San Rafael, Mendoza martes 24 de noviembre de 2020

Messi comunica a Koeman que no ve claro seguir y el Barcelona se remite a su cláusula de rescisión

Messi, durante el 8-2 en Lisboa.
Messi, durante el 8-2 en Lisboa. MANU FERNÁNDEZ AFP

El delantero argentino, según avanzó RAC1, ha expresado al técnico holandés que no ve claro seguir. La entidad recuerda que tiene contrato hasta el 30 de junio de 2021, con una cláusula de 700 millones de euros

En el Barcelona ya había sospechas de lo que podía ocurrir cuando Ronald Koeman, nuevo entrenador azulgrana, se reuniera con Leo Messi para saber de primera mano si está dispuesto a liderar la transición del equipo.

No hubo otro resumen del encuentro que la decepción, por mucho que en el club aún piensen que el futbolista seguirá al menos esta temporada. El delantero proseguirá con su periodo de reflexión.

Messi, en silencio desde el 8-2 de Lisboa y que detuvo abruptamente sus vacaciones en La Cerdanya para encontrarse con el entrenador, le comunicó a Koeman justo lo que venían barruntando los directivos azulgrana en las últimas horas. Que no tiene claro seguir. Así lo avanzó la emisora RAC1. Desde el Barcelona se limitaron a señalar que Messi continúa teniendo contrato hasta el 30 de junio de 2021. Y que su cláusula de rescisión asciende a los 700 millones de euros. El entorno del argentino prefirió no valorar el contenido de la reunión.

Uno de los grandes motivos por los que Messi piensa que su época en el Barcelona podría llegar a su fin es la previsible pérdida de varios de los que han sido sus compañeros de viaje. Especialmente Luis Suárez, a quien en el club intentarán dar salida en los próximos días pese a tener también un año más de contrato. El uruguayo, más que un compañero de equipo, es la muleta sobre la que se apoya Messi en su vida personal.

También debería estar Jordi Alba afectado por la purga que pretende llevar a cabo Bartomeu, resguardado tras la icónica espalda de Koeman. El carrilero es otro de los grandes amigos de Messi en el vestuario junto a Sergio Busquets, señalado también en los últimos tiempos y al que se le pretende advertir que su papel en el equipo perderá mucho peso.

En el gobierno de la entidad azulgrana, pese al discurso oficial, hay quien piensa que el elevado salario del futbolista argentino, cuyo coste para la entidad ronda los 100 millones de euros por temporada, condiciona la reconstrucción. No solo eso. Recuerdan fuentes ejecutivas del Barcelona que antes de que Messi detuviera las negociaciones para la ampliación de su contrato ya había sido imposible acercarse a un acuerdo económico respecto al nuevo contrato.

En el club azulgrana, en cualquier caso, se ha vivido el momento con extrema prudencia. Por mucho que la prohibitiva cláusula de rescisión de Messi pudiera impedir una huida, un órdago público del futbolista desarmaría por completo al gobierno de Bartomeu, quien podría pasar a la historia como el presidente que dejó escapar al mejor jugador de siempre en la entidad. De ahí que la principal intención ahora no sea otra que intentar convencer al futbolista de que recapacite y valore la hoja de ruta presentada por el héroe de Wembley.

Koeman, pese a asegurar que su proyecto deportivo pasa por la figura de Messi, también advirtió con contundencia el día de su presentación: «Sólo quiero trabajar con gente que quiera estar aquí».

No es la primera vez que Messi piensa seriamente en su marcha. Tito Vilanova, quien fuera técnico del Barcelona, convenció en 2014 al argentino de que debía continuar. Entonces era el Manchester City quien más lo pretendía.

También tuvo episodios de duda La Pulga durante su devenir con la selección argentina. En 2016 anunció que no volvería a vestir la albiceleste tras perder la Copa América. Luego rectificó. El decepcionante rendimiento del combinado entrenado por Jorge Sampaoli en el Mundial de Rusia en 2018 también dejó tocado al diez. Pasaron nueve meses hasta que volvió a jugar con su selección.

Messi atendió este viernes los argumentos dados por Koeman en cuanto a la necesaria reinvención del equipo. Intentó convencerle el holandés de que su fútbol debe ser guía para la nueva generación de jóvenes. El argentino, sin embargo, rechazó ofrecer por ahora una respuesta definitiva. Observará y actuará en consecuencia.

Fuente: https://www.elmundo.es/deportes/futbol/2020/08/20/5f3ec58821efa051428b45ea.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail