San Rafael, Mendoza viernes 30 de octubre de 2020

25 de Mayo de 2020 – Por:.Enrique Rafael Socas

Desde el hoy, a los que están, a los que vienen…

Que tiempo singular, tan contradictorio, la flecha no es tal hasta que te atraviesa, en tanto, es el susurro de la saeta en el aire, tal vez melodioso, un dulce himeneo de loas eternas que supieron conseguir… más,  ¿cómo pronunciar la palabra anhelada con  un barbijo que tapa la boca? ¿Quién está ahí detrás? ¿Como abrazarlo y sentir latir en su corazón los sueños, lo amargo y lo dulce de vivir? Si no se puede estar juntos… ¿Quiénes llenaran las plazas? ¿Quiénes agitaran la banderas? ¿Cómo celebrar una fiesta sin vos, sin él, sin nosotros, sin pueblo?

Quizás el silencio y el aislamiento sean imperiosamente necesarios para reflexionar, para volver el sol hacia el interior de cada uno, para ver las pequeñeces, las vanidades, las miserias, los fanatismos, los egos, los espejismos que nos separan, el descreimiento, el vacío de la palabra,  las mezquindades…. tuyas, mías, de nosotros, pueblo. Quizás sea el tiempo de usar el blanco para dar a los corazones la necesaria pureza que es esencial a los ideales, y pintar el cerebro con un celeste infinito al que se aspira para que los sueños vuelen en él y traigan como paloma los renovados laureles de la paz, la justicia, la fraternidad, la libertad…para todos, sin distinciones.

Tal vez en este tiempo se esté gestando a los cuatro vientos la ciudadanía del Mundo, la hermandad del hombre y se estén rompiendo cadenas que el tiempo ha enmohecido, paradigmas sin sentidos. . . Qué bueno sería si lo fuera, la utopía no está acabada ni muerta.

Cada hogar se ha convertido en una escuela,  una fragua donde se forja lo más importante, que no son los contenidos, qué va, son los valores que mamá y papá inculcan y debieran ser irrenunciable en la familia: el compromiso, la solidaridad, el respeto, la participación, cumplir con el deber, la responsabilidad….Son las esencia fundantes de la sociedad.

Desde aquí y el ahora, desde al humildad, desde lo simple y cotidiano, éste 25 de mayo nos convoca a estar unidos en la palabra purificada en el corazón, elevada en los ideales, fuerte, justa, y perfecta en cada mano entrelazada: Libertad, Libertad, Libertad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail