San Rafael, Mendoza martes 02 de junio de 2020

Pandemia Cotidiana 4 – Por:.Susana Vargas

Poné la basura en “tu” lugar

¿Alguien se acuerda de una revista que mandaba a sus cronistas a “secuestrar”as bolsas de residuos de los famosos para que un

fotógrafo capturara el testimonio de sus secretos más íntimas?

Desnudaban las vidas de divas y personajes a través de marcas de cigarrillos, envases de bebidas alcohólicas y dulces que denotaban vicios ocultos. Y otros tantísimos etcéteras que eran publicados a todo color y en el mejor papel satinado.

¿Una infamia o una idea creativa? Directamente fue un boom y aquellas notas hicieron furor y la revista se vendió como pan caliente para el “chusme-chusme” de muchos que afirmaban a viva voz que “¡Nooo! ¿Cómo te pensás que voy a mirar esa basura?” Hmmm…no te creeré ni aún en el más lejano recuerdo.

Cuando medió la ley…chau basura con coronita y la revista metió violín en bolsa y a otra cosa mariposa.

Pero pensando en leyes y derechos ¿Será la falta de curiosidad por conocer el destino de los residuos, que la gente abandona su mugre sin pensar a las manos de quien irá a parar? Porque la costumbre es ABANDONAR la roña afuera y adonde caiga, ¿Viste?

Mirá, te lo grafico: Como al boleo Así…Y Paf! La bolsa que devuelve como una explosión casi sorda al llegar a su destino. Y la puerta de la casa desde donde fue tirada…que se cierra como subrepticiamente… “casi como rápido” para que el depósito no me quede entre las culpas por la macana que me mandé…

Como ese perro muerto en una bolsa que se pasó un mes atrás del primer árbol de la Plaza Roca de Avenida Espejo en la intersección con Belgrano.

“Ah! No sabemos quién lo dejó…” decían en el barrio entre miradas perspicaces… Pero el olor nauseabundo llegó al clímax cuando abarcó a los del mismo barrio que no hicieron otra cosa que ponerle las quejas a la municipalidad. Pero ésta no tuvo la culpa, porque la bolsa negra estaba escondidita atrás del árbol. Y no se veía…

¡Vaya picardía! ¿Es que no sabemos acaso que en los basurales hay personas que esperan la llegada de lo descartado para recuperar cosas que les pueden servir y hasta hacerse de alguna platita para seguir tirando?

Nada más conveniente que la ausencia de ojos ajenos para hacer de lo que nos sobró, una mezcla informe de verduras crudas, cocidas, restos varios… Cremas de cualquier origen pudriéndose desde hace varios días, caca de perro y pañales con toda la carga… sin envolver.

TODO JUNTO. Y hasta mezclado con ropa vieja, zapatos viejos, zapatillas, plásticos y papeles…

Toda una tentación para las mascotas del barrio que se encargarán de mostrarlas a la luz, en un desparramo fenomenal de los secretos más íntimos…

Pues que ahora, cuando me toca juntar toda esa mezcolanza informe de mugre ajena de la vereda. De los canteros. De la calle y de los cordones de mi casa, sólo pienso en los recolectores…Y me alegra haber empezado hace rato a separar lo que es comestible para los perros, las verduras para la tierra ( en una compostera  puede hacer hasta en los espacios más reducidos) y lo que es plástico y papeles al canasto, bien embolsados.

Porque NO ES JUSTO que mi basura vaya a ensuciar manos ajenas.

Gentileza: Susana Vargas

Periodista Profesional-Matrícula nº 12.384 Act.-Ley 12.903
Profesora de Portugués
Egresada del Instituto Superior de
Fundación Brasília
de la Ciudad de Mendoza
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail