San Rafael, Mendoza viernes 04 de diciembre de 2020

El gobierno de los monjes flagelantes – Por:.Rogelio López Guillemain

“Los dictadores son libres sólo ellos. Pero esclavizan al pueblo.”

Sir Charles Chaplin

 “Esclavo es aquel que espera por alguien que venga y lo libere.”

Ezra Pound

Uno de los medios a través del cual la peste negra (siglo XIV) se transmitió de pueblo en pueblo, fue a través de los monjes flagelantes.  Estos, durante 33 días (la edad de Cristo), realizaban peregrinaciones que conectaban diferentes aldeas mientras se  flagelaban (azotaban) en señal de penitencia por los pecados propios y ajenos, al tiempo que oraban para que Dios los perdonara y alejara el fin del mundo o Apocalipsis anunciado por el Beato Joaquín de Fiore.

A medida que aumentaba el miedo por la peste, las procesiones se multiplicaron y a ellas se sumaron, no sólo personas de buena fe, sino también delincuentes; quienes vieron la posibilidad de sacar un rédito personal a la situación robando y engañando a creyentes desesperados.

Las ratas acompañaban a estos peregrinos y acarreaban pulgas portadoras de la peste, estas bebían sin esfuerzo alguno la sangre de las heridas producidas por los látigos en las espaldas de los monjes.

En pleno siglo XXI y en la Argentina, se repite un mecanismo de transmisión intra e intercomunitario similar al de otrora; y como entonces, entre los responsables de los contagios hay personas de buena voluntad y también hay delincuentes.

Los médicos en nuestro país son muy mal pagos (en realidad todo el personal de salud lo es), consecuentemente, estos deben realizar procesiones diarias por distintos centros de salud (y geriátricos) para poder conseguir una rentabilidad apenas digna y para nada justa, como retribución por sus servicios y por sus años y años de estudio y preparación.

El sistema de salud ideado e impuesto por el estado y sus leyes corporativas, leyes que esclavizan al médicos bajo el yugo de las obras sociales sindicales, prepagas y clínicas; generó la necesidad de una peregrinación por el mango y con ello, uno de los mecanismos por los que, por ejemplo, se transmitió el Covid-19 a los geriátricos.

Pero no es a los profesionales de la salud (víctimas del sistema sanitario, de la corrupción política y sindical y del ninguneo empobrecedor que padecen en Argentina aquellos que abrazan profesiones vocacionales) a quienes dedico estas líneas.  Este escrito pretende despertar, en cada uno de nosotros, al ciudadano dormido; al argentino que está dejando que un grupo de infames parásitos abusen de nuestra patria y de sus libertades individuales.

Mansamente nos dejamos encerrar en nuestras casas y aceptamos en silencio y sin pensar el mantra es por tu bien y el de todos los argentinos”.  El sacrificio al que nos enfrentábamos en aquel momento era enorme, el costo en pobreza, desocupación y hambre incalculable; y aun así nos dispusimos a pasar dos semanas encerrados en nuestras casas.

Pero esas dos semanas se transformaron en dos meses y, por lo que parece, este confinamiento aún no tiene fecha de finalización.  Cada día crece más la dependencia de los argentinos para con la limosna estatal, esa que los misericordiosos políticos reparten y por medio de la cual van minando el espíritu de las personas y van sumando a sus filas a quienes se rinden y dejan de pelear.  No todos están dispuestos a dar la batalla en defensa de la libertad, algunos (quizás muchos) se han rendido, se han resignado a ser esclavos y han vendido su independencia a cambio de algunas monedas de cobre llamadas “seguridades”; elección que entiendo pero no comparto.

Así pasan los días y mientras nos dicen que no nos reunamos con nuestros seres queridos, que no salgamos a trabajar, que nos tapemos la boca (no solo para no contagiarnos sino para callarnos), que no socialicemos ni nos abracemos; los políticos recorren la Argentina como lo hicieron los monjes flagelantes, hablan sin tapabocas (simbólicamente ellos son los únicos que pueden hablan) y se abrazan con sus cómplices ante las cámaras descaradamente.

Aquellos que nos oponemos a la sumisión y que levantamos en alto las banderas de los derechos humanos (vida, libertad y propiedad privada), somos declarados contrarios al interés general, enemigos del pueblo y promotores de la pandemia, somos casi los ángeles de la muerte.

Quien quiere trabajar es perseguido por el poder, quien opina distinto es censurado por la policía del pensamiento (ciber-patrullaje) y quien se opone a este atropello a la libertad, es difamado por aquellos periodistas que viven de la pauta oficial, chupamedias de sus amos políticos.

Los mismos periodistas que se llenaron la boca con la “desaparición” de Maldonado y que hoy callan los desaparecidos del gobierno, periodistas que hacen la vista gorda o apenas hacen referencia a la corrupción en la compra de fideos, a la liberación de los políticos que se robaron el país y a la de violadores, ladrones y asesinos comunes.  Periodistas que no te dicen que los “defensores de los más necesitados” hunden aún más y más en la ignorancia y en la miseria a quienes ya viven en la pobreza; periodistas que son una lacra inmunda, verdugos ideológicos del espíritu crítico a sueldo del Cesar de turno.

Debés saber que nadie va a salvarte, no va a aparecer un “Mesías” que te rescatará y que destruirá el Mal, esos héroes que supimos tener en la Argentina de la independencia se extinguieron y hoy solo viven en las películas.

Nadie te salvará más que vos mismo.  Pero tampoco podrás hacerlo solo, debemos hacerlo juntos.  Juntos, todos y cada uno de nosotros, debemos desatar La Rebelión de los Mansos.

Gentileza:  Rogelio López Guillemain – rogeliolopezg@hotmail.com

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail