San Rafael, Mendoza miércoles 23 de septiembre de 2020

Laguna La Salinas, ejemplo de adaptación al cambio climático en áreas naturales protegidas

Continúan los trabajos de monitoreo de las poblaciones de flamencos y la extracción de ejemplares de peces, en especial pejerrey patagónico, para preservar la genética de esta población.

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, a través de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, en conjunto con instituciones públicas y privadas, realiza acciones concretas de adaptación al cambio climático en el Área Natural Protegida Laguna Las Salinas, que ha visto reducida su superficie de 3.500 hectáreas a un aproximado de 40 ha.

Esto pone en riesgo la fauna acuática, ya que las poblaciones se verán disminuidas junto con la superficie de la laguna. El trabajo se lleva a cabo para preservar un pool genético de las especies que habitan allí para ser criadas en cautiverio con el fin de repoblar otros espejos de agua con estas especies autóctonas.

De los peces rescatados, una parte se libera en otros espejos de agua y la otra se reserva en cautiverio en las estaciones de piscicultura de El Nihuil y Manzano Histórico, para su reproducción y posterior siembra en ambientes propicios para la reproducción de estas especies autóctonas.

Este operativo de adaptación al cambio climático en Áreas Naturales Protegidas se lleva a cabo en conjunto con el Club de Pescadores de San Rafael, la Municipalidad de Rivadavia, Balseros Comerciales de los clubes, Policial, Junín, Sitravi, Medrano y Martín Pescador de El Carrizal y la Federación Mendocina de Pesca, con el apoyo de las empresas Hinisa e Hidisa. La coordinación está a cargo de la División Náutica, con el apoyo del Departamento de Áreas Naturales Protegidas y la Delegación de Recursos Naturales Renovables de San Rafael.

Hasta el momento se han rescatado alrededor de 1.100 percas y más de 350 pejerreyes patagónicos derivados a espejos de agua y a las estaciones de piscicultura. La importancia de esta población reside en que es una de las pocas de la provincia en las que la genética no se vio contaminada con alguna especie exótica. Con este movimiento, el Estado provincial asegura el resguardo de la genética de estas poblaciones para poder criarlas en cautiverio y posteriormente sembrarlas en otros ambientes acuáticos propicios para su desarrollo.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail