San Rafael, Mendoza domingo 25 de octubre de 2020

Argentina negocia contrarreloj tres contraofertas de sus acreedores para evitar un ‘default’

El Gobierno de Alberto Fernández debe cerrar un acuerdo antes del 22 de mayo

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, analizan una oferta a los acreedores, el sábado 9 de mayo.
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El Gobierno argentino ya tiene sobre la mesa contraofertas de sus acreedores. Los tres grandes grupos de tenedores de bonos, Comité Argentino de Acreedores, Exchange Bondholders y Grupo Argentina Ad Hoc, presentaron a última hora del viernes tres ofertas distintas sobre las que negociar un acuerdo que evite el default soberano. El plazo termina el viernes. Será una semana de altísima tensión.

El ministerio de Economía emitió un comunicado en el que dijo estar analizando ya “las características de estas propuestas y sus implicancias para el objetivo de restaurar la sostenibilidad de la deuda pública”. Horas antes de que la documentación llegara al ministerio, el ministro, Martín Guzmán, mantuvo una videoconferencia con el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, uno de los think tanks más influyentes de Estados Unidos, durante la que admitió que el período de gracia reivindicado por Argentina, tres años en los que no se pagarían ni principal ni intereses, sería “uno de los aspectos más críticos” de la negociación.

Los acreedores consideran excesivos los tres años, aunque ya se rebajaron respecto a los cinco que recomendaba inicialmente el Fondo Monetario Internacional. El Gobierno argentino, en cambio, los considera imprescindibles para acumular reservas en divisas durante ese tiempo y estabilizar el peso (que hace dos años se cambiaba a 20 por dólar, y ahora, en el mercado clandestino o blue, supera los 130), con el objetivo de fomentar el ahorro en moneda propia y atenuar la avidez por la divisa estadounidense. El Banco Central estima que ciudadanos y empresas argentinos atesoran 219.000 millones de dólares en efectivo.

Ante el Consejo de Relaciones Exteriores, Guzmán afirmó que el gobierno de Alberto Fernández no quería “repetir los mismos errores del pasado”, cuando los acuerdos con los bonistas acababan incumpliéndose, y que sólo sería aceptable una reestructuración de deuda “sostenible”, que permitiera mantener “una relación de confianza” con los acreedores. Se declaró “flexible” para negociar en los próximos días y prefirió no contemplar la posibilidad de que el próximo viernes Argentina cayera en el noveno default soberano de su historia. Sí comentó que si eso ocurriera “sería una muy mala señal para todas las economías emergentes”.

Sobre una deuda soberana próxima a los 68.000 millones, Martín Guzmán pide bajar el interés promedio del 7% al 2,3%, realizar una quita de casi 4.000 millones sobre el principal y disponer de tres años de gracia. En total, eso reduciría el beneficio previsto por los inversores en más de 40.000 millones. “No proponemos que pierdan dinero, sólo que ganen menos”, ha afirmado varias veces el presidente, Alberto Fernández.

En paralelo, la provincia de Buenos Aires, con una deuda de 7.148 millones de dólares, negocia también con sus acreedores para evitar el default. La semana pasada dejó impagados dos vencimientos por un importe total de 113 millones. Si llega al próximo día 26 sin un acuerdo con los bonistas, el default será oficial. Los analistas consideran, en cualquier caso, que el resultado será el mismo para el Gobierno nacional y para el de la provincia de Buenos Aires, porque las negociaciones están coordinadas: o ambos pactan con los acreedores, o ambos caen en la suspensión de pagos y en el litigio judicial con los tenedores de su deuda.

Fuente:https://elpais.com/economia/2020-05-16/los-acreedores-de-argentina-presentan-tres-contraofertas.html

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail