San Rafael, Mendoza miércoles 28 de octubre de 2020

Niños publicitando cigarrillos – Por: Beatriz Genchi

Enjuician a la principal empresa de cigarrillos electrónicos por concentrar su publicidad en niños y adolescentes la noticia es actual, pero el tema no es nada nuevo.

Juul labs, el mayor fabricante de cigarrillos electrónicos en Estados Unidos, fue acusado de buscar vender sus productos a menores de edad y, además, publicitados por ellos a través de canales de televisión infantiles. La empresa siempre lo había negado.

Pero, la fiscalía del estado de Massachussetts, impulsora de la demanda, demostró que la compañía había comprado espacio publicitario en medios como Nickelodeon, Cartoon Network, la revista Seventeen y sitios web educativos consumidos principalmente por alumnos en sus últimos años de primaria y secundaria. Según la acusación formal, la empresa rechazó propuestas de una agencia de marketing que hubieran buscado atraer a un público mayor. En su lugar, contrató a otra que presentó una campaña que apuntaba a uno más joven y a través de modelos de las mismas edades que posaban con el producto de manera sugerente.

Quienes acusan dice que los líderes de la compañía entendieron el beneficio a largo plazo de los usuarios jóvenes en su balance final, dijo un gerente, quien habló en condición de anónimo. Era bien sabido que los clientes jóvenes eran “el segmento más rentable en la historia de la industria del tabaco” porque la investigación mostraba que los usuarios de nicotina que comenzaban como adolescentes tenían más probabilidades de convertirse en adictos de por vida.

Y era tan sabido como que desde fines de 1904 y en los seis años siguientes en la Argentina, se contabilizaron más de 200 publicidades en casi todos los números de la revista “Caras y Caretas” donde aparecieron las primeras propagandas de la marca “Vuelta Abajo”. (o Vueltabajo) que es una región de la provincia de Pinar del Río, en Cuba. Donde se cultiva desde 1830, una gran cantidad de tabaco, que da origen al tipo de cigarro de alta calidad originado allí.

Si bien en la actualidad puede sorprender, ver publicidades de cigarrillos en las que haya niños fumando, a principios del siglo XX no era extraño que las empresas tabacaleras los usaran para promocionar sus productos; de hecho, era relativamente usual que niños pequeños fumaran.

En una de las imágenes aparece caricaturizado el mismísimo presidente José Figueroa Alcorta junto con un niño que lo imita hasta en el fumar. A su derecha está uno de los reyes magos repartiendo juguetes para los chiquillos y cigarrillos para los “mozalbetes”. Más sorprendente aún es la publicidad en la que hay cinco niños, tres de los cuales fuman “Vuelta Abajo”, y gracias a eso no van a ser reprendidos por su madre. El mismo argumento se usa en el aviso del niño con el clarinete, pero aquí en forma de rima: “Mamita no se enojó, ni me dició renacuajo, poque toy un home yo, y tamén po te me vió, que fumaba Vuelta Abajo”. En la propaganda de los dos niños frente a frente, el mayor, que está fumando, le dice al más pequeño que ya es un hombre y que por eso puede fumar. La finalidad de todas estas publicidades fue introducir en el imaginario popular la creencia que fumar desde muy joven convertía a los niños más rápidamente en hombres.

Una novedad también sería que contrataban a artistas para realizar las publicidades Entre los artistas que firmaban sus trabajos estaba el español Felipe Barrantes Abascal, quien fue el autor que más publicidades realizó. También el italiano nacido en Torino Mario Radaelli produjo varios avisos para los cigarrillos de esta marca. Fue un pintor, caricaturista y escritor. Además del catalán Antoni Utrillo, Juan Carlos Huergo (1889-1962) Descendiente de tres generaciones de argentinos, nacido en París, que llego a la Argentina a la edad de un año. Comenzó trabajando en Caras y Caretas, para colaborar luego en casi todas las revistas y diarios de la época. Entre sus dibujos inolvidables figuran decenas de avisos a todo color que forman parte de una de las campañas de mayor valor artístico dentro de las realizadas en la industria del cigarrillo en este último caso publicitaba “Los cigarrillos 43”, de Piccardo y Compañía. Estos además de otros autores cuya obra, lamentablemente, no trascendió hasta nuestros días.

 Getileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail