San Rafael, Mendoza domingo 20 de septiembre de 2020

Cuarentena, rutina alimentaria… ¿Cómo y qué hacemos ahora? – Por:.Lic. en Nutrición Mamaní, M. Paola

El encierro en casa tuvo sus consecuencias, causó cambios que no esperábamos y formo hábitos alimentarios inadecuados. El consumo de alimentos no saludables aumento de forma considerada en estos meses, bajo la actividad física, los horarios de comidas se descontrolaron y la ansiedad se hizo presente en todos sus aspectos. Encuestas demuestran que las personas disminuyeron el consumo de frutas y aumentó el consumo de panificados. El aburrimiento y la desorientación generaron el famoso picoteo diario.

Muchas de las consultas on-line o presenciales mostraros inestabilidades emocionales que llevaron a un estrés, aumento de peso, complicaciones como la hipertensión o niveles de grasas en sangre altos. Otros descuidaron sus complicaciones durante la cuarentena por lo que necesitaron volver a sus cuidados necesarios acompañados por un profesional que los guiara nuevamente.

Siempre le repito a mis pacientes que se puede volver, nosotros tenemos la decisión y voluntad para poder retomar o arrancar de cero. La salud es primordial, el cuidarse y quererse es necesario para poder avanzar. Tomar las riendas de nuestra vida está en nuestras manos y solo de nosotros depende salir adelante.

Aprender hábitos saludables no es fácil pero tampoco es imposible, con paciencia se pueden adquirir y mejorar la salud de a poco, sigo haciendo hincapié en crear una rutina de horarios alimentarios arrancando con el desayuno. El consumo de agua muy necesario junto con una alimentación variada, comer de manera lenta y realiza actividad física son parte de los pilares para una alimentación adecuada.

¿Cómo volvemos? De manera paulatina, incorporando pequeños cambios que sumen a nuestra vida. Detenernos un minuto para pensar en nuestra alimentación, corregir y mejorar. No crear fobias a ciertos alimentos porque en las redes dicen que son las que “engordan”, no buscar soluciones que prometen bajar de peso en poco tiempo, no dejar de comer y no matarnos en el gimnasio por querer bajar de peso rápido. Cambios bruscos alteran nuestro organismo y se produce un estrés mental que nos juega en contra.

Aprendamos a elegir lo que vamos a comer, siempre con consciencia. Buscar asistencia profesional para guiarnos mejor y buscar actividades de relajación que nos ayuden a canalizar la ansiedad.

Consejos básicos para empezar:

  • Ordenar horarios de comidas (las principales y colaciones), intentando no saltearse las principales.
  • Realizar actividad física al aire libre como caminatas o en un gimnasio con rutinas armadas por profesores de educación física.
  • Comer de manera lenta, de 15 a 20 minutos, sentados.
  • Incorporar todos los grupos de alimentos durante el día.
  • Tomar gran cantidad de agua como tal.
  • Lograr descansar por las noches de 6 a 8 horas de corrido.
  • Realizar controles médicos para un mejor manejo de la salud.
  • Evitar el aburrimiento realizando actividades que nos gusten, distraigan y permitan olvidarnos de la comida.

No olvidemos que nunca es tarde para empezar de cero e intentar hacer mejor las cosas.

Lic. en Nutrición Mamaní, Ma. Paola – MAT: 1516.

Contacto: licmariapaolamamani@yahoo.com

Piüke Especialistas de su Salud www.piukesalud.com.ar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail