Jefferson muriera en 1826, su hija Martha dejó en libertad a Sally. Aunque no ha quedado ninguna imagen de ella, un par de testimonios considerados fiables la describen como una mulata muy guapa. De lo que no cabe duda es de que era muy discreta: murió en 1835 sin haber dicho una palabra al respecto.

Esto no se enseña en las escuelas de Estado Unidos. Es el lado oscuro de la historia. Se supone que se debe considerar a los padres fundadores de USA como grandes hombres, luchando por la justicia y la libertad, guiados por Dios… en realidad, fueron hombres terrenales, simples mortales. Con todo lo que eso implica. Dejando un legado de sangre. Un legado bajo las circunstancias más tristes, y creencias supremacistas blancas que impregnan la sociedad y la cultura de EE.UU., hasta el día de hoy.

Gentileza: beagenchi@hotmail.com

Beatriz Genchi – 
Museóloga – Gestora Cultural – Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail