San Rafael, Mendoza jueves 01 de octubre de 2020

Tiro a la paloma, deporte internacional – Por:.Beatriz Genchi

A principios del siglo XIX tiene sus orígenes el tiro a la paloma en la fundación Earling de Londres, se ponían en hoyos y se tapaban con sombreros, movidos a pedido de los tiradores, se llamó Old Hats Club, más tarde se usaron jaulas que se abrían a distancia y se llamó Hornsea Wood House Club de Londres. Luego pasó al Hurlingan y London Gun Club. Argentina no quedo exenta de tan “aristocrático” deporte.
Los terrenos debían ser amplios de unos 150 metros hacia los cuatros lados, por razones de seguridad de los tiros hacia la gente. Se colocaban los pichones en 5 cajas separadas de a 3 o más metros cada una y a veces había hombres escondidos que las lanzaban a mano. Se les cortaba la cola para que tengan más velocidad y zigzaguearan. En 1860 este deporte llega a Francia y Montecarlo era donde más gente concurría y hasta fueron parte de los Juegos Olímpicos, en España llega en 1876. En la Sociedad Tiro a la Paloma de Madrid, con grandes torneos que llevaban el nombre de los reyes, su propulsor fue Alfonso XII. Siempre hubo protestas en todos los países, por sociedades protectoras de animales, en 1870 en Inglaterra consiguen usar balones de vidrio lanzados por catapultas y luego resortes, evitando así, la muerte de las aves, en 1884 el club Hampshire usa elementos de arcilla llamados Clay Pidgeon y Clay Target.

Se dice que la historia de Pidgeon Club de Bs.As., comienza en Mar del Plata, en el libro “Memorias del 900” de Felipe A.Lastra, relata que iba en tren a Mar del Plata para estar en la temporada 1890-91. Allí se encuentra con jóvenes como Pedro Luro y sus hermanos Adolfo y Carlos, a Raúl Chevalier, Samuel Hale Pearson, Manuel Acevedo y Saturnino Unzué entre otros y observa que el tiro a la paloma estaba entre las calles Roca, Rodríguez Peña, Lamadrid y Sarmiento. En 1901 se trasladan a Almafuerte entre Sarmiento y Alsina, llamado “La loma del tiro a la paloma”. Se decía que al finalizar la temporada se despedían con un gran premio internacional. Y recordemos que el domingo 27 de enero de 1929 se inaugura, pegado al conocido Torreó del Torreón el “Pigeon Club de Mar del Plata”, las palomas que morían…algunas caían al mar, las que se salvaban volvían a su palomar y la usaban la semana siguiente y las que caía a tierra eran llevadas al Asilo Unzué, todo un tierno ejemplo de solidaridad.

En Buenos Aires en septiembre de 1900, es derogada la ley que prohibía la matanza de animales, por lo tanto, hubo vía libre para que varios clubes de tiro a la paloma, volvieran a sus matanzas, o torneos deportivos como ellos llamaban. En 1901 el cronista de Caras y Caretas, desafiaba al abogado Ignacio Albarracín, presidente de la Sociedad Protectora de Animales, desde 1875, quien se dedicó a luchar contra tantas injusticias, con denuncias a los ministerios, gobiernos, municipalidades etc., no teniendo mucho éxito en la clausura, de especialmente el deporte que mencionamos. Pedro Olegario Luro, impulsor y presidente del Pigeón Club, con su poder político y comercial, consiguió en 1901 que le aprobaran los planos, para abrir una sede en la Capital, los terrenos eran de Samuel Hale Pearson, heredados de su abuelo Samuel B. Hale, que era propietario de grandes extensiones de tierras. El lugar era en Av. Alvear y Tagle (cerca de lo que es hoy canal 7, ex ATC) donde nació “Stan recoleta del Pigeon Club” (es como decir que Luro tenía una sucursal en Buenos Aires), se inauguró el 10 de Julio, con una construcción de madera de una sola planta. El Dr. Albarracín murió en 1926, y Luro en el 27, no llegando a ver el nuevo edificio del Pigeon Club, ubicado a la derecha del conocido Torreón, confundido por mucha gente con el mismo.

Las protestas continúan hasta nuestros días y en todos los países, los que fueron aboliendo de a poco esta crueldad, pero siempre en privado ha existido el tiro al pichón, como en nuestro país, por ejemplo, en 1986 en Ingeniero Maschwitz y hasta hace muy poco en Lomas de Zamora. El ultimo del que tuve información, se realizó en 2013 organizado por el Club de Caza y Pesca Colón, de Colonia Caroya en Córdoba y los organizadores justifican “el deporte” aduciendo que las palomas son plaga. Pese a que existe la Ley 14346 de protección.

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail