San Rafael, Mendoza martes 20 de octubre de 2020

En una Semana de los Museos particular, Horacio Chiavazza reflexionó sobre Patrimonio Cultural en Mendoza

Horacio Chiavazza, a cargo de la Dirección de Patrimonio Cultural y Museos de la provincia, habló sobre la situación del sector en Mendoza, en especial en época de cuarentena.

“El trabajo en la Dirección de Patrimonio es un gran desafío, porque tiene una tradición de bastante atención en cuanto a lo político, pero bastantes déficits históricos en cuanto a la posibilidad de gestionar la conservación, fundamentalmente de la dimensión edilicia y ni qué decir de la dimensión inmaterial”, comenzó hablando el doctor en Ciencias Naturales y Antropológicas.

“Entonces, tenemos dos grandes desafíos, teniendo a su vez en cuenta que esta planificación es compleja, porque participan personas, edificios y la dimensión privada del mantenimiento, la conservación y la difusión. A partir de eso, el objetivo de la gestión es apuntar a simplificarlo y básicamente tenemos tres pilares en los que nos basamos, que son investigar, conservar y difundir, que es lo que planteamos junto a la ministra de Cultura y Turismo, Mariana Juri. Investigar es imprescindible para conocer mejor esos bienes patrimoniales y, al conocerlos mejor, se trabaja en su conservación de modo más efectivo. Ahora, la conservación y la investigación serán efectivas en la medida que tengan una proyección social. No es lo mismo trabajar en el tema incaico en la cordillera y precordillera, que en las recetas culinarias de patrimonio provincial”, enfatizó Chiavazza.

Asimismo, comentó: “El estado de situación de lo patrimonial en Mendoza es bueno, en todas las gestiones se ha trabajado en la dimensión patrimonial. Mendoza logró conformar una Ley de Patrimonio Provincial. Fue pionera en el país, en ese sentido, a principios de los años 90, pero después quedó en el olvido su reglamentación y recién se logró en 2009. Con lo cual, si bien pasaron 10 años, que es mucho tiempo, la gestión a partir de esa reglamentación ha impuesto nuevas prácticas políticas, que se han ajustado regularmente. Por otro lado, el tema del financiamiento, que es muy costoso. En ese caso, en países como el nuestro, atravesar cualquier toma de decisión gestiva depende del diseño de agendas y el centrado de proyectos de diagnósticos bastante asertivos, para no equivocarse”.

Mendoza presente en el Qhapaq Ñan, el Camino del Inca

Al ser consultado con respecto al Camino del Inca, el funcionario indicó: “Mendoza forma parte de este conglomerado de países y regiones que conforman el Qhapaq Ñan. La característica del dominio incaico en Mendoza fue marginal, en general. La grandilocuencia de las estructuras arquitectónicas que existieron no es muy grande en nuestra provincia. No obstante, el pasado vinculado a ese dominio incaico en el territorio, sobre todo en el Norte de Mendoza, es muy potente, y tiene particularidades que enriquecen el modo de entender el dominio incaico, saliendo de concepto unívoco de un imperio territorial y dominios homologados para todo el territorio. En el caso de Mendoza, existen tambos que eran esas antiguas postas o lugares que el Camino del Inca, una Capacocha, como fue el sacrificio que se hizo en el Aconcagua de un juvenil para ofrecer ritualmente. Estos son elementos que nos colocan en un punto clave de la narración del Qhapaq Ñan. Es el límite meridional del dominio inca, es el camino donde tiene una conexión con Chile, donde fueron muy intensos, donde se garantizaba la explotación del oro que se hacía en Chile, en la zona de Viña del Mar. Entonces, la posibilidad de entender y conservar mejor el incario depende de la conservación y la participación activa de Mendoza y en ese caso lo está haciendo a través de su participación en una comisión que tiene un alcance internacional”.

Museos en cuarentena

“En este contexto de pandemia, lo que se ha demostrado es que, en aspectos comunicacionales y de la preparación tecnológica, para los museos ha sido eficiente en los que venían desarrollando proyectos en este sentido. Dentro de esos extremos, donde la mayoría de los espacios patrimoniales alguna dimensión comunicacional tienen, ha sido muy importante. La razón de ser de los museos en la actualidad, está claro que es la posibilidad de que la gente los visite y que los disfrute en esos espacios. Eso ha trasladado en los últimos tiempos una teoría de la didáctica vinculada a la educación que se ensambla con la tecnología como mecanismo atractivo. En el caso de Mendoza, se comenzaron a desarrollar en distintos lugares proyectos específicos de ampliación hacia nuevas tecnologías. En lo particular no soy reacio pero critico la implementación de la tecnología por la tecnología misma, que suele ser muy atractiva y que suele ser disfrutada por el público, pero  adolece de dos aspectos, la superficialidad y la carencia de contenidos. En nuestros provincia, no en todos, tiene ese correlato de apoyo en los contenidos. Tenemos museos con pantallas de plasma y videos, pero evidentemente cuando el turista llega, experimentado en el consumo patrimonial mundial, lo primero que hace es ir a la pantalla y tocarla y no funciona así. Desde ese punto de vista, la tecnología opera bien, pero a veces opera como un lastre. Creo que hay que ser muy cuidadosos y si tenemos tecnología, mantenerla con actualizaciones constantes de contenidos y la actualización de las estrategias tecnológicas con la fundamentación de los contenidos históricos y comunicacionales”, señaló el funcionario.

“Seguimos aprendiendo de contextos críticos. Tenemos los espacios cerrados, tenemos que volver a abrirlos cuando podamos salir a interactuar como seres humanos y nada mejor que hacerlo en contextos de historia. Ir a un museo y encontrarnos con el pasado puede ser muy interesante, tanto como un parque, pero queremos investigar lo que la gente estaría demandando. Indagar por qué la gente no le da el valor que tiene. Tenemos que aprender a conocer cómo se construye el patrimonio todos los días a corto, mediano y largo plazo”, finalizó el director de Patrimonio.

Horacio Chiavazza

Es doctor en Ciencias Naturales y Antropológicas, licenciado en Historia, magíster en Arqueología Social de Iberoamérica y profesor de la Universidad Nacional de Cuyo. Uno de los ejemplos más destacados Chiavazza fueron los trabajos realizados en la restauración de la Casa de San Martín, como también la creación del Laboratorio de Arqueología Histórica y Etnohistoria de la Facultad de Filosofía y Letras, perteneciente a la UNCuyo.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail