San Rafael, Mendoza jueves 03 de diciembre de 2020

Argentina ya está en default con el Club de París: no se pagaron u$s2.100 millones

 Argentina ya está en default con el Club de París: no se pagaron u$s2.100 millonesEl organismo mantendrá el estatus de incumplidor por segunda vez en menos de 20 años. La regularización del pasivo quedó atada a la futura negociación con el FMI.

Es un caso inédito (por lo negativo) en la breve historia de la entidad, luego de haber dejado de pagar los compromisos en 2001 tras la libertaria declaración de default generalizado de Adolfo Rodríguez Saá del 22 de diciembre de ese año. Luego, bajo la gestión del entonces ministro de Economía Axel Kicillof, el país regularizó en mayo de 2014 la relación con la negociación de un nuevo plan de pagos, que en mayo de 2019 volvió a incumplir el Gobierno de Mauricio Macri y que ahora el país ya oficializó como default.

Esto se debe a que pasaron ya 30 días desde el viernes 5 de mayo, día en que Argentina debía girar al Club de París unos u$s2.102 millones, correspondientes al pago final del acuerdo que había negociado Kicillof como ministro de Economía de Cristina de Kirchner; cerrando, en ese momento, el penúltimo foco de deuda impago que mantenía el país desde fines de 2001. Sólo restaba terminar con el “juicio del siglo” con los fondos buitre, que recién cerró en abril de 2016 con Alfonso Prat Gay como ministro de Economía y Finanzas.

El organismo ya sabía desde febrero de este año que Argentina no cumpliría con el compromiso. El 5 de ese mes declaró desde Roma, con el papa Francisco y la titular del FMI como testigos directos, que “la Argentina pagará tasas de interés del 9% de la deuda de 2020 a 2021 con el Club de París, y eso no sólo es insostenible, sino que también marca un anclaje muy importante para el resto de la reestructuración. Definitivamente, no es pari passu lo que estamos tratando de hacer; entendemos las complejidades del Club de París, pero si vamos a hacer las cosas bien, también necesitamos cooperación”. Guzmán se quejaba ese día abiertamente por las condiciones del acuerdo que había negociado Kicillof en mayo de 2014, cuando por una deuda de unos u$s9.700 millones, el Club de París le aplicaba una tasa de interés de 9% para el nuevo plan de pagos, un nivel considerado muy elevado contra el 4% de promedio para créditos de países emergentes en aquellos tiempos. Esa tasa de interés se aplicó en realidad desde mayo de 2019, cuando Argentina no pagó el capital del plan de pagos negociado en su momento por Kicillof, y liquidó sólo intereses.

Según el contrato firmado en mayo de aquel año, si el país no cumplía en tiempo y forma con los pagos, el interés que debía liquidar sería de 9%. Decidió en su momento personalmente Mauricio Macri, con Nicolás Dujovne como ministro, no pagar la totalidad del vencimiento (el último del organigrama de pagos), y ahorrar unos u$s1.900 millones, dinero clave para sostener el plan cambiario en momentos de corridas. El no haber pagado en 2019 ese vencimiento implicó que la deuda aumentara radicalmente de los u$s9.000 millones originales a unos u$s9.900 millones. O, dicho de otro modo, en un año el país aumentó su deuda en unos u$s900 millones por ahorrarse u$s1.900 millones. Ahora, luego del nuevo saldo impago, se teme que el Club de París vuelva a aplicar el mismo castigo y se deban unos u$s900 millones más, con lo que la deuda pasaría a los u$s10.800 millones. Unos u$s1.800 millones de más; casi el mismo dinero (u$s2.100 millones) que el Gobierno de Mauricio Macri quiso ahorrar no pagando en mayo de 2019.

La tarea de Martín Guzmán será ahora evitar que eso ocurra, y que el pasivo con el Club de París se mantenga en unos u$s2.100 millones, parando el reloj indexatorio en mayo de 2019. Por ahora, desde el organismo internacional se lescerraron las puertas al país para rearmar negociaciones directas. Si bien la aclaración no se hizo formal, fuentes del Gobierno argentino aseguran que desde Europa se le informó al Ministerio de Economía que el tema volverá a ser tratado en alguna reunión oficial del Club durante el segundo semestre, sin tiempos claros ni precisos.

Más extraoficialmente se les afirmó a los negociadores de Martín Guzmán que los países miembros quieren esperar a que Argentina avance y cierre un acuerdo con el FMI, lo que sucederá luego de terminar la ya larga historia de negociaciones con los acreedores tenedores de bonos emitidos bajo legislación internacional. Sumando meses, sería imposible tratar el pago de los u$s2.100 millones antes del último trimestre del año. Si hay acuerdo, será entonces para fin de año.

Lo que en realidad quieren esperar los miembros del Club de París es conocer los números de la Argentina que el “board” del FMI analizará formal y oficialmente cuando el país negocie con el organismo que maneja Kristalina Georgieva. En ese “board” están prácticamente los mismos funcionarios de los países miembros del Club de París, con lo que cuando llegue el momento de discutir el pago de los u$s2.100 millones, los que voten el nuevo acuerdo conocerán de primera mano la realidad de la economía argentina a través de una fuente inmejorable: los técnicos del Fondo que fiscalicen los números macro del país a través de la aplicación de un artículo IV.

Por Carlos Burgueñocburgueno@ambito.com.ar

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail