San Rafael, Mendoza lunes 25 de mayo de 2020

Jarra pingüino, una tradición que da la talla – Por: Beatriz Genchi

Infaltable en las populares mesas argentinas, la jarra pingüino es tradición con fundamento. ¿A qué debemos su existencia?

Su presencia sobre el mantel fue símbolo indiscutido de una época; más también de una mesa: la compartida, la popular, la del familión, la cuadra y el barrio. Por qué no las orillas… Es que, aún en su discutido origen, parece que la jarra pingüino nació de la mano de inmigrantes italianos allá por los años 30; y más que a pedir de boca, a pedir del mismísimo vino.

El caso es que, para entonces, sin ley de envasado en origen a la vista, el vino se fraccionaba sin demasiados recaudos. Éste era trasladado a granel hasta los epicentros de consumo (léase Buenos Aires, Córdoba, Rosario…) para luego comercializarse en envases de litros varios: 200, 20, 5. Todo dependía del cliente en cuestión. Cantineros y pulperos a la cabeza, muchas veces eran éstos mismos quienes se encargaban de fraccionar la bebida, por lo que el pasamanos hacía de las suyas con la calidad. Algo que, para entonces, no desvelaba demasiado a los bebedores. Un vendedor de vinos fraccionaba el producto en damajuanas. El tema era cuando la fracción debía ser lo suficientemente pequeña como para ser llevada a la mesa. ¿Cómo hacerlo sin embotellamiento, intentando preservar aromas?

 Cierto es que, más allá del” sabotaje” de calidad, implicaba elegancia la fracción, el vino ya no era, de por sí, la finura en sí misma. Se trataba de vinos gruesos, más bien populares. De allí que la estrella no haya sido cualquier jarra zoomorfa; sino la jarra pingüino. A las primitivas jarras de manija de mimbre, le siguieron más de una especie animal: patos, elefantes y, sí, el superviviente y triunfador pingüino. No fue mera simpatía ya que su pico “vertedor” se llevaba todas las miradas y sonrisas, pero la cosa iba más allá: empilchado como ningún otro, su presencia emulaba a los más elegantes mozos. Sí, aún en las más populares cantinas y pulperías y tratándose de vinos “medio pelo”. Y vaya si la jarra pingüino era bien recibida… Tanto así, que no tardó en traspasar las fronteras de los negocios para entrar en las casas, alcanzando su pico (valga la alegoría) en la mesa familiar allá por los años 50 y 70.

 Ni tan tan, ni muy muy, la jarra pingüino original atesoraba la precisa cantidad de un litro de vino. Aunque su aceptación y popularidad, aquella que la mantiene aún de pie en estaños, almacenes, alacenas y demás etcéteras, hizo que, con el tiempo, aparecieran jarras de un cuarto, medio y tres cuartos litro.
Y hasta le escribieron una canción: Me tiraste el pingüino, me tiraste el sifón, y estallaron los vidrios de mi corazón…

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Puerto Madryn – Chubut.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail