San Rafael, Mendoza jueves 03 de diciembre de 2020

Dos oportunidades para exportar más carne a China «Pollo y Cerdo»

Esteban Turic, CEO de Biogénesis Bagó, destacó que la Argentina creció fuerte en los embarques de cortes bovinos al gigante asiático y avisó que hay un enorme potencial para aprovechar con la pechuga y la bondiola.

El CEO de Biogénesis Bagó, Esteban Turic, conoce en profundidad el mercado de carnes de China: vivió allí cuatro años para desarrollar la planta de vacunas contra la aftosa que el laboratorio argentino construyó en el gigante asiático. Está convencido de que la Argentina tiene una gran oportunidad para exportar más cerdo y pollo; y aprovechar mejor el principal destino de la carne vacuna que se cría y engorda en el país.

 “La peste porcina africana los golpeó muy fuerte a los productores porcinos en China. La aftosa tiene una letalidad importante en los cerdos, por eso construimos la planta de vacunas, pero cuando entra la fiebre porcina en una granja mueren casi todos los animales y los que quedan vivos hay que sacrificarlos”, contó Turic en el ciclo de conversaciones online de Expoagro, que se transmite cada semana por Instagram.

El experto en sanidad animal recordó que en el gigante asiático todavía discuten si la peste porcina ingresó desde Rusia o si la fuente fueron los cerdos salvajes que luego contagiaron al rodeo de granja. Más allá del debate los números son contundentes: en el 2017, en China había 44 millones de madres, que pueden producir en los establecimientos más tecnificados entre 23 y 27 lechones por año.

Con la fiebre porcina, el número de madres cayó a 20 millones, menos de la mitad, y con un mayor impacto en las granjas pequeñas y medianas. “Además, la enfermedad no tiene vacuna y sigue circulando por el país”, advirtió Turic.

Para comprender cómo organiza China la producción de carne de cerdo, es clave recordar que hay un “top ten” de empresas productoras de una escala gigantesca. “Esas diez empresas, que están diversificadas en otros rubros (pollo y acuicultura), producen lo mismo que Estados Unidos en un año y el doble que Brasil”, precisó. En esas empresas, las condiciones de bioseguridad son muy altas y por eso los golpeó mucho menos la fiebre porcina.

Lo importante es que ahora China consume todo el cerdo que produce y es un importador mucho más importante. “Lo podríamos aprovechar con aves y cerdos, de la misma forma que lo hacemos con la carne vacuna. El consumo de carne de cerdo, además, es una preferencia en Asia y está en la mayoría de los platos tradicionales. Es como el asado en la Argentina. Y lo bueno es que en el país hay muy buenas condiciones para la producción porcina”, insistió Turic.

Repuntar en la cría

En la charla, que coordinó Diego Abdo -gerente de Comunicación de Expoagro-, el CEO de Biogénesis Bagó también advirtió que en la producción ganadera argentina se da un paradoja: hay productores de punta, con un alto grado de adopción de tecnología, que logran índices de destete superiores al 90% en planteos de alta eficiencia, pero el promedio país está lejos de ese nivel y oscila entre el 63% y 67%.

Para el experto en sanidad animal hay cuatro pilares para cambiar esta historia: sanidad, nutrición, reproducción y genética. Y se necesita el asesoramiento profesional para alinear estos cuatro ejes y lograr un esquema que se acerque a la frontera productiva. “En la Argentina están las mismas herramientas productivas que en los países que logran los índices más altos de eficiencia ganadera”, planteó.

El último tema que se abordó fue el potencial que tiene la ivermectina para bloquear la reproducción del virus del covid. Turic, que tiene un doctorado en farmacología veterinaria, recordó que un grupo de investigadores de Australia hizo una prueba con ivermectina en condiciones in vitro y descubrió que era capaz de bloquear la reproducción del virus dentro de las células. “Es importante pero hace falta demostrar que este efecto se puede reproducir en una persona de carne y hueso”, advirtió.

Como contó Clarín, a principios de mayo la Anmat autorizó un ensayo clínico con ivermectina en la Argentina (participan expertos del Conicet, de universidades y también médicos y laboratorios) y también se están realizando en otros lugares del planeta. En el caso de que la molécula funciona con el covid, podría ser una herramienta para tratar a las personas recién infectadas -explicó Turic- porque lo que hace es bloquear la reproducción del virus.

“Si el ensayo funciona, quizás no sólo es una alternativa de tratamiento al comienzo de la infección y se puede pensar como una barrera química contra el virus para el personal de salud, que está más expuesto. Pero por ahora es una idea y hasta que avancen los ensayos clínicos hay que ser prudentes”, concluyó.

Fuente:https://www.clarin.com/rural/pollo-cerdo-oportunidades-exportar-carne-china_0_jTg5nijmA.html

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail