San Rafael, Mendoza martes 20 de octubre de 2020

Se definió el precio del “barril criollo” para equilibrar la producción, el empleo y las regalías

Luego de dos meses de pedidos y de trabajo conjunto entre Nación y provincias petroleras, se logró llegar a un precio de US$ 45 el barril de petróleo. La medida permitirá conservar más de 7 mil empleos y garantizar las regalías para Mendoza. No subirán los combustibles.

Se conoció finalmente el decreto que define en 45 dólares el precio del barril “criollo”, es decir, el argentino. Fue tras una serie de reuniones virtuales entre el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, y el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú, con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, el subsecretario de Hidrocarburos de la Nación, Juan José Carbajales, y empresas del sector como Vista Oil & Gas, Pluspetrol, ExxonMobil, YPF, Shell, Tecpetrol y PAE.

Esta medida no acarreará aumentos para los consumidores, pero alivia tanto a provincias como a productores de los vaivenes provocados por las guerras comerciales que comenzaron en marzo y que bajaron el precio internacional del barril a mínimos históricos.

Este acuerdo no es un subsidio a las provincias ni implicará variaciones de precios. Simplemente ayuda al sector hidrocarburífero de Argentina ante los vaivenes internacionales producidos por cuestiones ajenas a nuestro país, sobre todo guerras comerciales entre grandes potencias, y permite al Estado seguir recaudando en un escenario complejo como es la pandemia mundial de coronavirus.

Cabe recordar que el derrumbe internacional produjo un desajuste en las inversiones de explotación y exploración. Pero el panorama era aún más sombrío si no se llegaba a un acuerdo: podía traer aparejados despidos y suspensiones de personal, además de una baja abrupta en las regalías que reciben las provincias como Mendoza y que son una parte importante de la financiación del Estado.

Por eso, en los encuentros participaron todas las provincias productoras, incluso las que tienen la industria desarrollada a pequeña escala, como Formosa.

“Estaban en juego 7.500 empleos directos de personal de operadoras y prestadoras petroleras. Veníamos trabajando desde hacía dos meses para lograr un barril criollo que sostenga el empleo y las regalías. Entendemos que para el contexto el precio equilibrio puede ser una buena salida hasta tanto tengamos una nueva normalidad”, explicó Guiñazú.

“Esto además significa un avance más previsible para el cálculo de regalías, teniendo en cuenta que habrá una perspectiva más alentadora cuando se recupere la demanda interna de combustibles luego de la crisis de COVID-19”, remarcó el subsecretario.

Este precio, que se fijará por decreto, garantiza además un flujo de trabajo, inversión y producción, y asegura que Vaca Muerta, una de las principales apuestas de Mendoza y Argentina, siga con su plan de obras.

La medida cuenta con el aval de los sindicatos, ya que había puestos de trabajo en juego y se corría el riesgo de paralización total del sector. A cambio, las empresas se comprometen a mantener el ritmo de producción y los empleos afectados a todas las instancias del sector hidrocarburífero.

Este alivio a las provincias además eliminará un esquema de retenciones a las exportaciones que resultaba distorsivo. “Era un esquema que penalizaba de forma distorsiva la producción”, explicó Guiñazú.

Otra medida complementaria será la prohibición de importar cuando exista en el mercado local disponibilidad de producto o capacidad efectiva de procesamiento y la fijación de un “precio tope” a las naftas y gasoil vigentes al 31 de marzo pasado, y aplica precios máximos de referencia de venta de gas licuado de petróleo envasado.

El “barril criollo” tendrá vigencia desde la fecha de publicación en el Boletín Oficial hasta el 31 de diciembre, excepto que la cotización del Brent -el precio internacional del petróleo- supere los US$45 durante diez días consecutivos.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail