San Rafael, Mendoza viernes 18 de septiembre de 2020

La primera multinacional del mundo – Por:.Beatriz Genchi

Que fue también la primera empresa en cotizar en una bolsa de valores. Claro que la cosa tiene truco, porque la primera bolsa de valores moderna, esto es, con mercado público de bonos y acciones, fue fundada precisamente por…, efectivamente, esa empresa. No solo eso, durante 200 años proporcionó a sus accionistas jugosos dividendos y, cuando quebró, fue nacionalizada. Casi otros 100 años más tarde, una compañía australiana compró su nombre y su marca. Pero empecemos por el principio.

El 20 de marzo de 1602 se constituyó en Amsterdam, la Vereenigde Oostindische Compagnie (VOC), que en castellano conoceríamos como la “Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales”.

El gobierno de los Países Bajos, promotor e incentivador de la empresa, trataba de esa forma de contrarrestar el avance del comercio británico en Asia. Para ello se concedía a la Compañía el monopolio de ese comercio durante un periodo inicial de 21 años, otorgándole incluso el poder de mantener ejércitos, declarar la guerra, acuñar moneda, establecer colonias o establecer tratados. En un primer momento la compañía estableció su sede en Ambon, una isla de Indonesia, pero en 1619 y con una flota de 19 naves asaltan Jayakarta, arrebatando la ciudad al sultanato de Banten y estableciendo allí definitivamente su capital de operaciones. Inmediatamente le cambiaron el nombre a la ciudad por el de Batavia (la actual Yakarta). Durante años los buques neerlandeses comerciaron desde allí con Japón, China e India: seda, algodón, porcelana, textiles y especias hicieron de la compañía un gigante multinacional, ganando territorios poco a poco y llegando a conquistar a los portugueses, y estableciendo colonias como la del Cabo, que posteriormente daría lugar al grupo étnico de los Afrikáner.

Para 1669 la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales era la empresa privada más rica de la historia. Fletaba más de 150 buques mercantes, protegidos por una escuadra de 40 buques de guerra, y empleaba a más de 50.000 personas. ¿Cómo pudo la compañía financiar todo ese esfuerzo económico? Muy sencillo. Nada más crearse en 1602 la empresa empezó a emitir bonos y acciones que permitieran recaudar el dinero suficiente para financiar sus viajes comerciales. Para poder ofrecer públicamente sus bonos, creó la bolsa de valores de Amsterdam, donde cualquiera que lo desease podía comprar acciones de la compañía, de manera muy similar a como ahora compramos y vendemos acciones en una de las muchas Bolsas que existen en el mundo. Quienes adquirieron aquellas acciones fueron bien recompensados por su inversión, ya que la compañía pagaba un dividendo de más del 16 por ciento anual, y lo siguió pagando incluso a partir de 1730, cuando el negocio empezaba a declinar.

Cuando, acosada por las deudas, fue nacionalizada el 1 de marzo de 1796, todavía poseía la isla de Java, buena parte de Sumatra y las Molucas, así como varios puertos en la península de Malaca. Todos esos territorios pasaron a los Países Bajos en forma de colonias, la Indias Orientales Neerlandesas. Además de ser la primera empresa del mundo en cotizar en bolsa, la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales fue pionera también en dotarse de una imagen corporativa. En un momento en que este concepto era prácticamente desconocido, la compañía tenía un logotipo, diseñado profesionalmente, y una bandera (cuyos colores coinciden con la actual bandera neerlandesa). El logotipo, que consistía en una gran V con una O a la izquierda y una C a la derecha, aparecía en la mayoría de bienes de la empresa, como barcos, cañones, y también en la moneda que acuñaba. Hoy en día es posible reconocerlo en las botellas de vino de Voyager Estate, una empresa australiana, que se hizo con la propiedad de la marca en 1995.

Gentileza: Beatriz Genchi – beagenchi@hotmail.com

Museóloga-Gestora Cultural-Artista Plástica.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail