San Rafael, Mendoza martes 31 de marzo de 2020

En el mes de la mujer, Natalia Acevedo dio una charla en Malargüe

Habló sobre las mujeres, comentó acerca de su actual trabajo y habló de los tabúes de la discapacidad.

La reconocida Natalia Acevedo estuvo en su ciudad natal, Malargüe, para participar de las actividades enmarcadas en el mes de la mujer. En su discurso habló del género femenino, rompió con algunos tabúes sobre la discapacidad, comentó sobre su actual trabajo y compartió sus vivencias sin limitaciones.

Natalia tuvo un accidente de tránsito con su familia a los 16 años y, como consecuencia de no llevar puesto el cinturón de seguridad, salió despedida del vehículo en el que se trasladaba y se quebró la columna. Este lamentable hecho le generó una discapacidad motriz y un cambio radical en su vida.

Desde ese momento la joven se vio obligada a tomar una decisión entre las dos opciones que tenía: rendirse o seguir adelante. Sin duda ella optó por continuar gracias al apoyo y el cariño que su familia le dio constantemente. El primer paso para avanzar tuvo que ver con romper estructuras en plena adolescencia y la valentía demostrada por la malargüina siempre fue admirable por los demás. De hecho, las personas, siguen reconociendo las fuerzas que ella aporta a su vida para poder superarse diariamente.

Estudió en una universidad de Mendoza, actualmente trabaja en una reconocida empresa de software, vive sola, entrena tres veces por semana y muy pronto participará de la media maratón de la Ciudad de Mendoza.

Durante su exposición contó que en el año 2007 hizo un curso de vida independiente y el presidente de esa organización la contactó recientemente para pedirle una sesión de fotos con unas innovadoras sillas de ruedas que facilitan las relaciones sexuales. Lo pensó dos veces y se dio cuenta que las personas con esta condición son “infantilizadas” y que existe un gran tabú alrededor de la sexualidad de las personas con discapacidad por lo que se animó, sacó las fotos e indicó cómo funcionan: “Se trata de dos sillas: una de ellas, diseñada para hombres que se mueve como vaivén y otra que se mueve de forma vertical, pensada para mujeres”.

Además compartió felizmente que la rampa de la Laguna de la Niña Encantada, un destino turístico de Malargüe, llevará su nombre. Finalmente expresó: “A pesar de la solidaridad de la gente, aún hay mucho por aprender”.

Fotos: Miguel Martin

Georgina Gomiero

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail