San Rafael, Mendoza viernes 18 de septiembre de 2020

Covid 19: Construcción y liderazgo – Por:.Dr Oscar Arrieta

Quiero detenerme antes de continuar en el significado de Construir: “Hacer una obra material, generalmente la que es de gran tamaño, se realiza de acuerdo con una técnica de trabajo compleja y consta de gran cantidad de elementos”

La pandemia Covid 19 ha significado poner en relieve distintas actitudes, situaciones que nos caracterizan como sociedad: inequidades, limitaciones, negligencias, egoísmos, torpezas, diferentes valoraciones de la realidad, virtudes, vicios y por supuesto solidaridad, empatía, compromiso, fraternidad. También hemos podido ver oportunistas buscando beneficios propios por sobre el bien común.

Estamos frente a una oportunidad que como seres humanos podamos construir una nueva sociedad, aprendiendo de los aciertos y errores, hacia un mundo mejor para nosotros y nuestros hijos.

El trazado del mapa y la planificación de esta nueva sociedad, en este contexto deben apoyarse en tres patas, una mesa que logre el equilibrio en la ciencia e institucionalidad. La ciencia médica desde el conocimiento del proceso salud y enfermedad, las ciencias económicas desde el análisis de la matriz productiva y la adaptaciones necesarias para el sustento, y las ciencias políticas para que desde el marco de la institucionalidad y democracia se tomen decisiones priorizando el bien común por sobre cualquier interés particular o sectorial.

El sistema de Gobierno que, insisto como sociedad avalamos y debemos respetar, se constituye por el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Es obligación ineludible, innegable no trasladable de los elegidos por el voto como los designados por éstos, llevar a la comunidad por un camino virtuoso hacia un completo bienestar bio-psico-social y no solo a la ausencia de enfermedad. Utilizo la definición de salud que la organización mundial de la salud nos ofrece porque es oportuna para poner en valor que sin salud no podremos progresar, no podremos ser, no podremos estar ni construir.

 Las decisiones no deben ser apresuradas, no planificadas, que no valoren riesgos, sin control y supervisión. Como sociedad no solo hemos confiado en las instituciones que han diseñado sistemas de atención y provisión de servicios, como lo son el sistema sanitario, judicial, educativo, comercial, por citar algunos, sino también en personas que a través de la legitimación democrática son elegidos para liderar y conducir a través de sus actos de gobierno a la sociedad en su conjunto.

También todo el arco político, desde los oficialistas hasta los opositores están llamados a priorizar su rol protagónico en construir una nueva sociedad más justa, equitativa a los intereses partidarios. No es el momento de que el interés partidario supere la responsabilidad moral ante la sociedad de dar lo mejor de sí ante la oportunidad que tenemos por delante.

Es por ello que en este proceso de construcción, me atrevería a agregar a la definición el concepto de liderazgo. Entiendo que es un requisito indispensable, tanto como la técnica misma, como la incorporación de todos los elementos constituyentes de nuestra sociedad. La ausencia de la definición de procesos claros, que la comunidad pueda ver en ellos la solidaridad, fraternidad, compromiso con el otro, hace que surjan líderes negativos cuyas voces apuntan al desorden, al sostenimiento de actitudes dañinas que no solo nos alejan de ese ideal de bienestar global, sino que eternizan un sistema enfermo y enfermante.

Negar el poder de daño del virus ya sería un acto irresponsable como lo sería no trabajar para lograr un equilibrio hacia el bienestar global. La pandemia Covid 19 cambió nuestra realidad, es obligación de cada uno de nosotros, de las Instituciones Públicas, de los funcionarios estar a la altura que los acontecimientos nos exigen.

Gentileza: 

Dr Oscar Arrieta

MP 7710

Mail: drarrieta@piukesalud.com.ar

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail