San Rafael, Mendoza viernes 04 de diciembre de 2020

Neuropatía diabética – Por:.Dr Eduardo Bosio

Desafortunadamente, cuando se deja librada a su evolución natural, la diabetes -en cualquiera de sus tipos- afecta a prácticamente la totalidad de tejidos, órganos y sistemas del cuerpo humano. El sistema nervioso no está exento de esta situación, y su compromiso tiene la particularidad de manifestarse de una forma doblemente nociva en lo que a las extremidades (sobre todo a los pies) se refiere: por un lado, mediante la pérdida de la denominada sensibilidad protectora; por otro, mediante la aparición del dolor neuropático.

Sensibilidad protectora es, tal como su nombre lo sugiere, la aparición de una sensación dolorosa cuando el organismo es estimulado para tal fin. Un claro ejemplo sería el pisar un clavo que atraviese el calzado y lastime la piel.

El estímulo  que el pinchazo provoca es una alerta para, en primer lugar, retirar el pie del objeto –esto mediante reflejo- y, en segundo lugar, hacer consciente al cerebro de la existencia del daño          –proceso de naturaleza cognitiva- y a partir de allí tomar las medidas necesarias (curaciones, vacunación antitetánica si correspondiese, antibióticos si correspondiesen etc.) Este mecanismo protector, al verse disminuido o directamente abolido en los diabéticos mal controlados, los predispone a no percibir estas lesiones –fundamentalmente en los pies- o hacerlo cuando ya presentan complicaciones que, en no pocos casos, pueden llevar incluso a amputaciones.

Por dolor neuropático en tanto, nos referimos a lo contrario de lo anterior: a la aparición de una sensación dolorosa –de intensidad variable- que no cumple ninguna función protectora, ya que aparece sin estímulo desencadenante, y que si provoca una gran disminución en la calidad de vida del paciente. Este tipo de dolor puede ser descripto como “descargas eléctricas”, “puntadas”, “quemazón”, “ardor”, etc.

Estas dos entidades clínicas –la pérdida de la sensibilidad protectora y la aparición de dolor neuropático- pueden o no darse simultáneamente. No obstante si está claramente demostrado que, en  ambos casos, el principal predictor de su aparición es el mal control glucémico.

Por lo expuesto resulta imprescindible una vez más, destacar que mantener los parámetros de laboratorio (HbA1c y glucemia fundamentalmente) dentro de valores aceptables, determina cuánto daño hará la diabetes a quien la padece.

Gentileza: 

Dr Eduardo Bosio

Médico – MP 13706 (Ministerio de Salud de Mza.)

Miembro de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD)

Piuke Servicios de Salud

www.piukesalud.com.ar

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail