San Rafael, Mendoza sábado 31 de octubre de 2020

¡No es una guerra! – Por:.Rogelio López Guillemain

“Ciber-sexo y ciber-espionaje… mala combinación”

El gobierno y los medios de comunicación repiten una y otra vez, que estamos en guerra contra un enemigo oculto, contra un virus que invade nuestro espacio personal de convivencia, los lugares de trabajo, de esparcimiento, de sociabilización.  Este virus y las medidas de contención dictadas por el gobierno, nos ponen en retirada, nos están sitiando y nos han llevado a buscar refugio en nuestros hogares.

Todo este lenguaje bélico no es accidental.  La idea implantada de: “tiempos desesperados requieren medidas desesperadas” (¿Almirante Nelson?) es la justificación necesaria para “manotearle” los derechos individuales a los argentinos (a vos, a mí, a todos).

Del mismo modo en el que un general presiona a sus soldados hasta el límite, pero sin superarlo; el gobierno va “tanteando” hasta donde puede avanzar sobre nuestras libertades.  Un claro ejemplo fue el “globo de ensayo” sobre la estatización de la salud privada, aunque en este caso no fuimos “los de a pie” los que reaccionamos, sino fueron los lugartenientes del gobierno, los sindicalistas pusieron el grito en el cielo, temerosos de perder el manejo de las obras sociales, “la gallina de los huevos de oro”.

Hoy los argentinos no pueden determinar los precios a los que quieren vender sus productos, incluso ni siquiera pueden decidir cómo acomodarlos en las góndolas.  Tampoco pueden adecuar a la pandemia los modos de producción de sus fábricas o comercios, ni organizar el trabajo de su personal.  No podemos salir de nuestras casas y la Policía del Pensamiento realiza “ciber-patrullaje” sobre nuestras publicaciones en las redes (cuidado con seguir el consejo del cybersexo, salvo que seas exhibicionista).

El Congreso no trabaja, la Justicia no trabaja, la oposición (cambiemos e izquierda) han desaparecido y el Ejecutivo gobierna con DNUs a su voluntad sin ningún tipo de límite ni control.  Dice la RAE que una dictadura es un “régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales”.  Esta definición se ajusta bastante a nuestro hoy.

En la Antigua Roma, los dictadores eran nombrados para resolver crisis extremas y su ejercicio no podía superar los 6 meses.  Paradójicamente uno de los motivos de nombramiento, fue el “clavi figendi causa”, un importante rito religioso que consistía en clavar un clavo en la pared del templo de Júpiter Óptimo Máximo como protección contra la peste.  Vaya coincidencia.

Lo que si no coincide con nuestros políticos actuales, es el espíritu de los dictadores romanos originales.  Tal fue el caso de Cincinato, quien estaba arando sus tierras cuando el Senado Romano lo nombró dictador para que derrotara a los volscos y los ecuos.  Lo cierto es que en tan sólo 2 semanas Cincinato cumplió su misión, renunció a su cargo y regresó a sus tierras a seguir arando, a pesar de que tenía “el derecho” de ser dictador por 6 meses.

Cincinato fue siempre considerado como ejemplo de ciudadano virtuoso, algo demasiado alejado de la caterva de gobernantes que padecemos.

Hay un aspecto de todo este tema bélico en el que quiero hacer hincapié.  Este machacar continuo del estado de guerra actual contra el virus, ha convertido al personal de salud y de seguridad, en los soldados que están en el frente de batalla.  Los llaman héroes y resaltan su valor, su entrega desinteresada y abnegada, y enaltecen su coraje al poner en riesgo sus vidas para defender a los argentinos.

Esto de ser nombrados héroes no es nada bueno, si releemos la historia sabremos cómo termina.  Termina como terminaron los soldados que volvieron de Vietnam, o los que volvieron de nuestras Malvinas: olvidados en un rincón, rechazados por sus compatriotas y recibiendo limosnas.

¿Exagero?, no creo.  ¿Acaso ya no ha habido varios casos de argentinos que quieren desterrar a su vecino médico del edificio?, ¿no es cierto que las autoridades hacen oídos sordos a los reclamos por elementos de protección básicos por parte del personal que está en el frente de batalla?, ¿alguien desconoce que estos héroes, defensores de nuestra salud cobran una miseria?

Esta fue, es y será la triste realidad.  Los médicos, enfermeros, el personal de seguridad y los docentes, seguirán cobrando menos que un chofer de colectivo, que el servicio técnico de un electrodoméstico o que un asesor de un legislador.  Las personas y sobre todo los políticos,  pronto olvidarán los sacrificios y los riesgos que asumieron estos profesionales, quienes sólo volverán a ser noticia cuando reaparezcan los juicios de mala praxis o las denuncias de gatillo fácil.  A propósito, ¿no les llama la atención la ausencia de acusaciones contra los médicos y los policías en los últimos meses?

Todo esto es preocupante y muy penoso.  Pero lo verdaderamente dramático, más allá de lo económico, son las libertades que vamos a perder en esta cuarentena.  Cuando los gobernantes muerden un “cacho” de poder son como los bulldogs, no lo sueltan más y nuestros políticos han avanzado sobre nuestras libertades sin que opongamos resistencia.

Por todo ello, es tiempo de despertar y de ponerle límites al poder.  Es tiempo de demandar y no de someterse.  Es tiempo de recuperar nuestra soberanía personal de manos de quienes se abusan del atributo que les hemos delegado (no regalado).  Exijamos respeto, exijamos que el estado (sobre todo los políticos) haga un verdadero ajuste de sus gastos y dejen de asfixiar con impuestos a los que producen.

La pobreza, el hambre y el frio se acercan, y sólo con el trabajo y la producción del sector privado podremos salir adelante.  Basta de esclavitud impositiva, dejemos de ser el factor de ajuste de sus despilfarros.  No más, nunca más.

Gentileza: Rogelio López Guillemain – rogeliolopezg@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail