San Rafael, Mendoza domingo 29 de noviembre de 2020

Recomiendan no volver a viejas cláusulas en la reestructuración de la deuda

 El informe recuerda la disputa entre los holdout de la Argentina y la crisis de deuda de Grecia como muestras de los problemas que se pueden presentar entre los acreedoresEl informe recuerda la disputa entre los holdout de la Argentina y la crisis de deuda de Grecia como muestras de los problemas que se pueden presentar entre los acreedores

Desde el Club de París desalentaron la búsqueda de acuerdos con cláusulas que compliquen la reestructuración. Para eso tomaron en cuenta los casos de Argentina y Grecia.

Entre las propuesta que recibió la Argentina de sus acreedores, un grupo de bonistas planteó volver a incluir las cláusulas de emisión de los bonos vigente en 2005 para los nuevos títulos que emita el país. 

El gobierno nacional rechazó este pedido y la postura fue reivindicada en la última memoria anual del Club de París, en donde se señala que las nuevas cláusulas de acción colectiva para los acreedores establecidas en 2014 fueron diseñadas para evitar retrasos en las reestructuraciones y riesgos al sistema financiero global, de acuerdo a la opinión de Leland Goss, Director General de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales. 

Este fue uno de los puntos en discusión entre la Argentina y el denominado Grupo Ad Hoc. En su última oferta, este club de acreedores solicitó volver a las cláusulas de los Bonos Indenture (escritura) 2005. Esta posibilidad fue rechazada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en declaraciones efectuadas la semana pasada en el marco de una exposición ante el Council of Americas.

Hoy, el Club de París difundió su memoria anual y recuerda que hace seis años la Asociación Internacional de Mercados de Capitales publicó una forma estándar de cláusulas de acción colectiva («CAC») junto con una nueva fórmula pari passu y cláusulas de compromiso de los acreedores actualizadas para su uso en nuevos contratos de bonos soberanos.

Según Goss, director de esta asociación recuerda que fue un gran esfuerzo grupal con apoyo del sector privado, así como del Grupo de los 20 (países más desarrollados), el Fondo Monetario Internacional, el Banco de Francia, el Club de París y el Tesoro de los Estados Unidos, entre otras organizaciones.

Las cláusulas pari passu han sido adoptadas por los gobiernos de todo el mundo en aproximadamente el 90% de todas las nuevas emisiones de bonos soberanos.

Los nuevos términos de los contratos surgieron en respuesta a la acción de los acreedores holdout (es decir que no ingresan a las renegociaciones) y “su capacidad de frustrar y potencialmente derrotar a la reestructuración de una deuda soberana que de otro modo sería exitosa”, sostiene el directivo.

Precisamente, el informe recuerda la disputa entre los holdout de la Argentina y la crisis de deuda de Grecia como muestras de los problemas que se pueden presentar entre los acreedores y que “podrían retrasar reestructuraciones, así como tener implicancias sistémicas para el sistema financiero global”.

Cabe recordar que el Club de París se trata de una agrupación informal de 22 naciones acreedoras de países cuyo papel, declaran, es encontrar soluciones ordenadas y sostenibles para las deudas soberanas. Se conformó en 1956 y desde entonces implementó 451 tratamientos de deuda, cubriendo 90 préstamos a países – incluyendo la Argentina – y créditos totales de más de 587.000 millones de dólares.

Fuente:https://www.ambito.com/economia/deuda/recomiendan-no-volver-viejas-clausulas-la-reestructuracion-la-n5113579

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail