San Rafael, Mendoza sábado 05 de diciembre de 2020

Cuando un crucigrama pudo acabar con el Día D – Por:.Beatriz Genchi

El 2 de mayo de 1944, en un crucigrama del diario británico Telegraph apareció la palabra «Utah» bajo la definición de «One of the U.S.» (Uno de los Estados Unidos) y el día 22 se lee en las mismas condiciones, «Omaha». Esas simples palabras alertaron a los servicios de espionaje británicos. Parecía una casualidad, pero cinco días después, en otro crucigrama del mismo diario apareció otra palabra clave: «Overlord», el nombre que llevaba la operación aeronaval del Día D. Las palabras aparecidas días antes hacían referencia a dos de las playas donde desembarcarían las tropas norteamericanas.

Los preparativos para realizar el desembarco en Francia se llevaban con el más hermético de los secretos y la aparición de esas palabras tenía que ser una brecha de seguridad que podía alertar a los alemanes, que se encontraban al otro lado del Canal de la Mancha.

Desde el Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) se ordenó vigilar estrechamente al autor de los crucigramas, llamado Leonard Dawe, un profesor que daba clase en el Strand School, en Effingham, Surrey, una zona en la que se encontraba una base militar aliada, donde se estaban preparando para el Día D.

En meses anteriores, las palabras de: «Juno», «Gold» y «Sword», otros nombres de playas del desembarco, habían aparecido pero no habían despertado ningún interés al ser palabras comunes en los crucigramas.

Mientras se vigilaba e investigaba minuciosamente a Dawe, Volvieron a aparecer dos palabras en sendos crucigramas del Telegraph: «Mulberry», el nombre de los puertos artificiales que se utilizarían en las operaciones del desembarco y «Neptuno», el nombre de la operación Naval que apoyaría a las tropas de desembarco. Una o dos palabras podía ser casualidad, pero cuatro parecía imposibles.

Al parecer, Dawe utilizaba a sus alumnos para recolectar palabras interesantes para incluirlas en sus crucigramas. Curiosamente uno de esos alumnos recolectores de palabras tenía acceso al despacho de un oficial del campamento militar cercano al instituto Strand. Aquel muchacho se sentía deslumbrado por los militares y su lenguaje. Así que las palabras que le resultaban más excitantes las apuntaba y después se las proponía al profesor, pero este dato no se supo hasta cuarenta años después a través de aquel ex alumno llamado Ronald French.

Tras el interrogatorio y las pesquisas realizadas por los servicios secretos, se determinó que era una casualidad que no tenía explicación y el profesor Leonard Dawe fue exculpado de lo que se llamó «la alarma del crucigrama».

Como ya es sabido, el desembarco de Normandía se llevó a cabo el 6 de junio de 1944, sin brechas en la seguridad y el profesor Dawe siguió haciendo crucigramas después de aquel histórico 6 de junio de 1944.

Gentileza. Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail