San Rafael, Mendoza miércoles 30 de septiembre de 2020

Por qué la obesidad es tan riesgosa frente al COVID-19 como sufrir una enfermedad crónica

Ya durante la pandemia de influenza H1N1 en 2009 se había advertido un fuerte vínculo entre la obesidad y los malos resultados para los pacientes (Shutterstock)Ya durante la pandemia de influenza H1N1 en 2009 se había advertido un fuerte vínculo entre la obesidad y los malos resultados para los pacientes

Los CDC de los EEUU bajaron de 40 a 30 el índice de masa corporal a partir del que comienza el mayor riesgo de padecer un cuadro grave de coronavirus. Factores hormonales, más receptores AC2 para que el virus entre al cuerpo y resistencia a la insulina, entre los principales motivos

 Desde el inicio de la pandemia por coronavirus se ubicó a las personas con obesidad entre quienes integran los grupos de riesgo para la enfermedad. Esto es, mayor posibilidades de sufrir un cuadro grave o morir en caso de infectarse.

Ya durante la pandemia de influenza H1N1 en 2009 se había advertido un fuerte vínculo entre la obesidad y los malos resultados para los pacientes. Las personas con obesidad también tenían un mayor riesgo de morir durante las pandemias de gripe en los años 50 y 60 también.

Pero, ¿cuál es la causa?

Stephen O’Rahilly dirige la Unidad de Enfermedades Metabólicas del MRC en la Universidad de Cambridge y es considerado uno de los principales investigadores de obesidad del mundo. Y fue luego de pasar una semana en una unidad de cuidados intensivos a causa de una infección por SARS-CoV-2 que comenzó a investigar exactamente qué es lo que tiene la obesidad que hace tan riesgoso el cuadro.

El cambio se produjo después de que un estudio británico de más de 17 millones de personas descubrió que las personas con obesidad severa tenían el doble de probabilidades de morir por COVID-19 que las personas que no eran obesas. Eso fue cierto incluso después de que se tuvieron en cuenta otros aspectos como su edad y sexo. El estudio también encontró que el riesgo aumenta con el grado de obesidad. Cuanto más grande es una persona, mayor es su riesgo de muerte por COVID-19.

O’Rahilly cree que una de las causas proviene del hecho de que la grasa produce y regula las hormonas. “Por ejemplo, las personas obesas producen más de algo llamado proteínas ‘complementarias’, que pueden desencadenar la coagulación sanguínea fuera de control, lo cual es un problema en pacientes con COVID-19 grave”, explicó.

Según los CDC, la obesidad es "un riesgo tan grande como tener un sistema inmunitario debilitado o una enfermedad pulmonar o renal crónica" (Shutterstock)Según los CDC, la obesidad es «un riesgo tan grande como tener un sistema inmunitario debilitado o una enfermedad pulmonar o renal crónica» (Shutterstock)

Las personas con obesidad también tienen niveles sanguíneos más bajos de una hormona llamada adiponectina. Estudios recientes en ratones muestran que la adiponectina protege los pulmones. Además, la adiponectina también ayuda a mantener los vasos sanguíneos limpios y abiertos, por lo que O’Rahilly aseguró que si la persona tiene niveles más bajos para comenzar, “es más probable que tenga inflamación pulmonar durante una infección como la causada por el COVID-19”.

“Entonces, si el interior de los vasos sanguíneos está pegajoso y un virus hace que su sistema inmunológico se vuelva loco y cree más coágulos de sangre, eso prepara el escenario para los bloqueos -analizó el experto británico-. Estos bloqueos pueden causar ataques cardíacos, derrames cerebrales y daño pulmonar, todos los problemas observados en pacientes con COVID-19”.

Para agravar el problema, las personas con obesidad parecen tener más receptores ACE2 en sus células que otras. Los receptores ACE2 son las puertas que usa el virus para infectar las células y luego hacer más copias de sí mismo.

Un estudio reciente encontró que el tejido graso tiene más receptores ACE2 que las células pulmonares. “Más ACE2 puede significar más virus en el cuerpo”, sintetizó Carl Lavie, MD, director médico de rehabilitación y prevención cardíaca en Ochsner Health en Nueva Orleans, quien resaltó que “además de todo eso, hay resistencia a la insulina, que es más común en personas obesas y puede activar aún más los receptores ACE2”.

Un estudio reciente encontró que el tejido graso tiene más receptores ACE2 que las células pulmonares (Shutterstock)Un estudio reciente encontró que el tejido graso tiene más receptores ACE2 que las células pulmonares (Shutterstock)

La insulina es una hormona que es crítica para mantener los niveles de azúcar en la sangre. En la obesidad y en otras afecciones, las células del cuerpo dejan de responder también al mensaje de la insulina para usar el azúcar como energía y extraerla de la sangre y, en su lugar, la almacena como grasa. En respuesta, el páncreas intenta subir el volumen produciendo más insulina. El problema es que la insulina no sólo afecta los niveles de azúcar en la sangre.

“Una de las cosas que afecta es el receptor ACE2 al que se une este virus -dijo Francis Finucane, MD, consultor endocrinólogo del Hospital de la Universidad de Galway en Galway, Irlanda-. Si usted es resistente a la insulina, tiene más receptores para esas proteínas de pico en las superficies de sus células, por ejemplo, en sus células pulmonares”.

Así, “se cree que eso facilitaría la entrada de virus en esas células pulmonares, y que entrarían más virus, y eso crearía una peor infección por COVID-19, y eso explicaría al menos parte de la variación en la gravedad de la enfermedad. enfermedad “, amplió.

Entender las causas fundamentales puede ayudar a los médicos a desarrollar estrategias para ayudar a proteger a los pacientes obesos. “Por ejemplo, hay formas de mejorar la sensibilidad a la insulina relativamente rápido a través de la dieta, la actividad física y las drogas”, concluyó Finucane.

Fuente:https://www.infobae.com/america/tendencias-america/2020/07/21/por-que-la-obesidad-es-tan-riesgosa-frente-al-covid-19-como-sufrir-una-enfermedad-cronica/

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail