San Rafael, Mendoza martes 22 de septiembre de 2020

Historia de la Espeleología Argentina – Cap. 14 – “I” … como Ícaro – Parte 2 -Por:.Carlos Benedetto

Con el espíritu de negritud y pesimismo que vimos en el capítulo anterior (https://piramideinformativa.com/2020/02/historia-de-la-espeleologia-argentina-cap-13-por-carlos-benedetto/ ) se inició el año 2008 que, no obstante, fue refundacional para la F.A.d.E. Así como venimos señalando que los años terminados en cero parecieran tener algo de significativo en nuestra historia (1970 el C.A.E., 1980 el G.E.A., 1990 el IN.A.E., 2000 la F.A.d.E.), esta vez el fin de década se adelantó dos años. La F.A.d.E. cayó al abismo y debimos empezar a levantarla poco a poco a partir del fin de ese año, con dificultades que llegan hasta nuestros días.

Pero la refundación ocurrió. Es, sigue siendo, un hecho.

Todo empezó cuando, al volver del Congreso-Asamblea de la F.E.A.L.C. en Aguadilla propuse que, para salir del laberinto, discutiéramos de manera virtual un plan estratégico que incluyera las inquietudes de todos. Eso fue aceptado a regañadientes y la discusión virtual fue olvidable, por la falta de respeto permanente de personas que, finalmente no asistirían al III Congreso, febrero de 2008 Malargüe, donde deberíamos vernos las caras antes de la Asamblea Anual ordinaria de abril. Las actas de este congreso se publicaron en http://www.fade.org.ar/Secciones/CONAE/31%20ARG.SUBT.%2031.%20Actas%20IV%20CONAE.pdf, lo cual me exime de dar detalles de todo lo avanzada que ya estaba la espeleología y la F.A.d.E.

No hubo asistentes de la mitad de la F.A.d.E., como así tampoco de los “espeleólogos argentinos” extra F.A.d.E., quienes, empero, se reunieron en Buenos Aires, antes del Congreso, con Enrique Lipps y su grupo. Esto volvía a oler mal.

No vino nadie de Tandil, excepto dos alumnos del curso 2006; sólo tres miembros de G.E.A., más una cantidad de alumnas adolescentes de un curso dictado por Piethé en Buenos Aires, y espeleólogos de Brasil, Francia, Cuba, Venezuela, Colombia, Italia, Israel, Paraguay. No estaban Efraín Mercado ni Juan Montaño, de la F.E.A.L.C. Otro dato sospechoso. Pero fue un congreso de la misma madnitud del que había habido en Malargüe (III C.E.A.L.C.) 11 años antes.

Hay algunas “notas de color” que ejemplifican algunos problemas de fondo:

– La especialista Bettina Schilmann (argentino-israelí), estudiosa de las reconstrucciones paleoclimáticas en cuevas de la cuenca del Mar Mediterráneo, fue interrumpida en su exposición por Barredo y Piethé, quienes no toleraron que hablara de las causas antrópicas del cambio climático. Ellos no aceptaban tal hipótesis y eso les daba derecho de recusar en público a quien exponía al respecto. Luego veríamos que la ausencia de códigos seguía manteniéndose en estas dos personas: cortaban las exposiciones, no respetaban los tiempos acordados para las exposiciones propias, etec.

–  De los 16 miembros con derecho a voto en la asamblea, sólo 6 estábamos en ese congreso: 3 de IN.A.E., tres de G.E.A., dos de Tandil, independientes. Yo ya tenía decidido renunciar a mi cargo, y le había puesto fecha: 10 de abril, 15 días antes de la Asamblea Anual Ordinaria, acordada para el 26 de abril. Durante el congreso hubo varios intentos de Gabriel Redonte por convencerme de retirar la renuncia, pero la decisión ya estaba tomada: yo ya no quería ser presidente de ESA F.A.d.E. Y le recordé su negativa a obsequiarle a la Directora de Turismo una topografía de Las Brujas en señal de agradecimiento por no habernos cobrado el alquiler del Centro de Convenciones y haber dado alojamiento gratuito para todos los asistentes. Nunca entendió, aunque se lo dije, que estaba harto de ese tipo de mezquindades.

– El uso de las topografías de G.E.A. para estudios de gas radón en Las Brujas también enojó a Redonte, a pesar de que la investigadora (Miriam Kundt) era miembro de G.E.A. La Dra. Kundt fue maltratada no sólo por su propio grupo, sino también por los espeleólogos italianos (vinculados a la asociación La Venta)  encabezados por Fulgida Truzzi, residente en San Rafael y especialista en escándalos públicos. Como “militante” ambiental, Truzzi no perdonaba que Kundt trabajara para la Comisión Nacional de Energía Atómica – C.N.E.A., una muestra más del fundamentalismo que en 2007 habían puesto en evidencia otros delirantes del pseudo-ambientalismo que habían estado haciendo desmanes en Malargüe en el 2007. A pesar de que odiaba a Kundt por usar sus topografías para un trabajo científico y por haber ido a excursionar con Enrique Lipps con su marido (el excelente espeleólogo francés Didier Lanthelme) Redonte terminó haciendo con Kundt lo mismo que su opositora: humillarla en público. Al terminar el congreso ambas mujeres se alejaron de la F.A.d.E. para siempre, como lo haría Schilmann, que nunca había llegado a ser miembro. Todavía hoy lamento no haber podido manejar esos temas con la firmeza del caso, y lamento mucho el alejamiento de dos de ellas; no Truzzi, se entiende.

Se hicieron también varias reuniones de la F.E.A.L.C. y me enteré que también se hacían reuniones sin mí. Incluso entre los pocos guías de turismo asistentes y los que luego serían expulsados de la F.A.d.E. Para los guías, “la F.A.d.E. no es la espeleología que necesitamos”. O sea, no necesitan una espeleología crítica. Ese pensamiento aún lo conservan.

– Ariel Salvo, el guardaparques neuquino que no había podido terminar el curso 2006 por el faccilimiento de su madre, asistió al congreso. Era el año en que en Neuquén se dictaba la ley 2594, que ratificaba a Cuchillo Cura como la segunda área protegida espleológica del país, pero Ariel enumeró las dificultades, que eran las mismas que aún hoy existen, y pidió ayuda. Luego del Congreso tanto desde la FEALc como desde la UIS hubo cartas a las autoridades ambientales provinciales y nacionales, pero en Neuquén, como en Mendoza, nadie escucha.

–  en el acto inaugural, Labegalini y Graña me tenían reservada una sorpresa, y se trataba de la entregar de una placa por mis 20 años de servicios a la F.E.A.L.C. Me emocionó y supuse que se trataba de un respaldo frente a la crisis interna que estaba sufriendo, pero en realidad era un acto de hipocresía, un anuncio de que algo malo pasaría. Icaro se estaba acercando demasiado al sol. (Dicho sea de paso, a fines de 2010 envié de regreso esas plaquetas, a las que aún hoy considero un acto de hipocresía imperdonable).

Una Asamblea anual que se ordinaria tuvo poco

El 26 de abril, como de costumbre, sólo estábamos cuatro miembros de IN.A.E. en la asamblea: Rubén Cepeda, Marta Brojan, mi hijo menor Ariel y yo.  El resto mandó sus votos por correo electrónico y hasta se dieron el lujo, Barredo y Redonte, de mandar el voto un dia después de cerrada el acta, en un acto de ignorancia e irresponsabilidad indignos de profesionales.

Pero además, el estatuto es claro respecto de que no puede haber más votos delegados-en que votos presentes. Y ninguno de los presentes tenía ninguna documentación de delegación de los votos de nadie.

También, mi renuncia era indeclinable, y el vicepresidente Redonte no había asistido para asumir la presidencia. Ya cuatro años antes me había dicho, en Tandil, que no quería más responsabilidades en la espeleología, y se lo había tomado en serio.

Había, entonces, acefalía. Por lo cual, la asamblea, soberana, cuatro personas, así como suena, decidió que yo siguiera en la presidencia y que convocara a reunión de Consejo Directivo a la brevedad para tratar mi renuncia.

Esa vez no pude entrar al grupo de Yahoo ESPELEOAR porque G.E.A. había cambiado la contraseña, sin avisarme. Lo cual era más extraño aún. Se parecía demasiado a un golpe de estado.

El 28 de abril elevé a la Dirección de Personas Jurídicas toda la documentación e incluso pedí nuevos libros sociales rubricados: https://issuu.com/fade3/docs/dpj-afip-fade. Luego convoqué a reunión de Consejo Directivo y allí se produjo la explosión de ira mal actuada: quienes no asistieron me acusaron de haber hecho “fraude en las elecciones” (sic), siendo que no hubo elecciones.

Intenté explicar lo que había ocurrido, pero no había forma: ya se había desatado el conflicto, fogoneado por las mentiras de Redonte, los brotes histéricos de Ricardo Piethé, el silencio cómplice de Barredo y otros aderezos. Se parecía mucho a la “sublevación del campo” que estaba ocurriendo en el país, con la diferencia de que el rol de Cleto Cobos entonces era menos aguerrido que el de Redonte, que se autoproclamó presidente, como Juan Gauidó en la Venezuela de hoy.

Luego, en octubre, me enteraría de que Redonte había presentado, en la Casa de Mendoza en Buenos Aires, una nota ante la Dirección de Personas Jurídicas (D.P.J.) reclamando la impugnación de la asamblea del 26 de abril y la convocatoria a nueva asamblea. La nota era de mayo, pero no me fue dirigida por la D.P.J. sino hasta octubre.

El 17 de junio yo presentaba la convocatoria a Asamblea Extraordinaria para el 18 de octubre, en coincidencia con un curso de rescate que venían a dictar espeleólogos de la Escuela Argentina de Espeleología en el marco del convenio firmado en 2005.

En el medio hubo un intercambio permanente de agresiones dentro y fuera del grupo ESPELEOAR, del que debí darme de baja dado que no me publicaban mis réplicas. Me acusaban de presidente “de facto”, al tiempo que me censuraban. Kafkiano, no?

En eso produjo una llamada telefónica (en realidad, mensajes de texto) desde Neuquén. Ariel Salvo, el guardaparques que había participado del Congreso, me preguntaba si era cierto que se estaba formando una federación paralela y si había “cisma”. Le tuve que decir que no, que no era eso lo que estaba en discusión. “No hay dos federaciones, entonces?”, repreguntó Salvo, a lo que le dije que no. Pero igualmente me dejó pensando en “de dónde Salvo había sacado que hay dos federaciones?” , si él no pertenecía a ninguna asociación espeleológica…..

Entonces, en Neuquén se sabían más cosas que en la sede de la F.A.d.E. en Malargüe, o Neuquén estaba participando activamente de lo que estaba pasando. Allí entendí que se estaba dirimiendo algo más que “quién es el presidente”. El problema era que se estaba creando una federación alternativa… con sede en Buenos Aires!. Pero por el momento era sólo una sospecha

Fue así que hablé con el funcionario que me había recepcionado el pedido de nuevos libros sociales (https://issuu.com/fade3/docs/dpj-afip-fade), Simón Jofré, a cargo de los asuntos de la D.P.J. en Malargüe y asesor permanente de la F.A.d.E. en temas institucionales. Mi confusión era absoluta y hasta llegué a creer que yo mismo era “el malo de la película”: hasta tal punto la realidad virtual, la de Internet, reemplazaba a la realidad real. Hasta tal punto llegada la psicosis, que ese año se adueñaba del país todo a propósito de la “crisis del campo”.

Simón leyó todo y me dijo: “el poder lo tenés vós, usálo!; éstos son los porteños que quieren controlar todo desde Buenos Aires”. Parecía escucharme a mí mismo nuevamente, y me levantó la autoestima.

Como puede verse en el mismo link, cuando retiré los nuevos libros, nadie en la D.P.J. me cuestionó nada, con lo que la “guerra mundial” desatada en las redes no era más que un brote psicótico colectivo, del cual algunos estábamos saliendo, muy pocos. Rubén Cepeda, entonces el mejor espeleólogos del país, quedó atrapado en la telaraña y al día de hoy sigue sin dasrse cuenta de que lo usaron y luego lo desecharon

En el mismo documento vemos que la misma autoridad tributaria A.F.I.P. tampoco estaba en conocimiento del problema. Nuestra única preocupación no era lo que decían las “mayorías”, sino los organismos públicos de contralor de las ONGs. Y sobre esos cimientos firmes seguimos edificando.

Así que que en junio dimos un golpe de efecto mortal: resucitamos ARGENTINA SUBTERRANEA, pero ahora con Nro. de ISSN. He aquí el editorial:

Desde hace casi diez meses ARGENTINA SUBTERRANEA no salía a la luz. El III Congreso Argentino de Espeleología fue un hecho clave en la historia de nuestra Federación desde su fundación. Es de recordar que la FAdE fue creada en febrero de 2000, en el transcurso de nuestro I Congreso, y entonces este Nro. 3 venía a terminar un ciclo. Y a comenzar otro, si prestamos atención al lema elegido para presidir el Congreso. En los últimos meses de ese ciclo se generó un debate interno en el que varios federados advertían que “hemos crecido más hacia afuera que hacia adentro”, y debíamos aceptar entonces nuevos desafíos. El III Congreso fue una “vidriera” en la que ese diagnóstico se confirmó. En los dos meses posteriores continuó ese debate con algunos colaboradores externos, sobre las debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas de la actual FAdE, para tener conciencia de dónde estamos y así saber hacia dónde queremos o podemos ir. La idea central era elaborar un Plan Estratégico para el desarrollo de la FAdE a partir de ese diagnóstico Así se llegó a la Asamblea Anual Ordinaria del 26 de abril, pero con muchos temas sin tratar y muchas dudas incluso respecto de nuestra identidad como asociación. Pero al menos en esa asamblea se aprobaron los lineamientos generales de un Plan Estratégico, que apuntan a: a) Reafirmar y garantizar la legalidad institucional de la FAdE; b) integrar a las distintas formas de la espeleología argentina creando estructuras internas que permitan satisfacer las distintas concepciones de la espeleología y sobre todo socializar responsabilidades, c) Propiciar el crecimiento hacia adentro para adecuarlo al crecimiento hacia afuera, e incluso incrementar el mismo, d) Modificar la actual estructura interna abriéndola a espeleólogos y colaboradores no formalmente asociados, e) crear espacios de mayor participación en la toma de decisiones; f) Crecer cualitativa y cuantitativamente El detalle fino de estos lineamientos no pudo aún tratarse ni se han tomado decisiones orgánicas, por lo que decidimos seguir trabajando de todas formas en los temas del Plan Estratégico para ir dándole forma desde cada lugar de acción. Pero también decidimos que en octubre próximo se llevará a cabo una Asamblea Extraordinaria para dar forma final al Plan, como asimismo repensar a los cuadros directivos DESDE ese Plan, no al revés. Lo cual no es poco decir. En el interin, la expedición al Paraguay, que coincidió con el Día del Ambiente, nos ayudó a encontrar nuevas razones para avanzar en la reflexión sobre nuestra identidad como ONG. La Asamblea coincidirá en el tiempo con el curso de Rescate en Cavernas que dictarán en Malargüe técnicos de la Federación Española de Espeleología (FEE), en el marco del convenio que firmáramos en 2005. Este boletín contiene información de todo lo que se está haciendo en la Espeleología Argentina en esta etapa de transición entre el III CONAE y las dos asambleas y en actividades que, aunque presentadas inorgánicamente, forman parte de los lineamientos del Plan Estratégico. Así como en el 2007 teníamos al III CONAE como meta porque lo intuíamos como bisagra-diagnóstico, la Asamblea de octubre de 2008 en Malargüe está pensada para la refundación de la FAdE que estamos necesitando y reclamando desde hace mucho tiempo. Para eso seguimos trabajando. Por ejemplo editando este boletín, con las disculpas del caso por la demora. http://www.fade.org.ar/Secciones/ArgentinaSub/ARGENTINA_SUBTERRANEA_19.pdf .

Naturalidad fingida

Esto causó verdadera “indignación”, porque yo era el “dictador” que ahora usurpaba la dirección de ARGENTINA SUBTERRANEA, y hoy pienso que es lo mejor que pude haber hecho, porque sin eso no se habría publicado nada sobre el congreso de febrero.

Si se lee detenidamente ese boletín se percibirá que estábamos actuando con una naturalidad fingida. Por ejemplo, cuando relatamos la expedición a Paraguay de comienzos de junio, decimos que hubo allí una nueva reunión del Comité ejecutivo de la F.E.A.L.C., pero no que en esa reunión hubo pocos acuerdos y mucha tensión, e incluso se organizó una reunión del Comité con otros argentinos, sin mí, sin Marcela Peralta y sin Federico Soria.

Cuidadosamente, los organizadores de la expedición nos mandaron a los tres a dictar una conferencia en la Universidad de Concepción, la que tuvo éxito pero no continuidad. El objetivo era mantenernos entretenidos para preparar lo que vendría después.

Redonte ya había presentado su queja, la que llegaría a nuestras manos (para el descargo) en los primeros días de octubre, cuando ya la Asamblea había sido convocada con edicto en el Boletín Oficial , circunstancia que debí aclararle a la funcionaria actuante desde el teléfono de Simón Jofré, que se divertía mucho con la situación y con mis miedos.

Paralelamente, Javier Elortegui Palacios, geólogo miembro de C.E.C., luego de GE.A. .y luego no se sabe de qué, llamaba por teléfono, desde Jujuy, a la D.P.J. Mendoza para adherir a la denuncia de Redonte, a lo que respondieron (y asentaron la llamada telefónica en el expediente, lo vi personalmente): “el trámite debe hacerlo personalmente y debe venir munido de su documento y el comprobante de pago de sus últimas cuotas a la FAdE; las personas que no acrediten su condición de miembros de la FAdE no tienen derecho a acceder a ningún expediente”. Obviamente que Elortegui nunca contó eso a nadie, pero a nosotros nos lo contó uno de los inspectores de la D.P.J. en Mendoza.

Los comienzos del Bullyng cibernético

Había recomenzado la “Espeleología virtual”, o “espeleotruchología”, sucedáneo de la “espeleología de escritorio delos años 80.

En https://issuu.com/fade3/docs/dialogo_skype_con_gra_a reproducimos un diálogo mío con Graña y una carta de Elortegui a éste, merecedor del Nobel a mala fe, la ignorancia, el autoritarismo y el ridículo, todo combinado.

Allí se aprecia:

  • El apuro de Graña para que yo renunciara. Me consta que eso fue dictado por José Ayrton Labegalini, quien en Paraguay ya me había dicho que dejara la presidencia YA y yo le respondí que sólo iba a hacerlo según el procedimiento legal argentino y mendocino. Labegalini no me entendió; Graña, no sé.
  • Como buen stalinista, Graña me dice que yo debo demostrar que tengo razón. O sea, desconocimiento absoluto del principio de presunción de inocencia. No dice que “ellos” deberían haber PROBADO sus acusaciones.
  • Luego hace propio el argumento de que “Malargüe es muy lejos”, cuando él había estado en Malargüe cinco meses antes, y la revista Nro. 19 ilustra sobre los viajes que todo el mundo en la F.A.d.E. hacía a todo el país. O sea que la lejanía, el costo de los viajes, eran una mentira que Graña creyó
  • Graña se enteró, gracias a ese diálogo en SKYPE, que yo mismo había propuesto que se trasladara la sede a Buenos Aires y que la misma había sido rechazada por G.E.A.
  • La carta de Elortegui es una especie de monumento a la esquizofrenia: se refiere a mí como “ex presidente” (como si su conversación telefónica con la D.P.J. no hubiese existido y como si las reuniones virtuales que hacía con sus cómplices hubiesen sido reales). En otra parte dice que me consideraba un “prócer”, pero luego me tilda de “loco” varias veces. Repite conceptos como “ex presidente”, como queriendo AUTO-convencerse de lo que está diciendo. Luego torpemente confiesa el quite inconsulto de la contraseña de ESPELEOAR. Dice conocerme “casi por completo” y sólo lo vi una vez en mi vida, en el año 2000, cosa que él mismo afirma. Hay muchas más cosas remarcadas en amarillo, que explican todo lo que ocurrió. Entiendo que Graña haya estado muy presionado por Labegalini y su pariente Colzato. Pero no se entiende por qué su cambio de actitud respecto de la mediación que llevó a cabo en 1992 en su propio país, y la entrega de la plaqueta-homenaje en el congreso de Malargüe de ese mismo año.

Desde mi óptica “legalista”, es incomprensible tener que explicarle a alguien el principio de presunción de inocencia, como asimismo el principio de la división de poderes, y el supuesto “desconocimiento” que el “democrático Elortegui” tiene de los mismos.

Respecto de Elortegui, nunca olvidamos los comentarios de Mario Mora en ocasión de la expedición croata 2002, cuando lo definió como una persona que quedó con secuelas por los fuertes golpes recibidos en la cabeza por un accidente de tránsito.

El “descargo” que hice ya habiendo dejado la presidencia el 18 de octubre, puede verse sin los anexos en https://issuu.com/fade3/docs/descargo_495df1b6b8027d. La DPJ nos daba la razón y aparentemente “aquí no ha pasado nada”.

La documentación presentada en ese descargo es la siguiente:

1 – Actas mencionadas en el texto de este descargo: fojas 2 a 29

2 – Pruebas de que hice convocatorias en tiempo y forma a reuniones de Consejo Directivo y Asamblea General Ordinaria del 18 de octubre de 2008: fojas 30 a 63

3 – Cartas documento (fojas 64 a 69)

4 – Mensajes electrónicos recientes, asimismo probatorios de que los objetivos de la asociación GEA no están asociados al futuro de la Federación, sino a su destrucción (fojas 70 a 76)

5 – Constancia de Sumario de Prevención 2249/08 (fojas 77 a 82)

6 – Reclamo a GEA de devolución de equipos de escalada (foja 83)

7 – Copia del Registro Complementario de Asociados al 1-11-08 (fojas 84 a 86)

Total de fojas adjuntas a este informe: 86 (ochenta y seis)

La Carta Documento que se reproduce como ilustración de este capítulo es indicadora de todo lo que hicimos para llegar a un punto de reencuentro (punto 3). Redonte, cuando le propuse que convocáramos juntos a la asamblea para mantener la unidad de la FAdE, me dijo que lo hablara con mi psiquiatra (sic). Cuando lancé la convocatoria en soledad definió a la misma como “bravuconada infame” (sic)

Sería muy engorroso explicar detalles de tantos tecnicismos legales. Sólo recomiendo su lectura y cuando alguien del “Grupo Redonte” formule acusaciones, sólo pídanle PRUEBAS de las mismas.

La verdad es que GEA y sus secuaces fueron expulsados de la FAdE el 18 de octubre de 2008 y que paralelamente publicábamos ARGENTINA SUBTERRANEA 20 (ahora semestral, ya no cuatrimestral.

Si el instigador de tanto odio y violencia fue Gabriel Redonte, el brazo ejecutor de esa política destructiva fue el geólogo Ricardo Daniel Piethé, que nunca supo de qué se trataba ser revisor de cuentas y se extralimitó en sus funciones, incluyendo la falsificación de actas de “asambleas paralelas” que por alguna razón nunca fueron presentadas a la D.P.J. Lo denunciamos ante el Consejo Superior Profesional de Geología en 2009, pero la denuncia no prosperó, habida cuenta de sus “amistades” allí adentro. No la tenemos escaneada, pero básicamente se dicen las mismas cosas que el descargo que presentamos ante la D.P.J. y al que aludimos en otra parte.

Para darnos una idea de la personalidad de este extraño individuo, publicamos una foto de él, vestido de “hombre de las cavernas” en una “Jurassic Fest”.

Sabiéndose que el Homo sapiens nunca vivió en el Jurásico, este “geólogo” podría haber elegido otro disfraz, por ejemplo disfrazarse de Velocirraptor, a juzgar por su agresividad e inestabilidad emocional…

2008, un año refundacional no sólo para la F.A.d.E., sino también para algunos viejos amigos que estaban fuera de ella. Con muchos logros y amarguras, incluso familiares, por personas que pretendieron reemplazar la praxis espeleológica con maledicencias, difamaciones, insultos y traiciones. Y por culpa mía también, que no sabía cómo reaccionar ante tanto odio irracional, en un tiempo de dificultades económicas y familiares que me quitaban energías;  fui arrastrado por él en varias ocasiones.

Lo que empezaría entonces es el NEGACIONISMO: todo lo que no piensa como yo, no existe., No está bien, ni mal, simplemente no existe. Los Congresos 2012 y 2016 nunca se hicieron, nunca se descubrieron troglobios en cuevas de Payunia, etc.

Los principales eventos del año:

  • III CONGRESO ARGENTINO DE ESPELEOLOGIA – Malargüe, Mendoza, 3 al 8 de febrero de 2008. Ver detalles en http://www.fade.org.ar/Secciones/CONAE/31%20ARG.SUBT.%2031.%20Actas%20IV%20CONAE.pdf
  • EXPEDICION CIENTIFICA ESPELEOLOGICA TRIPARTITA organizada por la Federación Paraguaya de Espeleología y la Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe (FEALC) – Vallemí-Concepción (Paraguay), 2 al 6 de junio de 2008.
  • Conferencia LA ESPELEOLOGÍA EN EL DEPARTAMENTO DE CONCEPCIÓN, SUS POTENCIALIDADES TURÍSTICAS E INVESTIGATIVAS, Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Concepción – Concepción, Paraguay, 6 de junio de 2008
  • Curso sobre Operaciones de Rescate en Cuevas impartido por la Escuela Española de Espeleología. Malargüe, Mendoza, 12 al 17 de octubre de 2008.

Las principales publicaciones del autor ese año:

– 2008 – Plan de manejo y carta de situación – Caverna de Las Brujas, Malargüe, Mendoza. En: Actas del III Congreso Argentino de Espeleología, Malargüe, pp. 53-59

– 2008 – Legislación ambiental y participación ciudadana. A propósito de un nuevo proyecto de ley nacional de espeleología. En: Actas del III Congreso Argentino de Espeleología, Malargüe, pp. 79-89

– 2008 – El patrimonio espeleológico como activo ambiental. Las  cavernas como arcas de biodiversidad. En: Actas del III Congreso Argentino de Espeleología, Malargüe, pp. 121-133

– 2008 – Estado actual del conocimiento de los tubos lávicos en la región de Payunia (Mendoza, La Pampa, Neuquén – Argentina). En: Actas del III Congreso Argentino de Espeleología, Malargüe, pp. 147-155

Carlos Benedetto

carlos_benedetto@fade.org.ar

Whatsapp 2604094916

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail