San Rafael, Mendoza lunes 30 de noviembre de 2020

Alberto Fernández modelo 2020 – Por:.Rogelio López Guillemain

“Hay quienes sólo utilizan las palabras para disfrazar sus pensamientos”

                                                 Voltaire

Luego de analizar el discurso del presidente Alberto Fernández en la inauguración del período 2020 del Congreso, estas son las primeras reflexiones que me vienen a la mente.

“En la Argentina de hoy la palabra se ha devaluado peligrosamente. Parte de nuestra política se ha valido de ella para ocultar la verdad o tergiversarla. Muchos creyeron que el discurso es una herramienta idónea para instalar en el imaginario público una realidad que no existe”.

¡De pie señores!  Es difícil ser más hipócrita y cínico, y al tiempo, realista.  ¿Cómo es esto?  Simple, pocos políticos han depreciado el valor de la palabra tanto como él, basta repasar sus desvergonzadas contradicciones sobre diferentes temas en distintos “momentos políticos” para comprobarlo.  Al mismo tiempo, reconoce al discurso como EL método de lavado de cerebros y adoctrinamiento.  O sea, nos dice que nos toma por idiotas.

“Sólo un esfuerzo mancomunado que conjugue honestidad intelectual, ejemplaridad dirigencial… terminar con la Argentina de los vivos que se enriquecen a costa de los pobres bobos condenados a pagar”.

Dirigentes ejemplares… ¿en serio?; está claro quiénes somos los bobos que pagamos impuestos para mantener políticos y ñoquis vivos.

“Hemos elegido a la solidaridad como viga para la reconstrucción nacional… diálogo económico y social para alcanzar el desarrollo en armonía… … construir una economía con alma”

 Me recuerda a Pugliese: “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”.  Alguien que les avise que la economía es una ciencia, no un credo.

“Trabajamos para disminuir las causas macroeconómicas de la inflación… que los precios dejen de crecer en Argentina es una responsabilidad de todos… la batalla contra la inflación usando herramientas legales… responsabilidad a los formadores de precios… herramientas para un seguimiento de la evolución de los precios… disminuir las causas macroeconómicas de la inflación… analizar las estructuras de costos de los eslabones de la producción”.

Lo que más me preocupa de este delirio económico místico intervencionista no es que lo propongan; lo verdaderamente aterrador es que una gran mayoría de argentinos aún crean que la inflación es culpa de los depravados e insaciables oligarcas, y no consecuencia de políticas monetarias; tal como ha quedado demostrado en todo el mundo.  Estas propuestas dirigistas son de absoluto corte fascista.  El fascismo, a diferencia de la izquierda, no expropia los bienes de producción, sino que fija las variables con las que deben operar los empresarios (sueldos, precios, etc.), convirtiéndolos en meros administradores.

“Iniciamos una renovada batalla nacional por el gas y el petróleo. Debemos evitar la dependencia intelectual de la deuda externa… hemos visto cómo los dólares que deberían haber financiado el desarrollo productivo, acabaron fugándose del sistema financiero.  Nuestra democracia solo funcionará cuando todos estemos dispuestos a anteponer los intereses de la República a ideas particulares… esta es la hora de definir de qué lado va a estar cada uno. Nosotros estamos del lado del pueblo… no vamos a pagar la deuda a costa del hambre y la destrucción de sueños de los argentinos.

Nuevamente la letanía.  Nuevamente la mentira que, por repetida, parecería convertirse, mágicamente, en verdad.  El nacionalismo berreta y sensiblero que enciende la reacción visceral pero apaga el intelecto.

“Estamos enviando una modificación de la ley de economía de conocimiento. La Ley incorpora una perspectiva de género”.

La ideología igualitarista que arrasa tu libertad definirá, no sólo las vacantes del sector público, sino las del sector privado. El mérito, el esfuerzo y las capacidades son condiciones pasadas de moda.

Capitales Alternas de la República Argentina. Equidad Territorial”.

Las principales potencias del mundo lo son, sin haber tenido que trasladar su administración central.  En contrapartida, Brasil es la clara prueba de la farsa de este delirio todopoderoso estatal.

“Venimos a ponerle fin a la manipulación judicial, a la utilización política de la Justicia y al nombramiento de jueces dependientes de poderes inconfesables”.

Consejo de la magistratura manejado por la política, Justicia Legítima, un fiscal muerto… incluso no soportan ni siquiera un archivo de video o audio.

“El Estado entre 2016 y 2019 se financió con los recursos de los jubilados”.

Claro, antes no.  No vaciaron ni liquidaron las AFJP, no usaron el dinero de los jubilados para financiar sus cajas… ¿cómo es posible que tantos argentinos no vean cosas tan evidentes?

“Programa de Innovadores de Gobierno. Vamos a lanzar un concurso nacional para conformar un cuerpo profesional, estable y creativo para impulsar cambios significativos de calidad en el sector público”.

Genial.  Reconoce que el sector estatal es un desastre.  La solución: más estado.  Es como comer más papas fritas para curar el ataque de hígado.

“Las mujeres no se sienten conminadas por la pena prevista para el aborto, recurren a el… (muestra) lo ineficaz de la norma como criterio preventivo”.

Según este razonamiento, no importa si se está vulnerando un derecho.  Tampoco si es necesario establecer una sanción ante la transgresión de un derecho.  El criterio de validez determinante de una ley es su utilitarismo, no su justicia.  No se le ocurra a nadie decirle al señor presidente que, a pesar de la legislación punitiva, hay violaciones, pedofilia, robos y asesinatos; quizás proponga eliminar esas leyes por ser ineficaces desde lo preventivo.

Estos son tan sólo los títulos de los análisis que se pueden hacer del discurso que escuchamos por cadena nacional.  Hay mucho por analizar.  Es tiempo de que entendamos que a los políticos parásitos NO LES IMPORTAMOS.  Mientras puedan vivir chupándole, vía impuestos, el dinero a los que producen, estarán felices.  Mientras todos y cada uno de nosotros no digamos ¡basta!, ellos NO se detendrán.  Depende de vos.

Gentileza: Rogelio López Guillemain – rogeliolopezg@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail