San Rafael, Mendoza viernes 25 de septiembre de 2020

Historia de la Espeleología Argentina – Cap. 12 – Por:.Carlos A. Benedetto

El huevo de la serpiente – 2

Aclaración: En  el capítulo anterior  (https://piramideinformativa.com/2020/01/historia-de-la-espeleologia-argentina-cap-11-el-huevo-de-la-serpiente-parte-1/) hay un error en el primer renglón, que aquí subsanamos: se trataba de la historia del año 2005, no 2015

Si repasamos la nómina de autoridades emanadas de la asamblea 2005 a la que el Sr. Juan Mendy no quiso asistir, veremos que sólo hay dos (2) asociaciones representadas y el resto de cargos descansa en miembros individuales. Exactamente igual a como es hoy, por lo que es incomprensible que el Sr. Mendy siga todavía insistiendo con sus burlas acerca de que la actual F.A.d.E. es “minoritaria”, como si la cantidad fuese más importante que la calidad. Esto es importante para poder entender cómo irían operando algunos personajes en los años posteriores de la FAdE.

Nuevo director de Argentina Subterranea

El boletín ARGENTINA SUBTERRANEA pasó ese año 2006 a ser dirigido por Jorge Clemenzó (G.E.A.), quien venía del periodismo deportivo gráfico y de un ACV que lo había llevado al borde de la muerte. Recuperado, su lugar en la espeleología pasaría a ser otro. Con errores propios de sus limitaciones (ver por ejemplo los pies de página del Nro. 16), Clemenzó hizo esfuerzos enormes por superarse a sí mismo y luchó por cosas que el propio G.E.A. no entendería nunca, a saber:

  • Su defensa de una espeleología ambientalista
  • La necesidad de recuperar la espeleología de campo por oposición a la llamada “espeleología de escritorio”
  • La importancia de superar el sectarismo y compartir experiencias con asociaciones no federadas

Cuando G.E.A. fue expulsado de la F.A.d.E. en octubre de 2008, Clemenzó también quedó fuera de la F.A.d.E., pero hay que decir que, en lo personal, era una persona muy valiosa en nuestras filas. Era un gran valor

Sostiene Clemenzó en el editorial del boletín 14 (https://issuu.com/fade3/docs/fade-boletin14): “Muchos son los motivos por los cuales, este inicio del año 2006 no será uno más en la historia de la espeleología en Argentina. La consolidación definitiva de la Escuela Argentina de Espeleología (EAE) es un hecho. Con el inicio en Malargüe del curso de formación básica en espeleología (nivel 2) se pone en marcha uno de los proyectos de mayor importancia diseñados por la Federación, en la búsqueda de sumar espeleólogos capacitados que aporten al crecimiento responsable de la actividad. Por primera vez, un argentino tiene voto en el bureau ejecutivo de la Unión Internacional de Espeleología (UIS). Carlos Benedetto tomó parte en el meeting de Beirut, Líbano. También presentó un trabajo en el posterior simposio de espeleología (MESS2). El Catastro Nacional de Cavidades Naturales sigue creciendo, contribuyendo al registro del patrimonio natural de nuestro país. Además, la FAdE coparticipó junto a colegas italianos y andorranos de la expedición internacional Madre de Dios 2006 en el sur de Chile. El INAE, uno de los grupos federados, conjuntamente con el Mendip Caving Group (Inglaterra) descubrió nuevas e importantes cavernas con ríos subterráneos en los carsos yesosos del sur de Mendoza, siendo éste uno de los hallazgos locales más importantes de los últimos tiempos. También la FAdE realizó su Asamblea General Ordinaria, aprobando los balances del ejercicio 2005, continuando con una tradición de respeto a las normativas legales vigentes y apego institucional por la verdadera democracia. La parte lamentable de este primer cuatrimestre esta dada por la constatación de la depredación que sufren algunas cuevas en todo el territorio del país. Se debió retirar una nueva escalera instalada ilegalmente para turismo no permitido en la Cueva del Tigre (Mendoza). Este no es un problema aislado, forma parte de algo que ha cobrado demasiada fuerza: el turismo alternativo sin ningún tipo de control de daño ambiental. Uno de los temas en que seguramente la EAE jugara un importante rol, pues la mejor forma de cuidar es educando. Jorge Clemenzó Director”

Obviamente que algunas cuestiones no son tan claras como él las veía, dado que la expedición Madre de Dios había sido un rotundo fracaso y una vergüenza para todo el país. Tampoco podía, desde su cargo, ventilar asuntos internos de la Federación.

Ya a fines de febrero de ese año, uno de los responsables de la expedición, en la que participarían italianos, andorranos y argentinos, nos relató: Te escribo para que definamos juntos algunos aspectos respecto de Juan y la Federación. Ante todo, quiero aclarar que la expedición Madre de Dios 2006 fue organizada con la participación de varios grupos y federaciones, entre las cuales está la FAdE. Todos los artículos inherentes a la expedición y publicados en varias revistas serán completados con los nombres de las federaciones y grupos participantes en MdeD 2006, entre ellos la FAdE, porque la expedición fue organizada con la FAdE y no con Juan Giménez. Nuestro querido amigo nos ha contado un montón de mentiras que van desde la pérdida de su equipaje (quizás porque se han perdido los paquetes con cuerdas y mosquetones y radio) y que después volvieron solitos a casa… a Nueva York (cuando los equipajes se pierden en cualquier escala terminan llegando a destino con retardo, pero llegan). La excusa fue que debía pagar por el peso de más en el viaje aéreo. Nosotros por él hemos gastado unos euros para transportar las cuerdas que debía transportar Juan… pero se sabe que los tanos somos estúpidos. Espeleológicamente después Juan entró muy poco a las cavernas y sin trabajar, salvo para colectar muestras de animalitos (¿es verdaderamente un biólogo?). Después hubo algunas situaciones desagradables con Juan y el médico Enrique. No ha sido una buena experiencia con Juan… incluso porque las personas que robaron todo el dinero (9000 euros) nos fueron presentadas por él… y el costo del bus que reservó de El Calafate a Puerto Natales costó el doble, como si él tuviese un NEGOCIO con los amigos del transporte y que después nos robaron TODO. Yo de ésto no tengo pruebas ciertas, pero seguramente nuestro amigo Juan es un hijo de puta madre… también los otros miembros de la expedición están amargados con Juan por su comportamiento. Por último, Juan debía dar a Pepe (el amigo de Andorra) 400 Euros por la cuota del barco… hasta hoy no le ha mandado nada. Aquello que luego te ha contado sobre el descubrimiento de algunas cavernas es pura fantasía… ninguno de los integrantes de la expedición  saben de una caverna descubierta por Juan con el nombre de CUEVA DEL CIELO… no existe!!! En una caverna donde se había efectuado parcialmente un relevo topográfico, Juan dice  haber descubierto un pozo de cerca 60 metros… PURA FANTASIA. Hasta que no se desciende un pozo no se puede decir su mesura (medida, espeleometría?)”.

Luego vino una larga cadena de mails donde Giménez se justificó, distorsionó los hechos, hasta que el Consejo Directivo resolvió notificarle lo siguiente“el  Consejo Directivo, ha resuelto amonestarle considerando los artículos 15 y 16 y 19 del Estatuto de la Federación, basándose en los siguientes argumentos:

– La recomendación de incorporar personal externo a la Federación a la Expedición Madre de Dios 2006, en forma inconsulta con este Consejo Directivo.

– La capacidad técnica de ese personal incorporado se demostró muy por debajo de la de los voluntarios que – en su momento, con carácter de coordinador del grupo – descalificó argumentando – precisamente – insuficiente capacidad técnica.

– Tomarse atribuciones no otorgadas por la Federación al hacer colecta de especímenes faunísticos en las cavidades.

– Haber insultado a integrantes del Consejo Directivo, habiendo empleado palabras agraviantes e injuriosas impropias para ese ámbito.

– Incumplir, en tanto participante por la Federación de una expedición multinacional acordada entre asociaciones, las  obligaciones y deberes inherentes a tal representación, actuando en forma inorgánica e inconsulta”

Luego el jefe italiano de la expedición volvió a escribirme y yo retransmití en español un resumen de su comunicación:

“1) Va a mandarnos la información para publicar en ARGENTINA SUBTERRANEA o donde queramos, porque considera que si la expedición se hizo en América Latina, debe haber una publicación latinoamericana que informe sobre ella.

 2) No terminan de entender la actitud de Giménez.

 3) Sospechan que Giménez pueda haber hecho negocio con los chilenos que les robaron toda la plata.

 4) Peor que eso: sospechan que, con toda la información que Giménez obtuvo en la expedición (localización de cavernas, etc.), es posible que vaya nuevamente a Madre de Dios a llevar a sus clientes norteamericanos. «Después de todo, vive de eso». Por eso considera importante que se publique, y que se publique no solamente en Italia.

El mismo día 18 de febrero Ricardo Piethé enviaba una carta explicatoria a la F.A.d.E., que comentamos la tesorera y yo, ella en letras verdes y yo en letras rojas, y que posteamos en https://issuu.com/fade3/docs/carta_cdfade_mdd__28-02-06_ sin haber corregido los errores ortográficos, y donde Giménez aparece nombrado como “J.J.”, cosa habitual en G.E.A. donde, por ejemplo, Barredo escribe mi apellido con doble “n” y no doble “t”. Pero lo fundamental es que allí está claro que GEA era (siempre lo fue y lo sigue siendo) una corporación que consideraba “optativas” las normas emanadas del Consejo Directivo de la Federación a la que pertenecía. Está muy claro dicho al final. Por eso damos a conocer ese documento, ya que G.E.A. nunca lo hará.

Esto explicaba, entonces, el porqué del sectarismo previo a la expedición: Giménez no quería testigos argentinos en lo que estaba haciendo: usar a una ONG sin fines de lucro como  pantalla para negocios personales”. Se arrogaba a sí mismo la potestad de elegir a sus colaboradores, y desechó a sus propios compañeros, algunos de los cuales se convertirían, años más tarde, en sus lamebotas.

Según relata Silvia Barredo, en esa reunión relatada por Piethé realizada el 28 de febrero, “Nos reunimos cerca de las 19 hs en la sede de GEA con miembros e invitados. Juan expuso acerca de los preparativos previos al viaje, de los inconvenientes con el equipo que no llegó a tiempo y le dió una explicación aceptable a Ricky (Ricardo Piethé). Acto seguido justificó la inclusión en el grupo de trabajo de un médico con conocimientos de montaña, y describió sus limitaciones logísticas. Luego pasó al tema central de su charla que fue la descripción del viaje y de la geografía del la zona, a la que apoyó con fotos papel. Todo el tiempo respondió preguntas técnicas. Como acotación personal creo que faltó material fotográfico y datos mas precisos. El resto de la charla tuvo que ver con las dificultades del acceso y descenso a las cuevas como así también la permanencia dentro de ellas, resaltando siempre la necesidad de autosuficiencia. Agregó datos sobre las características climáticas y, ante algunas preguntas, explicó las diferencias entre le trabajo que estaban llevando a cabo el equipo francés respecto del equipo italo-argentino. También señaló la colecta biológica que hizo (un arácnido y un coleóptero sobre el  que tenia dudas.) y entregó en la sede una serie de trozos de roca como muestras geológicas.  Finalmente describió el regreso y las viscicitudes del robo con detalle del mismo. En él describe que los agentes de turismo que contrató les ofrecieron dejar sus pertenencias en una caja fuerte de su propiedad mientras estaban en la isla. En ella quedo plata, pasaportes y las tarjetas (credito y débito) de todos. Al regreso los agentes de turismo les sugirieron abrir la caja delante de los carabineros porque ellos (los dueños) vieron que las cosas estaban cambiadas de lugar y sospecharon. Se descubrió el robo y  empezó la investigación. Destacó que el mayor problema fue pagar la embarcación. Según Juan, el capitán al final accedió a que los extranjeros se retiraran del país si se quedaba Juan mientras el fiscal y las embajadas resolvían este asunto. Cuando finalmente Juan obtiene el permiso para retirarse de Chile, y una vez en Argentina, descubre que le vaciaron su cuenta bancaria. Con los datos de la operación que su esposa registró en EEUU, el fiscal pudo identificar al que usó la tarjeta: uno de los de la agencia. Siguiendo su explicación en estos momentos se está elevando en Chile la acusación contra dicha persona. No mencionó como se iba a cubrir el pago de la embarcación.  Acto seguido hizo su descargo con criticas hacia la FAdE por no haber participado correctamente en la organización de la expedición, por no tener en claro como debe funcionar un grupo de espeleorescate y justificó en sus término porqué nadie de Argentina estaba calificado para este trabajo”.

Hay mucho más material documentado sobre este escándalo acerca del cual la F.E.A.L.C. nunca tomó medidas drásticas a pesar de haberlo pedido yo mismo. Señal de que algo ya se estaba tramando; mi rol de secretario general estaba tan desdibujado como mi rol de presidente de la F.A.d.E. Se estaba protegiendo a una persona muy destructiva.

Luego, el tema “Madre de Dios” fue comentario en el Simposio de Espeleología en el Medio Oriente (MESS) al que asistí, ya que coincidía con una reunión anual (mi primera y anteúltima) del bureau ejecutivo de la U.I.S., evento del que recuerdo los comentarios de la Dra. Julia James (geóloga, australiana, única mujer que había llegado a ser presidenta de la Unión) sobre Madre de Dios y sentí que indirectamente debía estar dando la cara por los errores de otros, aunque Julia se mostró muy comprensiva de la situación, y expliqué las sanciones que habíamos tomado con Giménez.

Pero lo que más recuerdo de esa conversación es a Julia advirtiéndome que “ustedes van a tener serios problemas con la minería del cianuro”. Estaba al tanto, más que los propios argentinos, de un conflicto que, en Mendoza al menos, estallaría 15 años después.

Ese mismo año ya se estaba gestando en Mendoza lo que sería la Ley 7722, la empresa Río Tinto apadrinaba a la escuela secundaria en la que yo trabajaba, y ese mismo año se cerraba la modalidad Ambiente de esa escuela. Estaban pasando cosas extrañas también en Malargüe, al margen de los descubrimientos científicos. En la F.A.d.E. sólo Clemenzó parecía entender, a distancia, las cosas tales como eran.

Ese mismo año perdí mis horas cátedra, pero al mismo tiempo me contrataban en el Depto. de Areas Naturales Protegidas de la Provincia, desde donde no podía hacerse mucho: el contrato era una “ayuda” para, en realidad, amordazarme. Y así fue… estuve amordazado hasta 2009.

En Beirut, a mediados de año, volví a ver a Juan Carlos López Casas (el año anterior lo había conocido en Kalamos, Grecia y luego nos vimos en Malargüe), quien invitaría al bureau a unas jornadas de espeleología deportiva en Sevilla (Espeleoforum). De la UIS sólo asistimos a ese foro español-ruso José Ayrton Labegalini, George Veni, Efraín Mercado y yo. Ya por entonces estaba en evidencia el desprecio que la U.I.S. sentía por la espeleología deportiva (que en definitiva es la madre del Espeleosocorro) y las fantasías de López Casas de “crear una nueva U.I.S.”, lo cual puso muy nervioso a Labegalini, quien ya era evidente que su función era la de mantener a raya a la espeleología “latina”

Los inicios de la Escuela

Dice la Memoria Anual 2006 aprobada en la Asamblea 2007:

El proyecto que más energías nos consumió fue el de la Escuela Argentina de Espeleología (EAE), experiencia en la que no obstante los errores cometidos, arrojó resultados positivos. Habíamos terminado 2005 con una experiencia de EAE – Curso Nivel 1 Introductorio en Neuquén, donde trabajó Mariela Vázquez en la faz organizativa. Luego se firmó convenio con la Municipalidad de Malargüe para la puesta enmarca del primer curso Nivel 2, de un año de duración, y los resultados superaron las expectativas, por cuanto la cantidad de inscriptos duplicó lo esperado, registrándose alumnos de Capital Federal, Tandil, San Rafael, Malargüe y la República del Paraguay (en este último caso, dos capacitadores debieron viajar a ese país para dictar los dos primeros módulos ya que registraron una inscripción tardía, lo que además sirvió para afianzar lazos con colegas de ese país en el marco de la política de integración de la FEALC).Destacamos el esfuerzo de capacitadores no miembros que asistieron ex profeso a dar sus clases, como el Ing. José A. Labegalini (Brasil) y la Lic. Marcela Peralta (Tucumán), además de los propios capacitadores miembros de la FAdE. La Lic. Marcela Peralta tuvo una actuación destacada, como la sigue teniendo para estructurar el dictado de un curso de Nivel 2 en Tucumán, lo cual se estima será posible en julio próximo. Estimamos que ello será trampolín para desarrollar una espeleología propia del NOA.La EAE desarrolló también, a través del INAE, el proyecto «Espeleo Juvenil», que permitió luego el ingreso de nuevos jóvenes espeleólogos a ese grupo y por lo tanto a la Federación. Desde este espacio de la EAE también avanzamos en el convenio con la Federación Española de Espeleología, y en ese marco esperamos enviar a dos capacitadores de la EAE a recibir formación más profunda en ese país europeo.

La primera experiencia de curso anual de la Escuela contó, como ya dijimos, con el apoyo del intendente Raúl Rodríguez, Malargüe, y tuvo como participantes a varios guardaparques e incluso espeleólogos de Paraguay que luego constituirían la Federación Paraguaya. Dos de ellos son miembros, aún hoy, de la F.A.d.E. Las primeras clases a estos inscriptos debimos ir a darlas a Paraguay y así pudimos conocer las hermosas cavernas de Vallemí.

También se pusieron en evidencia dos problemas a lo largo del año: la reticencia de los guardaparques influidos por la prédica de los guías de turismo, y la continuidad de las actitudes de los cueveros tandilenses, demasiado propensos a manejarse con sus propias reglas de juego. De hecho, a las pocas semanas de haber visitado Cueva Doña Otilia junto a la Dra. Peralta, fueron por su propia cuenta a hacer “excavaciones” en la cueva, sin pedir permiso a las autoridades, lo que ocasionó una reprimenda del presidente (quien esto firma) y las críticas a la presidencia por “autoritarismo”.

Los huevos de la serpiente eran varios.

Ambientalismo y ciencia

En el nro. 15 del boletín (https://issuu.com/fade3/docs/fade-boletin15) se hacen severas reflexiones sobre el desmanejo del Sistema Cavernario Cuchillo Cura. Recomendamos su lectura (págs. 6 a 10), porque fue un intento muy concreto de poner los puntos sobre las íes, lo mismo que luego haría el guardaparques Ariel Salvo en el Congreso 2008, por lo que no se explica su actitud actual (y la de GEA) de apoyar incondicionalmente el proyecto turístico en esas cuevas, problema al cual hicimos referencia en el capítulo anterior. La espeleología neuquina sigue empantanada, u obligada a la semiclandestinidad y hay trato discriminatorio a la hora de inscribir asociaciones espeleológicas en el registro creado por ley 2213.

En Mendoza, ya habíamos dicho que en el invierno se había producido el hallazgo de troglobios en Cueva Doña Otilia, y no nos imaginábamos que tres años después se convertiría en un descubrimiento único en Sudamérica y primero en Mendoza, con posibilidades de opacar la importancia bioespeleológica de Cuchillo Cura, Neuquén. En el mismo Boletín, en la noticia relacionada con el catastro, se da cuenta de las disposiciones ilegales que impiden la espeleología en esa provincia (aún vigentes, por cierto) y cómo eso había desplazado a Neuquén a un segundo plano en el ranking del catastro.

Otro dato trascendental de ese año lo protagonizó, una vez más, el IN.A.E., con la participación (parcial) de la expedición del Dr. Giorgio Pasquaré y su hijo Federico, auspiciado por la Fundación Ardito Desio, junto a un grupo de investigadores argentinos, en cuyo transcurso se descubrió la colada basáltica más extensa del planeta, en Payunia, tema que fue publicado en la revista de la Asociación Geológica Argentina (AGA) y cuya separata hemos posteado en https://issuu.com/fade3/docs/pasquar_et_al_2008_ridot. Esto abrió, abre, perspectivas incalculables para el desarrollo de la espeleología en basaltos, ya que se trata de una colada de poco menos de 200 kilómetros en la que se detectaron tubos lávicos por el momento sin boca de acceso. Esto significa, por otra parte, que de poder hallarse esas cuevas, Payunia se convertiría en un destino espeleológico de relevancia mundial, sin perjuicio de lo que pueda significar además para la Espeleo-biología, habida cuenta del descubrimiento en Doña Otilia de ese mismo año.

Pero además, en octubre se llevaría a cabo la primera aproximación de la espeleología a los estudios de reconstrucciones paleoclimáticas en cavernas, cuando al IN.A.E. le tocó acompañar al Dr. George Brook en su primera visita, junto a otros especialistas que estaban participando de un congreso sobre la temática. A partir de allí entablaríamos una amistad con Brook, que dura hasta hoy. En lo personal, yo estrenaba mi función de técnico en el Depto. de Areas Naturales Protegidas. Más información en https://issuu.com/fade3/docs/fade-boletin16

Los principales eventos del año 2006:

  • II Simposio de Espeleología en el Medio Oriente (mess2.com) – Beirut – Líbano, 19 y 20 de abril de 2006.
  • Jornadas Departamentales y 1as. Jornadas Regionales de Medio Ambiente. Malargüe, Mendoza, 5 y 6 de junio de 2006
  • Curso Inicial de Espeleología, Ciudad de Vallemí (San Lázaro, Concepción), Paraguay, 18 al 23 de julio de 2006.
  • Sevilla, septiembre de 2006
  • Curso Anual de la Escuela Argentina de Espeleología – EAE, Malargüe

Las principales publicaciones del autor:

  • – 2006 – New Gypsum caves in North Patagonia (Argentina). Middle East Speleology Symposium, American University of Beirut, Lebanon (2º Simposio de Espeleología en el Medio Oriente, Beirut, Líbano, abril 2006)
  • – 2006 – Introducción a la Espeleología. (En coautoría). Publicación Didáctica Nro. 1 de la Escuela Argentina de Espeleología. 20 pp.

Más información en la carpeta “Institucionales” de https://issuu.com/fade3: https://issuu.com/fade3/docs/memoria_y_balance_2006.

 

Carlos A. Benedetto: carlos.benedetto@malargueonline.com.ar

Whatsapp +54 9 2604094916

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail