San Rafael, Mendoza martes 02 de junio de 2020

Coronavirus: cómo se reconfigura la economía mundial después de la pandemia

 Coronavirus: cómo se reconfigura la economía mundial después de la pandemiaMuchos de los pilares sobre los que se erige el orden económico y político internacional, ya no serán exactamente iguales como los conocíamos previo a la pandemia del COVID-19.
La pandemia del Coronavirus ha causado, por el irremediable aislamiento social, y el consecuente parate económico, la mayor crisis global desde la Segunda Guerra Mundial. Cambios, en ciertos casos, drásticos, y en otros, con algunos leves matices, son los que hoy ya se vislumbran de un modo forzoso, pero que encontrarán probablemente con el correr de los meses la legitimidad de la sociedad para que perduren en el tiempo. El “cisne negro” que constituye el nuevo coronavirus ha vuelto a poner sobre la mesa debates que estaban postergados, ha acelerado otras discusiones, y también ha propiciado la aparición de nuevas controversias, en tópicos relacionados con las reglas económicas y financieras, el Rol del Estado y del sector privado, las instituciones supranacionales, los criterios de integración, el comercio internacional, el consumo, la producción, las formas del trabajo, la digitalización, las desigualdades, entre otras.

Lo cierto es que mientras la inmensa mayoría de la humanidad – y con razón- está pendiente segundo a segundo, minuto a minuto, sobre la evolución de la pandemia, y las decisiones que toman los Gobiernos para enfrentarla, y limitar a su vez los estragos económicos que produce, Ambito Biz consultó a varios economistas, docentes e investigadores para intentar despejar la gran incertidumbre económica que nos invade, una vez que el Covid-19 pase a la historia, o al menos ensayar algunos escenarios que hoy se proyectan para el “día después”.

DANIEL MARX: “CRECERÁ EL ROL DEL ESTADO”

Mi impresión es que crecerá el rol del estado, particularmente en lo referido a provisión de servicios considerados básicos, en lo regulatorio y en su ordenamiento. Además, producto de transferencias que hará, también se encontrará con tareas de administración de activos, empresas, y actividades que no tenía antes. Esto último, es probable que trate de revertirlo al sector privado, pero tardará un tiempo en hacerlo.

En cuanto al orden, habrá nuevas tensiones entre visiones de estados nacionales, acuerdos supranacionales, como por ejemplo tratados en materia de mercados comunes. También, habrá actividades y empresas dañadas, algunas muy castigadas, y otras que podrán emerger más fuertes. Ello marcará cambios en consumo, producción e ingresos, no necesariamente volviendo el punto inicial pre-pandemia.

En el orden político mundial, catalizando la tendencia que veíamos habrá economías más o menos dinámicas y adaptables.

(*) Exsecretario de Finanzas, exviceministro de Economía, director de Quantum Finanzas.

MARCELO ELIZONDO: “HABRÁ ENORMES CAMBIOS EN EL COMERCIO INTERNACIONAL”

Esta pandemia va a generar enormes cambios en el comercio internacional. Vamos a un mundo mucho más basado en requisitos cualitativos y eso va a generar cambios en los procesos de producción. No veo una reversión de la globalización, porque la economía ya es global, la cultura es global, y no se puede abastecer la demanda de 7.500 millones de personas si no hay producción a escala global. Pero sí veo una aparición de requisitos que hagan de los negocios internacionales una proceso más complicado y exigente. Imagino muchas nuevas normas sanitarias, y de seguridad en los productos que se intercambien.

Además, los criterios de integración económica ya no van a ser meramente arancelarios, sino que van a tener que ver con identidades o simetrías cualitativas. El mundo probablemente va a empezar a advertir que horizontalizó a través de la globalización sociedades, culturas y economías, que eran muy distintas en su grado de evolución y que generaron una ficción de que los aranceles igualaban todo. Pero en realidad las desigualdades existían y probablemente por ello ahora aparezcan requisitos nuevos para las personas, los traslados, las inversiones y los productos.

Es posible también que haya incluso hasta cierta reversiones en los flujos de inversión extranjera. Probablemente lo cultural empiece a ser un elemento importante en estos flujos y en la selección de los aliados comerciales.

Por otra parte, vamos a ver un mundo mucho más digital e intangible, con un comercio internacional en el que van a prevalecer más la información aislada como parte de la oferta y de los productos, así como este caer forzosamente en el teletrabajo, que nos lleva a probar experiencias nuevas.

Claramente otro aspecto que cambiará es el bagaje institucional. Las instituciones internacionales con las que contamos hoy han quedado absolutamente superadas desde las tradicionales, como las Naciones Unidas, hasta las más específicas, como la OMS. La Unión Europea virtualmente se ha roto para esta emergencia y ha vuelto a imponer fronteras entre los países. El Brexit nos parecía una cosa extraña y hoy hay un Brexit de cada país. Quizás se normalice, pero no va a volver a ser igual.

(*) Especialista en negocios internacionales y profesor del ITBA.

IGNACIO CARBALLO: “SE AMPLIARÁ LA BRECHA DE LA DESIGUALDAD”

Soy muy escéptico que el día después del Covid-19 haya un cambio drástico en la manera en la cual se está administrando el sistema económico. Pero creo que a lo largo de todo este trayecto se están adelantando debates y retomando otros que habían sido dejado de lado, aunque también es cierto que aparecen nuevas aristas.

En primer lugar, es muy probable que cuando todo esto pase la brecha de la desigualdad en el mundo se amplíe por motivos del impacto económico. Habrá comunidades que queden prácticamente destruidas. La desigualdad termina limitando no solamente el crecimiento económico, sino que además genera conflictos sociales, movimientos civiles, y el resurgimiento de gobiernos autoritarios.

Observo también una caída en la polarización política. Venimos de un mundo marcado por el Brexit, las políticas proteccionistas de Trump, el referéndum griego, es decir, un mundo impredecible en términos de gobernabilidad política. Sin embargo, hoy se observa una tendencia hacia la unión, como lo vemos en Argentina, con el apoyo de la oposición al Gobierno respecto a las medidas que toma. A la par, se produce una caída del prestigio del gran estado frente a los estados provinciales y municipales. Los estados más pequeños generan una mayor empatía porque están más cerca de la gente, como ocurre en Brasil o EEUU. Esto abre una puerta muy interesante para pensar de una forma diferente al federalismo tal como hacíamos. Creo que el federalismo vuelve al centro de la escena.

Habrá una mayor flexibilidad laboral en términos de presencia física y utilización de la tecnología. Estamos observando una inclusión digital en unos niveles como nunca hemos visto antes en la historia. Crecerá el nivel de apreciación del espacio común libre, habrá también una reducción del consumo masivo, y volverá el debate de lo que es un precio razonable o no de los productos y servicios.

Si la pandemia se extiende por varios meses más profundizará el derrumbe del comercio internacional, y cada país sufrirá la ausencia de lo que no fabrica. Esto reaviva la producción local, con una mayor participación del estado para coordinarla en forma estratégica.

Habrá un replanteamiento respecto a las épocas de crisis e ingresos que genera el Estado para generar superávit fiscal, para subvencionar ciertos servicios. Ya no se podrá soslayar la salud pública. Ojalá que estos debates también se extienden a la educación pública y otros servicios básicos.

Con relación las personas y empresas endeudadas, los gobiernos se están comenzando a adelantar a la morosidad de préstamos de los bancos, proponiendo mayores plazos de pago y de mora. Y lo mismo va a generar un replanteo a nivel macroeconómico, con estados altamente endeudados. Con relación al caso argentino, esta pandemia le puede dar una bocanada de aire al Gobierno en la restructuración de la deuda, ya que muchos países también van a necesitar apoyo financiero, lo que seguramente desemboque en un replanteamiento de las reglas de juego de las finanzas globales.

(*) Especialista en finanzas inclusivas, docente e Investigador.

ALDO ABRAM: ”HABRÁ NUEVAS FORMAS DE INSTITUCIONES”

Es posible que los gobiernos estén abusando en términos de lo que es necesario respecto a acotar los derechos de los ciudadanos para lograr evitar que se expande esta pandemia. Creo que más adelante se discutirá cuáles son los justos límites dentro de los cuales tiene que moverse un gobierno, que tiene hoy que restringir algunos derechos. Creo que el aprendizaje va más por el lado de tener en cuenta qué significa la libertad. Uno tiene derecho a la libertad en tanto y en cuanto no afecte derechos de terceros. La libertad viene acompañada por la responsabilidad de utilizarla. En ese sentido, lo que debería hacer un buen gobierno en el tiempo con el aprendizaje de esta pandemia es encontrar la forma de imponerse esos mismos límites que tenemos nosotros. Por lo cual, la situación actual nos traerá aparejada nuevas formas de instituciones, que se irán perfeccionando en el tiempo.

Por otro lado, vamos a ir hacia un uso más intensivo de la tecnología, porque evidentemente los aislamientos con más o menos restricciones ha implicado que la gente tenga que aprender a usar algunos instrumentos de tecnología para poder hacer reuniones o mantener una vida social. Para algunos puede llegar a significar aislarse más lamentablemente porque tiene más instrumentos para no tener contacto social con nosotros en el futuro, mientras que para otros será un mecanismo más para poder hacer mejor su trabajo.

Van a cambiar las modalidades de trabajo. Nos estamos entrenando intensivamente con el teletrabajo. Las organizaciones tendrán un poco más de confianza en el homeoffice, porque claramente hoy muchos de los que manejan organizaciones tienen una cierta desconfianza con respecto este sistema porque consideran que la persona no es lo suficientemente responsable para estar trabajando las horas previstas. Esto tenderá a cambiar con lo que estamos observando hoy.

(*) Director de Libertad y Progreso

SALVADOR DI STÉFANO: “SE REPENSARÁ EL ROL DE BANCOS Y MERCADOS”

Vamos a ir a un mundo en donde las economías van a ser deficitarias, por lo cual los gobiernos deberán lograr equilibrio fiscal o resultados superavitarios, y la tasa de interés deberá ser mucho más alta. Para eso hay que propender que los capitales inviertan en negocios, si no hay inversión va a ser difícil salir de esta crisis.

El sistema financiero va a cambiar porque si seguimos con un esquema tan orientado a dar préstamo a los hogares y poco orientado a otorgar créditos a las empresas difícilmente podamos tener el crecimiento que pretendemos. Por ende, se va a repensar todo lo que tiene que ver con los bancos comerciales, los de inversión y los mercados.

Probablemente todos tengamos un formato de trabajo absolutamente distinto. Además, se va a repensar la migración. Ante las pandemias, la gente quiere estar a lado de su familia y aquellos que están lejos probablemente vuelvan. No descarto que Argentina sea uno de los países donde mucha gente retorne a vivir aquí.

(*) Analista financiero

IVÁN CARRINO: “TODO VOLVERÁ A LA NORMALIDAD”

No veo que vaya a cambiar mucho el orden económico mundial. Estoy imaginando un escenario donde se encuentren la cura del Covid-19, y sea un tema pasado. Creo que volveremos a la normalidad, la economía volverá a crecer, y tendrá rebote en Argentina y en cualquier lugar del mundo. No veo un cambio de paradigma, más allá de que van a aparecer voces que digan que los efectos de la pandemia han demostrado que el mercado solo no funciona, y que el estado es extremadamente importante, buscando una excusa para que haya mayor intervención estatal, como ha pasado en otros eventos del pasado, tales como en la post guerra. Por otro lado, seguramente la cura aparezca de un laboratorio privado. La salud tiene un gran componente de iniciativa privada. Con todo, vamos a seguir en un esquema de economías mixtas. Habrá que ver qué sucede con la Fed, si normalizará su política monetaria en línea con lo que venía haciendo hasta ahora producto de que el temor extremo terminará. Todo lo que han sido los estímulos fiscales, empezarán a tratar de normalizarse en todos los países del mundo. Esta es una situación excepcional y una vez que se haya terminado volveremos a la normalidad. Esta implica que el sector privado produce, distribuye de manera eficiente, y que el Estado también existe, cobra impuestos y provee bienes públicos, de hecho, en un nivel excesivamente grande tanto en EE.UU., como en Europa, y por su puesto en Argentina.

(*) Economista, conferencista y profesor

Fuente: https://www.ambito.com/ambito-biz/estado/coronavirus-como-se-reconfigura-la-economia-mundial-despues-la-pandemia-n5090925

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail